Córdoba


"Mi hijo de 4 años llegó al hospital, lo inyectaron y se murió"

El caso ocurrió en el hospital La Granja de Montería donde familiares realizaron un plantón.

NIDIA SERRANO M.

14 de septiembre de 2022 08:24 AM

María Caro se asoma al cuarto de su hijo Emiliano, de cuatro años, en el barrio La Candelaria, un humilde sector de Montería, y estalla en llanto.

Apenas regresaba del sepelio de su primogénito y aún no lograba entender por qué a sus 20 años debía pasar por ese profundo dolor. En medio de la confusión por todo lo ocurrido pide explicaciones.

"No entiendo cómo es posible que mi hijo hubiera entrado caminando al hospital La Granja, con un dolor de estómago, lo inyectaron y al poco rato me dijeron que había muerto", señala en medio de sollozos.

El pasado 11 de septiembre el menor sintió un fuerte dolor de estómago, fiebre y vómito, razón por la cual lo llevaron al hospital La Granja. Allí le hicieron los primeros exámenes con el fin de descartar COVID, dengue o malaria, enfermedades que presentan síntomas similares.

Su madre advierte que le aplicaron una inyección y que a los pocos minutos pidió ir al baño, se desmayó y murió.

“Nosotros creemos que la muerte se la provocó ese medicamento y por eso hicimos la denuncia por homicidio ante la Fiscalía”, reiteró.

Esa misma razón es la que manejan los demás familiares y vecinos, razón por la cual realizaron un plantón frente a las instalaciones de la ESE Vida Sinú, con el fin de pedir explicaciones por lo ocurrido y exigir que se investigue si realmente hubo una mala práctica médica.

Algunos vecinos incluso cuestionaron el hecho de que el cadáver del menor lo hubieran devuelto con los ojos y la boca cocida. "Eso fue que le robaron los órganos", dijo una de las personas que acompañaban a los familiares.

"A mí una enfermera me dijo que le iban a suministrar Acetaminofén y que le iban a poner un suero. Jamás me hablaron de otro tipo de medicamento", advierte, tras conocer que le aplicaron Ondansetrón, el cual es utilizado para las nauseas, después de procesos de quimioterapia.

Reclama el hecho que ningún médico se hubiera acercado para explicarle lo que estaba ocurriendo con su pequeño hijo. “Sólo me decían, está inconsciente, pero estable. Al rato me dijeron que iban a entubar y minutos después me dijeron que había muerto”.

A su turno, el coordinador médico de la ESE Vidasinú, Maco Támara, descartó que se hubiera registrado algún tipo de error en el procedimiento y aseguró que la atención había sido eficiente, descartando que el medicamento hubiera provocado su muerte.

Explicó que le inyectaron Ondansetrón, el cual es utilizado para prevenir las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía debido al cáncer, debido a que sus familiares habían dicho que tenía nauseas.

También precisó que le hicieron todos los exámenes de laboratorio y pruebas reglamentarias para confirmar el diagnóstico y que no hicieron prueba para aplicar el medicamento porque no se requería.

“Son cosas inexplicables. Realmente la ciencia también falla. No justifico lo que pasó, pero son situaciones que hay que entender, pero podemos garantizar que su muerte no se produjo por negligencia o por mala praxis médica”, precisó el funcionario.

Finalmente, dijo que toca esperar los resultados de Medicina Legal, pues el cadáver del niño fue trasladado a esa entidad, con el fin de adelantar los procedimientos reglamentarios que permitan establecer lo que realmente ocurrió.

Emiliano fue sepultado en la tarde del martes y su familia sigue reclamando justicia para evitar que se repitan casos como esos, que los han dejado sumidos en un profundo dolor.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS