Regional


Lluvias y fuertes vientos afectan a municipios del Atlántico

Las más afectadas fueron las poblaciones de Santo Tomás y Sabanagrande, donde hubo casas destechadas y árboles derribados.

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

08 de octubre de 2020 12:00 PM

Torrenciales lluvias acompañadas de fuertes vientos, caídas en las últimas horas, causaron daños en viviendas y derrumbe de árboles en varios municipios del departamento del Atlántico, siendo las más afectadas las poblaciones de Santo Tomás y Sabanagrande.

Gustavo de la Rosa, alcalde de Sabanagrande, dijo que el fuerte aguacero, acompañado de fuertes brisas afectaron a gran parte de la población, “donde unas 20 casas fueron afectadas en la cubierta o el techo, dos o tres viviendas se les derribaron las paredillas y un parte del encerramiento del Polideportivo se vino abajo y a algunas de las casas le entró agua a su interior”.

El mandatario manifestó que desde que se conoció de los daños que causó el fenómeno natural, estuvo visitando, en compañía de los organismos de socorro, los sectores afectados. “Este jueves estamos en las labores de despejar las vías que fueron obstruidas por la caída de árboles. Son unos 20 árboles que están obstruyendo vías, como la vía Puerto al Río, la vía Sabanagrande-Polonuevo y anoche, con los bomberos logramos despejar algunas dentro del área urbana”.

Anotó que la Unidad de Riesgos del municipio está haciendo el censo de las viviendas afectadas para “de manera articulada con el gobierno departamental y Nacional, brindarle la ayuda que necesitan las personas afectadas. Ojalá que la ayuda se haga dentro del tiempo prudente para no seguir afectando a estas personas que ya de por sí están sufriendo por esta situación”.

Tomás Guardiola, alcalde de Santo Tomás, dijo que cerca de 200 viviendas fueron afectadas por las lluvias y vientos de las últimas horas y que este es la tercera vez en el año que esa población sufre afectaciones por estos fenómenos de la naturaleza.

“La situación no es fácil en nuestro municipio. Ya son tres fenómenos naturales los que n os han afectado: uno en el mes el mayo, otro en agosto y este de las últimas horas, que nos deja daños en unas 200 casas; nada más en el barrio Roble Amarillo unas 80 viviendas se afectaron; también en el barrio La Arenosa, hubo casas que sufrieron daños, en especial dos que fueron derribadas en su totalidad, pero también hubo daños en otros sectores del municipio y estamos hablando de unas 200 viviendas afectadas”, dijo Guardiola.

Manifestó que también hubo derrumbe de árboles. “Tuvimos que intervenir un frondoso árbol que obstruyó la Vía Oriental, que tuvo paralizado el transporte por más de tres horas. Desde que se supo de la tragedia la Defensa Civil y la Oficina de Gestión de Riesgo empezó el censo de las viviendas afectadas y los daños que causó el fenómeno natural, para prestar la ayuda que las personas necesiten. Estamos trabajando en eso para llevarle la ayuda que necesitan estas personas”.

En otras poblaciones del Atlántico también hubo daños, pero menores a los que se presentaron en las poblaciones antes mencionadas.

Desde el gobierno departamental, se les pide a los alcaldes municipales activar los Consejos Municipales de Gestión de Riesgo y estén atentos ante cualquier eventualidad climática que se pueda presentar.

La anterior recomendación la hace teniendo en cuenta un comunicado del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, en el que advierte que la onda tropical que pronosticaba con abundantes lluvias ha tendido a fortalecerse y se registrarían fuertes tormentas.

“Les hemos solicitado que se mantengan activos y que se emitan alertas a los cuerpos de socorro voluntarios para que permanezcan pendientes y dispuestos para atender cualquier emergencia que se presente en los municipios”, dijo Candelaria Hernández.

Asimismo, la funcionaria hizo unas recomendaciones a la comunidad: ante las emergencias por lluvias, “les recomendamos evitar exponer su vida frente a cualquier situación de peligro que se pueda presentar”

La funcionaria recordó que en la temporada de lluvias y fuertes vientos se presentan caída de árboles, desplome de muros en mal estado e inundaciones en rondas hídricas. Es por eso esto que hace un llamado a la comunidad a no arrojar basura a los arroyos, canalizados y no canalizados, para no causar sedimentación.

SEGURIDAD EN LAS CASAS

De igual forma, se invita a la comunidad revisar y reforzar las cubiertas de las casas, asegurándose de que los amarres y los ganchos estén en buen estado, y que no estén podridos.

Se recomienda que las láminas sean atornilladas, que no estén solamente aseguradas con los ganchos y los amarres.

Tener a la mano un botiquín de primeros auxilios, un radio con baterías, y una linterna e identificar los sitios seguros de la casa.

Hernández también dijo que, según el Ideam, existe un 75 por ciento de probabilidad que se dé un fenómeno de La Niña, que iría hasta el mes de marzo del año entrante.