Cordoba


Hospital pide a familiares de pacientes COVID que compren medicamentos

Tocilizumab fue el fármaco solicitado cuyo valor es de 3.750.000.

NIDIA SERRANO M.

31 de julio de 2020 05:04 PM

José Antonio Albonis, un paciente con COVID-19 del municipio de San Andrés de Sotavento, murió en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital San Vicente de Paúl, del municipio de Lorica, bajo Sinú cordobés, mientras sus familiares luchaban desesperados por conseguir un medicamento que le habían solicitado en el centro asistencial y que obligatoriamente debe ser suministrado por ellos.

En medio de la angustia que implica tener a un ser querido al filo de la muerte, una de sus hijas recibió de manos de uno de los médicos de la entidad una fórmula, con el nombre de lo único que le podría salvar la vida a su padre. En ese momento no imaginó que el hospital estuviera cometiendo una irregularidad.

Debían conseguir tres ampollas denominadas Tocilizumab. No tenían un solo peso en el bolsillo, pero aún así, con fórmula en mano, trataron de preguntar el valor de las mismas y se prometieron conseguirlas así les tocara pagar el precio que fuera.

Se trata de un costoso medicamento para la artritis reumatoide de la farmacéutica Roche, que ha sido utilizado en Perú, como terapia para los pacientes graves con COVID-19. Es una ampolla bajo el nombre comercial de Actembra/Roactembra, cuya caja trae cuatro unidades y vale 3 millones 750 mil pesos.

No se consigue prácticamente en ninguna farmacia porque es de uso muy limitado, pero aún así hay médicos que las están solicitando, incluso en el hospital de Sahagún también ocurrió con un médico que estaba en UCI.

Consultada la página del Ministerio de Salud, señalan que la lista de medicamentos esenciales para manejar los pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos, con sospecha o diagnóstico confirmado de COVID -19, que incluye los principios activos con su forma farmacéutica y concentración, preferentemente que estén en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de OMS 2019, deben ser suministrados al paciente.

Precisamente, dicho ministerio estableció una tarifa de 2.500.000 pesos diarios por cada uno de los cinco primeros días en que el paciente permanezca en una Unidad de Cuidados Intensivos, suma que contempla valoración médica, drogas, servicio de enfermería, exámenes e imágenes. La suma total es de 30 millones por 14 días de servicio, con todos los medicamentos incluidos.

Habla coordinador médico

Juan Carlos Marrugo, coordinador médico del Hospital San Vicente de Paúl de Lorica. Indicó que la institución no avala ese tipo de prácticas y que el médico, que está firmando la fórmula, lo hizo a título personal.

Señaló que adelantarán la investigación correspondiente porque está violando todos los protocolos establecidos para la atención de los pacientes en Unidad de Cuidados Intensivos y que ese tipo de prácticas no se pueden permitir.

“Los médicos no están autorizados a prescribir en los papeles del hospital y esas son prácticas que la institución no avala”, explicó el coordinador médico, quien investigará si se han presentado otros casos similares.

Reiteró que si se trata de un medicamento que no está incluido en el Plan Obligatorio de Salud, se debe llenar el formato oficial, denominado Mypres, y de esa manera el hospital suministra lo que se requiera, pero sin pedir nada al paciente o a su familia.

No se pide nada: Quintero

El médico intensivista y vocal de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, Agamenón Quintero, habló sobre el protocolo y la atención de los pacientes críticos por COVID-19, señalando que en Córdoba es alto el número de personas que mueren porque acuden a los centros asistenciales cuando ya están graves.

Sostuvo que demoran hasta 20 días enfermos en su casa y cuando no pueden más es que llegan a las urgencias y luego pasan a ventilación mecánica, pero desafortunadamente se pierde mucho tiempo de acción.

Reiteró que las clínicas y hospitales, privados y públicos, están obligados a suministrar todos los medicamentos que requiera el paciente para su atención, y que estén debidamente avalados por el Ministerio de Salud, y luego hacer el correspondiente cobro a las EPS.

Los protocolos del Ministerio de Salud y la Sociedad Colombiana de Cuidados Intensivos han sido muy claros con relación al manejo de los pacientes, COVID y no COVID y no se puede trasladar la responsabilidad del medicamento a los familiares.