Regional


En Montería no se miden contaminantes de control obligatorio

La apreciación la hizo la jefe del Departamento de Ingeniería Ambiental, facultad de Ingenierías, de la Universidad de Córdoba, Angélica Bustamante Ruiz, a propósito de la jornada del Día sin carros en Montería.

NIDIA SERRANO M.

07 de febrero de 2020 11:13 AM

Aunque la mayor parte del tiempo Montería tiene una calidad del aire entre buena y moderada, porque se cumple con los parámetros de norma en cuanto a emisión de Carbono, Óxido de Nitrógeno y Óxido de Azufre, no se miden otros contaminantes de control obligatorio como el Ozono, porque no se cuenta con los equipos de monitoreo para hacerlo.

Esta apreciación la hizo la jefe del Departamento de Ingeniería Ambiental, facultad de Ingenierías, de la Universidad de Córdoba, Angélica Bustamante Ruiz, a propósito de la jornada del Día sin carros en Montería. “Nunca hemos medido la presencia de Ozono pero en Montería hacerlo dos veces al año no sería suficiente, porque tenemos muchas fuentes móviles generando gases, estamos en esa deuda en la ciudad”, advirtió.

A su reflexión agregó que, además del Ozono los hidrocarburos pueden llevar a la atmósfera Mercurio, Cromo, Plomo y cuya medición no se conoce, pese a haber sido considerados muy agresivos para la salud.

También aseguró que gases como el Óxido de Nitrógeno (NOX), en el aire se transforman en nuevas sustancias entre ellas el Ozono, comprobado como uno de los contaminantes persistentes en la atmósfera, a nivel de la tropósfera. Eso ocurre porque el NOX se transforma cuando se une con partículas de compuestos orgánicos volátiles o por acción fotoquímica, que es la presencia de la luz solar.

“Ocurre entonces que en nuestro medio tenemos los elementos ideales para ese ‘cóctel’, es decir, una alta intensidad de radiación solar, por eso, medir contaminantes básicos no es suficiente para estimar toda la contaminación que puede haber en el aire”, explicó la jefe de Ingeniería Ambiental de Unicórdoba.

Anotó que comparando a Montería con otras ciudades del país, hay un punto a favor y es la ubicación geográfica, en un valle plano donde los contaminantes no se concentran, a diferencia de lo que pasa, por ejemplo, en Medellín y Bogotá, que son valles rodeados de montañas y por ello los contaminantes no pueden circular de forma horizontal.

Claificó como una ventaja adicional, la proximidad de la ciudad con la zona costera, que ayuda a la dispersión de esas partículas y mejora la calidad del ambiente.

Hizo énfasis en que durante el Día sin Carros las únicas fuentes de contaminación del aire no las genera el transporte vehicular, que puede aportar hasta el 80 por ciento, sino también las industrias, y sobre las cuales no existen modelos reales que permitan establecer qué tanto originan o aportan al problema.

Agregó que, incluso, los asaderos y restaurantes que utilizan carbón son considerados otra fuente de emisión de contaminantes, que no están reguladas por la autoridad ambiental. “La combustión por carbón también genera un aporte significativo en la ciudad, además del tema de erosión eólica que puede generar levantamiento de material particulado o la resuspensión de partículas. No sería correcto decir que la diferencia en la contaminación en el día sin carros aplica a una fuente específica, esto implica tener estudios más juiciosos históricos y modelos matemáticos más específicos”, sostuvo Bustamante Ruiz.

Sugirió que con cambios de hábitos en las personas se podrían adquirir mejores resultados, entre ellos compartir el carro entre personas de la misma empresa o el uso más frecuente de la bicicleta.