Denuncian fisuras en la estructura del nuevo Puente Pumarejo

13 de diciembre de 2018 11:56 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Luego de una visita que hizo al sitio, el ingeniero Rodrigo Grass Jiménez, puso la voz de alerta por la fisuras y grietas que se vienen presentando en el nuevo Puente Pumarejo, las que podrían acortar la vida útil de la estructura que está prevista entregarse a mediados del año 2019.

“En una visita que hicimos con otros colegas ingenieros, nos dimos cuenta que existen unas grietas en las bases que sostienen las pilas o columnas del nuevo puente. Están muy marcadas. Algunas parecen ser que las están reparando, pero lo preocupante es que una obra muy nueva, que todavía no se ha entregado, que no está en funcionamiento, que no tiene las cargas vivas para la cual está diseñada, no está soportando los vientos huracanados ni sismos ni terremotos para lo cual está diseñado y ya encontramos fisuras o grietas en sus bases”, manifestó el ingeniero Rodrigo Grass Jiménez a este medio.

Agregó que se dio cuenta por la visita que hizo al sitio “y vimos que le están inyectando unos productos o aditivos para rellenar estas grietas, que posiblemente sea lo adecuado, pero esto no debió presentarse, porque es una obra nueva”.

“Los concretos en masas, en grandes volúmenes, como se usaron en este puente, tenían que tener una preparación, un manejo diferente a cualquier otro tipo de concreto. Estas son obras especiales, obras de carácter impactantes o de gran importancia, cuyos coeficientes de importancia y sus diseños, tanto en resistencia como en durabilidad, deben ser los mejores del mundo. Entonces, estamos viendo grietas o fisuras a temprana edad y eso preocupa que la durabilidad o el envejecimiento prematuro que está presentando el puente nos vaya a costar a los barranquilleros mucho dinero a futuro”, sostuvo.

Recalcó que “un puente con tan alta inversión, con alto impacto, debe ser muy durable. La palabra durable en ingeniería significa que debe tener una larga vida y resulta que si tiene grietas y fisuras cuando todavía no se ha puesto en servicio, es porque tiene un envejecimiento prematuro. Los barranquilleros no podemos simplemente sentarnos a ver la majestuosidad macro del puente o lo bonito que se vea por fuera cuando los detalles nos van a llevar a un envejecimiento, a unas inversiones adicionales a corto plazo, que le van a costar al municipio mucho. Además, que también nos va a costar que la vida útil del puente se acorte rápidamente”.

Hizo una convocatoria a la sociedad de ingenieros del Atlántico “para que antes de que entreguen este puente a los barranquilleros debemos convoquemos a las entidades implicadas para que nos den una explicación, para que nos muestren cuáles fueron los diseños, las medidas que se tomaron en patología, en durabilidad, cuáles fueron los parámetros de cálculo y diseño estructural y que en realidad no estemos tragándonos un elefante grande, cuando de pronto, a corto plazo, nos va a costar mucho más la reparación que lo que fue la inversión inicial”.

Sostuvo que la Sociedad de Ingenieros del Atlántico tiene conocimiento de esta situación y que se espera que se pronuncie al respecto. “Acá no solo debe haber una revisión por parte de los ingenieros colombianos, sino que venga una entidad internacional a verificar cómo ha sido todo el proceso de construcción, desde el inicio, de este nuevo puente para que no nos llevemos una sorpresa”.

Terminó diciendo que “si estas fisuras o grietas se presentan en otro tipo de clima, tal vez no sería nada peligroso, pero resulta que el clima que tenemos acá en la Costa es muy corrosivo y salino, lo que va acelerar que las estructuras de hierro se corroan y la vida útil del puente se acorte y, como dije antes, eso va representar un gasto adicional, quizás igual o superior a la inversión que se ha hecho hasta el momento”.

Sobre esta denuncia se pronunció la Sociedad Colombiana de Ingenieros del Atlántico, en sentido de que las grietas sí existen y que se están reparando y que según la opinión de los expertos no representan un peligro porque se tratan de detalles y situaciones propias que se presentan en las obras en construcción.

Desde la entidad se afirma que para esta obra existe una interventoría seria y que algunas de las fisuras se detectaron en el 2016 y fueron corregidas, pero todo se debe a la fuerte temperatura que alcanzó el concreto al momento de vaciarlo. Y sostiene que esas grietas se están subsanando para que al final de la entrega de la obra no queden expuestas al aire.

Por su parte, un vocero de la Sacyr Colombia, empresa encargada de la construcción del puente, sostuvo que esas anomalías se presentan en construcciones de estructuras donde hay mucha concentración de acero por metro cúbico y que muchas veces pueden quedar huecos porque el concreto tiene difícil acceso, sobre todo en las zonas de anclaje en las dovelas del puente atirantado.

Sostiene que estas anomalías se pueden tratar con un procedimiento establecido, con productos que son avalados para tal fin, y que en Colombia está establecido en el código de puentes, el CCP-95. Por lo que ahora se procede al recubrimiento del acero y no existirá ningún problema ni tampoco se verá comprometida la estructura del nuevo Puente Pumarejo.

El nuevo Puente Pumarejo tendrá una inversión de 614.000 millones de pesos. Se pensaba inuagurar en junio del presente año, pero atrasos en la construcción impidió que el presidente saliente, Juan Manuel Santos, lo pusiera en servicio. Ahra se ha dicho que se inaugurá en el segundo semestre de 2019.

Comienza en Barranquilla y termina en el corregimiento de Palermo, en el Magdalena; en el intercambiador de desnivel se conectará con la vía al puerto de Santa Marta. Al final la obra tendrá 3.240 metros de longitud, serán 2.250 metros en el eje principal y 990 metros de viaducto en conecciones y acceso. Tendrá calzadas de tres carriles cada una, además se incluye andenes y cicloruta.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS