Jóvenes barranquilleros fomentan la inclusión a través del baile

20 de agosto de 2019 05:16 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Son cientos de jóvenes barranquilleros a los que el baile les ha servido de beneficio como expresión artística y para la promoción de la actividad física, pero también como herramienta pedagógica, que han conseguido gracias a programa ‘Vive Bailando’ el cual han aprovechado para trabajar la inclusión y vencer los estereotipos de género.

“Machismo es que te digan que naciste para practicar baloncesto o fútbol y que el baile es solo para mujeres y para homosexuales”, así define este término Jeremy Salas, un joven de 14 años, habitante del barrio Las Nieves de Barranquilla quien es participante desde hace dos años del proyecto ‘Vive Bailando’, apoyado por Coca-Cola FEMSA y que inicia su tercera fase en la ciudad. Él encontró en el baile una manera de superar su timidez, fortalecer su identidad personal, reforzar sus relaciones sociales, crear vínculos familiares sólidos y encaminar su proyecto de vida hacia ser un bailarín profesional.

Carolina Mejía, formadora de desarrollo humano de ‘Vive Bailando’, dice que su experiencia le dice que alrededor del 30% de los jóvenes inscritos en el programa son hombres y es común que, como le sucede a Jeremy, hayan tenido que enfrentarse a juicios de valor por parte de sus familiares y algunos integrantes de su comunidad que han expresado su inconformidad frente a que un hombre incursione en la danza.

Para Viridiana Molinares, profesora investigadora del programa de derecho de la Universidad del Norte de Barranquilla, “la danza, dentro del contexto de nuestro país, es una actitud natural y familiar. Frente a las manifestaciones culturales, esta expresión artística puede educar en la primera infancia y en la adolescencia, contribuyendo a cambios de estereotipos machistas, misóginos y homofóbicos”.

Otro de los retos que el programa ha enfrentado con relación a la igualdad de género está relacionado con la discriminación hacia comunidades Lgbti, de hecho, según información dada por la ONG defensora y promotora de los derechos humanos Lgbti, Caribe Afirmativo, durante el 2019 la percepción de discriminación y lenguaje de odio hacia líderes locales se ha incrementado.

Para Yoneth Hernández, integrante de la comunidad LGTBI y del programa de ‘Vive Bailando’, el baile significa todo para su vida, pues le permite expresar sus emociones, desarrollar su identidad de género y lograr tener una relación más positiva con su madre, quien pensaba que el baile había sido la causa de su preferencia sexual. “Lo único que me importa es que esto me hace feliz”, sostuvo Hernández sobre su experiencia en el programa.

Según Mejía “en ‘Vive Bailando’ trabajamos el componente artístico, pero adicionalmente nuestras clases tienen talleres enfocados en temas sociales que son diseñados de acuerdo a los retos identificados en la comunidad, y en este caso, nos hemos concentrado en desarrollar las verticales de proyecto de vida, educación sexual, construcción de identidad y, en inclusión y diversidad”.

Enfatiza en el trabajo con comunidad y en casos de ejemplos a seguir “también tenemos un diálogo constante con el núcleo familiar de los estudiantes y desarrollamos talleres en los que promovemos el respeto a la diversidad y buscamos romper mitos que la comunidad tiene en su imaginario sobre temas de género y sexualidad. Por otro lado, nuestros profesores de danza son testimonio del desarrollo profesional y personal exitoso, independientemente de su orientación sexual o género, y terminan convirtiéndose en ejemplos a seguir de los jóvenes”.

En este sentido, Silvia Barrero, Vicepresidente de Asuntos Corporativos de Coca-Cola FEMSA, afirmó que “nuestro propósito al trabajar junto con ‘Vive Bailando’ es aportar a la construcción de un tejido social en las comunidades en las que hacemos presencia con nuestras operaciones. Nuestro apoyo y el trabajo que se ha desarrollado en el programa de Barranquilla se conecta directamente con nuestra política de inclusión y diversidad en la que promovemos y fomentamos el respeto en toda nuestra organización, y en la que reconocemos que las diferencias nos fortalecen, nos hacen más competitivos y capaces de adaptarnos a un entorno global en constante cambio. Todo esto lo vemos reflejado en los resultados y en las historias de los jóvenes que hacen parte del programa en Barranquilla”.

Para Clemencia Vargas, directora de la Fundación Vive Bailando, “en el baile no discriminamos, en el baile nos une el respeto, nos protegemos, somos incluyentes, bailar no nos hace diferentes, en el baile nos une el mismo lenguaje. Bailar nos une, no discrimina y nos permite ser libres para expresar nuestros sentimientos”.

Y termina diciendo que ‘Vive Bailando’ junto con Coca – Cola FEMSA seguirá trabajando con el propósito de reconocer el baile como una manifestación de la vida cultural que fortalece la construcción de identidad, de relaciones sociales y de lazos familiares, con el fin de romper barreras en igualdad de género y combatir problemáticas tan evidentes como la discriminación y el machismo en Colombia.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS