Regional


Dos días de duelo en honor a cadete cordobés muerto en atentado

La Policía Nacional rindió un homenaje póstumo al cadete, cuyo cuerpo arribó a la capital cordobesa a las 10:00 de la mañana y de inmediato fue trasladado a San Bernardo del Viento.

NIDIA SERRANO M.

22 de enero de 2019 06:02 PM

Las notas de las trompetas se confundían con las lágrimas de los amigos, familiares y policías que llegaron al aeropuerto Los Garzones de Montería a recibir el féretro del cadete Fernando Iriarte Agresith, uno de los 21 jóvenes muertos en el atentado en la Escuela General Santander.

En su honor fueron declarados dos días de duelo en San Bernardo del Viento, su municipio natal. Allí creció rodeado del amor de sus abuelos, quienes le mostraron cada día su amor profundo y le permitieron crecer en medio de un hogar feliz, pese a estar alejado de su madre.

El alcalde de esa localidad costanera de Córdoba, Elberth López, dijo que el pueblo estaba muy conmovido con la muerte del cadete, quien se había convertido en un ícono de su municipio y en un gran deportista.

Rechazó de manera enérgica la violencia que acaba con la vida de personas inocentes y calificó la guerra como algo sin lógica. Hizo un llamado a los grupos al margen de la ley para que no sigan acabando con la vida de los colombianos.

La Policía Nacional rindió un homenaje póstumo al cadete, cuyo cuerpo arribó a la capital cordobesa a las 10:00 de la mañana y de inmediato fue trasladado a San Bernardo del Viento donde le darán el último adiós, en una ceremonia prevista para las 8:00 de la mañana de este miércoles 23 de enero.

Los comandantes de la Policía Metropolitana y de Córdoba, coroneles Fredy Correa y Jairo Baquero, expresaron sus condolencias a sus familiares y reiteraron toda la ayuda necesaria con la familia del joven cadete para superar el duelo.

Paz con sangre no es paz

Hernando Iriarte, padre del cadete muerto en el atentado del ELN, dijo que la paz con sangre no es paz y por ello pidió al presidente Iván Duque que endurezca las acciones en contra de ese grupo al margen de la ley.

En medio de lágrimas y de los honores que la Policía rindió a su hijo, pidió a los violentos que cesen la ola violenta contra gente inocente como su hijo, quien apenas a los 19 años perdió la vida, sin poder cumplir sus sueños.

Sostuvo que siempre imaginó el momento en que recibiría a su hijo con su uniforme de teniente de la Policía y que jamás pasó por su mente que sería dentro de un ataud.

  NOTICIAS RECOMENDADAS