Regional


Inconformidad en Mahates por recolección de basuras

La Alcaldía asegura que la empresa encargada no tiene la infraestructura para prestar un buen servicio. Los usuarios opinan que deberían asignar más camiones para cubrir toda el área

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

09 de octubre de 2020 12:00 AM

Los habitantes del municipio de Mahates dijeron estar asqueados con las cantidades de basuras que se arrojan a la entrada del pueblo.

El basurero, que ya es refugio permanente de gallinazos, está a pocos metros de la carretera Troncal de Occidente, precisamente donde hay dos avisos muy visibles: uno dando la bienvenida a Mahates y otro prohibiendo el arrojo de desechos. Sin embargo, las montañas de basuras crecen cada día más en la margen derecha de la carretera; y amenazan con seguir avanzando hacia más adentro.

Los habitantes de Mahates especulan que los depositantes de los desechos podrían ser los pobladores de los corregimientos de Malagana y Mandinga, cuyas entradas están a pocos metros de la entrada del municipio.

A su vez, los habitantes de esos corregimientos culpan a los pobladores de Mahates.

Pero el alcalde, José Altahona Escorcia, señala a la empresa Acuacor, a la cual, según él, ya denunció ante la Procuraduría, la Contraloría, la Superintendencia de Servicios Públicos y Cardique.

Las razones que expone el burgomaestre tienen que ver con que, presuntamente, la empresa de marras “presta un pésimo servicio, porque carece de una infraestructura apropiada y por eso no hace los recorridos por los corregimientos y veredas. Por eso, la gente, al verse atiborrada de basuras, opta por tirar los desechos en cualquier parte”.

Según Altahona Escorcia, “tenemos desde hace rato un alegato judicial contra esa empresa, pero nos ha costado sacarla del pueblo, porque viene amarrada desde administraciones anteriores”.

Algunos dirigentes comunales, quienes pidieron las reservas de sus nombres, contaron que en ciertos sectores del casco urbano la recolección de las basuras se hace bien, “pero en otros no, porque Acuacor manda un solo camión. Eso trae como consecuencia que los residentes de los sectores donde no alcanza a llegar el recolector, tiren las basuras en cualquier parte. Y no es solamente la entrada de Mahates la que está llena de desechos. También la vía hacia el corregimiento de San Joaquín está en esas condiciones”.

Agregaron que “las familias que arrojan las basuras en cualquier parte, reclamaron porque empezaron a cobrarles el aseo en el recibo de la luz, pues alegan que cómo van a pagar por un servicio que no están recibiendo. Creemos que el remedio consiste en que manden más camiones y dividan el pueblo en sectores”.

habla Acuacor

El gerente de Acuacor, Hugo Cabarcas, explicó que el área de operaciones de su empresa abarca la cabecera municipal y los corregimientos de Gamero y Malagana.

Dijo considerar que el camión que presta el servicio es suficiente, pero la recolección en Malagana es en la tarde, mientras que el servicio en la cabecera municipal se presta en la mañana.

“Entonces –continuó--, mientras estamos en Mahates haciendo la recolección, los habitantes de Malagana llevan sus desechos a la entrada del pueblo y la han ido convirtiendo en un punto crítico, violando así el horario de recolección establecido”.

Añadió que su empresa ha pedido a la Alcaldía que instale avisos prohibiendo el arrojo de basuras y advirtiendo sobre la imposición de comparendos, “pero esa ha sido una tarea muy complicada, porque no encontramos la colaboración del alcalde y sus funcionarios”.

Admitió que, en efecto, hay un enfrentamiento jurídico con la Alcaldía, “pero no porque no estemos prestando un buen servicio sino porque el alcalde ha incumplido varias normas, además de que nos debe los subsidios de los estratos uno y dos, correspondientes a los meses de abril, mayo, junio, julio, agosto y septiembre. Todo eso suma, aproximadamente, 170 millones de pesos”.

Al respecto, aseguró que su empresa ha tenido que recurrir a las acciones de tutela y elevar las quejas a las Personería Municipal, “porque sentimos que nos están violentando nuestros derechos”.

Insistió en que su empresa cumple cabalmente los recorridos, “pero en la cabecera municipal hay unas invasiones que producen basureros satélites, de las cuales le hemos pedido a la Alcaldía que nos haga un inventario, y tampoco lo ha hecho. También es cierto que no podemos cubrir asentamientos ilegales, porque no tendríamos cómo facturar ese servicio prestado. Hemos querido tocar ese tema con la Alcaldía y tampoco nos da respuesta”.