Regional


En Sucre, firman pacto por una cultura política y no violencia

El pacto se firmó en el municipio de San Pedro, en pro de la no Violencia entre las campañas electorales en Sucre.

EDITH QUIROZ

09 de septiembre de 2019 03:56 PM

En el marco de la celebración del Día de los Derechos Humanos y el inicio de la Semana por la Paz, se firmó en el municipio de San Pedro, el Pacto por una Cultura Política, el Respeto y la no Violencia entre las campañas electorales en Sucre.

Carlos Guerra Sierra, en calidad de gobernador (e) para Asuntos Electorales, manifestó la Universidad Claretiana, la Diócesis de Sincelejo y la Gobernación de Sucre, han venido trabajando este proceso con el acompañamiento de la Comisión de Seguimiento Electoral, teniendo en cuenta los hechos sucedidos en varias partes del país, y algunas alteraciones en el proceso electoral en la región.

“Queremos que en estos días que hacen falta para las elecciones, tanto los candidatos, como los seguidores tomen conciencia y la invitación es que no haya agresión entre las campañas, porque ello empaña el proceso electoral en nuestro Departamento y la idea es que entre todos seamos ejemplo en el país”, indicó Carlos Guerra.

Por su parte, el obispo de la Diócesis de Sincelejo, monseñor José Clavijo Méndez, dijo que este es un proceso importante y espera que quienes lo firmaron lo respeten, por la palabra dada públicamente.

“Esto es más que todo un prevención, no tanto una reacción, para ir civilizando la contienda política que aveces es un poquito candente”, dijo el Obispo de la Diócesis de Sincelejo.

Los compromisos

Los compromisos asumidos por los movimientos y partidos que firmaron el Pacto son los siguientes:

Propender por una cultura política basada en el reconocimiento y en el respeto por el opositor político; Rechazar públicamente y denunciar ante las autoridades competentes todo lo que afecte el funcionamiento de la democracia, como los comportamientos violentos emprendidos a nombre o por los candidatos en contienda, que incidan, afecten o impidan la participación política.

Igualmente, respetar y promover el ejercicio libre, consciente de los derechos políticos de toda la ciudadanía, rechazando cualquier acto de intimidación voluntaria y libre del sufragante.

Asimismo, aceptar los resultados electorales declarados por las autoridades competentes, posteriores al proceso electoral, producto de la manifestación libre y voluntaria del sufragante.