Regional


En Malagana quieren agua totalmente potable

El sistema de acueducto comunitario que de ese corregimiento alcanza a abastecer a gran parte de los hogares, pero aún es agua gorda.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

01 de diciembre de 2020 09:12 AM

Los usuarios del corregimiento de Malagana, jurisdicción del municipio de Mahates, dijeron estar bregando para que el servicio de agua que ahora reciben sea totalmente potable.

Así lo dio a conocer Edwin Herrera Herrera, activista social de esa localidad, quien explicó que el sistema de acueducto que actualmente abastece a la comunidad se maneja bajo el modelo comunitario, que intenta llegar a la totalidad de los hogares cobrando una tarifa plena, que no supera los siete mil pesos mensuales.

“No tenemos micromedición –dijo--, pero la gente consume el agua con autonomía, aplicando los cuidados que les hemos recomendado a través de una pedagogía social constante”.

En esa medida, según Herrera Herrera, el acueducto se ha venido administrando desde 1968, bajo el parámetro de que la misma comunidad elige, a través de una asamblea, una junta directiva que responde por el sistema durante dos años.

“En la parte operativa –explicó el gestor cívico-- tenemos un equipo de fontanería, que hace mantenimiento a dos pozos de abastecimiento y al tanque elevado de 250 mil litros, desde el cual se comanda el agua para que llegue a los hogares de manera simultánea”.

Anotó que la apuesta del momento es el mejoramiento de la calidad del agua, ya que aún tiene dureza cálcica (agua gorda), “a lo cual ya se acostumbró la comunidad, pero a las personas que visitan el pueblo les cuesta trabajo consumirla”.

Explicó que el sistema de Malagana necesita una planta de tratamiento, que reduzca la dureza cálcica, de lo cual existen unos estudios demostrados, como el del acueducto del corregimiento de San Joaquín (Mahates), donde el agua que se obtiene es ciento por ciento potable y, por ende, apta para el consumo humano.

“Por el momento, en el acueducto le hacemos un proceso de desinfección con hipoclorito de calcio al 70%, para evitar que se filtre cualquier bacteria. En las casas, la gente almacena el agua, la hierven o instalan filtros a las llaves que más usan”, detalló el líder comunal.

En cuanto a la planta de tratamiento que la comunidad desea, dijo que su grupo está gestionando ante entes territoriales como la Alcaldía de Mahates, la Gobernación de Bolívar y el Ministerio de Vivienda.

Manifestó que “la idea es mostrarles las bondades que tenemos en Malagana, en cuanto al manejo del suministro domiciliario del agua, mediante un sistema sostenible, ya que la comunidad ha crecido a mil 600 viviendas con unos ocho mil habitantes, aproximadamente. Sería bueno, entonces, que miren hacia nosotros y nos apoyen en ese mejoramiento”.

Al mismo tiempo, el grupo comunitario dice estar apostándole a la instalación del sistema de alcantarillado, toda vez que consiguió el apoyo, por cinco años, de la ONG internacional “Ingenieros sin fronteras”, quienes visitaron el corregimiento durante tres años para hacer la caracterización “y lograron determinar que el proyecto más pertinente que aplicaba para Malagana era el alcantarillado. En su momento, le apostamos a la planta de tratamiento, pero la gente pedía saneamiento básico”.

Según Herrera, en estos momentos la ONG tiene el diseño del proyecto de alcantarillado de Malagana, el cual asciende a unos 12 mil millones de pesos, aproximadamente, mismo que en este mes entregarán a la Alcaldía de Mahates, en aras de hallar las fuentes de financiación.

Mientras tanto, las aguas lluvias son conducidas mediante drenajes pluviales, además de que cada vivienda tiene una poza séptica con la que se controla la producción de aguas residuales, “porque siempre les estamos haciendo ver que dejar que esas aguas rueden por las calles podría afectar nuestro sistema de agua para el consumo humano”.

El alcalde de Mahates, José Altahona Escorcia, dijo, respecto a la aspiración de potabilización del agua al 100%, que lo primero que debe hacerse su despacho y los funcionarios del ramo, en aras de analizar el proyecto y mirar por dónde se puede empezar a materializarlo.