Hidroituango y la preocupación por muerte de manatíes en sur de Bolívar

17 de febrero de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Las autoridades bolivarenses aseguran que el cierre de compuertas de Hidroituango, en Antioquia, ha traído afectaciones para Bolívar, y una de ellas podría estar sufriéndola la población de manatíes que puebla el sur del departamento.

También, afectaciones como erosión y daños a los ecosistemas del río Cauca, así como posibles daños al río Magdalena, que se nutre del Cauca. Ello fue denunciado el miércoles pasado en la llamada “cumbre de los afectados”, que se hizo en Magangué y fue encabezada por el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz. En esta se anunció una demanda colectiva contra las Empresas Públicas de Medellín (EPM), encargada del megaproyecto hidroeléctrico, por afectaciones a poblaciones y ecosistemas en Bolívar, Córdoba y Sucre.

En la reunión también se indicó que se solicitará a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), que le quite la licencia ambiental a Hidroituango. Mientras tanto, en el caso de Bolívar, las alcaldías tendrán que lidiar con los problemas que dicen haber tenido por el cierre momentáneo de compuertas de Hidroituango.

Y, al parecer, una de esas posibles afectaciones podría estar sufriéndola la población de manatíes en el sur de Bolívar. Así lo confirmó Enrique Núñez Díaz, director de la Corporación Autónoma del Canal del Dique (Cardique), en el sur de Bolívar.

“Tenemos un problema en Montecristo. Debido al bajo nivel de ciénagas, específicamente la ciénaga Grande, en el corregimiento de La Raya. Debido a esa baja del nivel de las aguas de la ciénaga, hay encallamiento de algunas especies, específicamente manatíes. Ya se han muerto dos manatíes y por eso vamos a hacer un recorrido junto con el alcalde para cuantificar daños ambientales por el descenso acelerado de los cuerpos de agua interiores de Montecristo, Achí y San Jacinto del Cauca. Hace unos días hallaron muertos a los dos manatíes.

“Pobladores también nos hablan de encallamientos de la misma especie en Barranco de Loba, en la cuenca del río Grande de La Magdalena. En Barranco de Loba pudimos liberar a una cría de manatíes, pero los de Montecristo murieron. La cría fue liberada en el río, se le hace monitoreo por si acaso se vuelve a encallar, pero parece que encontró a su grupo, donde estaba la mamá, y cogió la profundidad de las aguas”, explicó Núñez Díaz.

La erosión

El director de Cardique también dejó ver que la semana pasada hizo un recorrido por San Jacinto del Cauca y Achí, que tienen su margen en el río Cauca. Indicó que en Achí la erosión es considerable y que si no se toman acciones inmediatas el afluente va a llevarse parte de la cabecera municipal.

“Este es un problema que se viene acentuando. Ellos tenían medida de protección, pero no ha sido lo suficiente y el descenso del río, que prácticamente quedó sobre el margen que da a la cabecera municipal, está produciendo la erosión. Está afectando la cabecera municipal, viviendas de este municipio de La Mojana bolivarense. No hay derrumbes afortunadamente, no hay calamidad mayor, pero sí es preocupante, porque en la medida en que vaya descendiendo más el río, y aumente el verano, sabemos que la fuerza de la corriente va a seguir incrementando la erosión”, explicó Núñez.

Cambio climático

Las poblaciones del sur de Bolívar sufren por partida doble, pues mientras afrontan problemas, al parecer, por el cierre de compuertas, está el cambio climático.

Se estima que por ello el descenso de los ríos ha sido considerable. “Por eso estamos en monitoreo permanente con el propósito de buscar alternativas, de cómo logramos salvar algunas especies y en casos de encallamientos poder rescatarlas y llevarlas a aguas profundas. Pero tenemos problemas también con suministro de aguas de algunos caños, que afecta a la fauna silvestre. Es tan complejo nuestro ecosistema, que es muy difícil cuantificar los daños en su totalidad, pero estamos haciendo el esfuerzo y las tareas con los municipios”, dijo Núñez Díaz.

El Niño, otro problema

Enrique Núñez indicó que la corporación cubre 25 municipios, desde Magangué hasta Cantagallo, sur de Bolívar.

Este dijo que los complejos cenagosos se han visto afectados por el fenómeno de El Niño, pues en la parte que comprende la gran Depresión Momposina hay cerca de 6 mil hectáreas de humedales que han descendido considerablemente.

“Hay complejos cenagosos en los que el espejo de agua está en un 40 por ciento de lo que naturalmente son ellos. Esto va avanzar en la medida en que se acentúe el fenómeno de El Niño y que haya el problema del cierre de las compuertas de Hidroituango, va a ocasionar la mortandad de peces, mortandad de especies. Tenemos que buscar alternativas de solución. Los ríos Cauca y Magdalena cada día están sedimentando más nuestros cuerpos de agua, por ende su capacidad de embalse cada día es menor, lo que origina que cuando hay fenómenos como este, el de El Niño, haya un descenso de aguas, prácticamente su capacidad de embalse llega a disminuirse hasta en un 70 por ciento, en algunos casos”, dijo Núñez

Magangué teme por su economía y por problemas como la erosión

En Magangué hay preocupación por las condiciones en que se ha llevado el proyecto de la hidroeléctrica, pues aseguran que no se ha socializado y que podría tener repercusiones negativas para este municipio. Así lo indicó el alcalde Pedro Alí Alí.

“El gran problema es que los mojaneros estamos acostumbrados a convivir con el caudal al río Cauca. Al entrar EPM a regular ese caudal, sin la suficiente socialización con nosotros los mojaneros, intempestivamente, nos trae muchas afectaciones. Si en el invierno nos abre la presa -Hidroituango- y nos aumenta de 2.500 cúbicos el nivel del Cauca, nos inundan La Mojana y quedan afectados 50 mil hectáreas de arroz, y queda quebrada toda la región. Afecta a los transportadores, los agricultores, los industriales, pues recuerden que Magangué es la ciudad arrocera de Colombia, aquí está el 80 por ciento de los arroceros de la Costa. Afecta el comercio en general. Las bocatomas de los operadores del acueducto, sin la coordinación con EPM, se los coge con los pantalones abajo, como dice uno, sin estar preparados. Y un servicio tan importante como el agua se ve afectado en la ciudad de Magangué. A pesar de lo lejos que está Magangué de la presa, es quizás la ciudad que más gente se va a ver afectada en todo el Cauca, porque afecta hasta el nivel del Magdalena, pues el afluente más importante que este tiene es el río Cauca”, dijo Alí.

El mandatario de los magangueleños agregó que los problemas, como la erosión en algunos puntos, están siendo atendido por las municipios con recursos propios.

Y agregó: “el vertedero está funcionando y el Cauca está recuperando el caudal, pero los ríanos del Cauca no tienen qué comer, porque no hay pescados. El pescado bajó en un 80 por ciento de su producción y la recuperación del Cauca, quién sabe cuánto demorará. Nadie en Colombia puede decir que el Cauca se va a recuperar en un año, o en dos. Lo que sí le puedo decir es que los caucanos del municipio de Bolívar están pasando sed y hambre”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS