Regional


Mañiño, el habitante de la calle que daba clases de inglés

Esta es la historia de Alberto Enrique Guardo Zambrano, un reconocido bachiller de Arjona que cayó en las drogas y se convirtió en un habitante de la calle.

¿Lo atropelló un carro o una moto en un aparente accidente o fue víctima de una violenta agresión y arrojado a su suerte? Tras su muerte, esas son las dudas que tienen los familiares de un pintoresco habitante de la calle al que llamaban Mañiño. Pereció el pasado 24 de abril en la carretera Troncal de Occidente, en inmediaciones de un sitio conocido como la curva de Aguas Vivas, entre Arjona y Turbaco.

La incertidumbre de los parientes está basada en el informe que tienen sobre las posibles causas de las contusiones que sufrió.

“Aunque su deceso se produjo por una peritonitis causada por la estrangulación de una hernia inguinal que tuvo por más de 10 años, la afectación pudo haber sido ocasionada por los traumas que tenía en el abdomen, la cabeza y en las extremidades, tanto superiores como inferiores. Además, en su boca tenía varias lesiones. Pese a esto, nos expresó su dolor cuando lo visitamos en la clínica, él estaba consciente y coherente. Dijo que le dolía la cabeza a raíz de la sutura de unos 40 puntos en la frente”, contó un familiar, quien pidió reserva de su identidad.

56
años tenía Mañiño cuando falleció.

También recalcó que serán las autoridades las que intervengan en este caso para que se aclaren las verdaderas causas de las lesiones del habitante de la calle.

El nombre de pila de Mañiño era Alberto Enrique Guardo Zambrano, de 56 años. El día que lo hallaron golpeado, estaba a un lado de la vía y algunos motociclistas informaron esto a las autoridades. En ese instante, una ambulancia de Marialabaja que pasaba por el lugar le brindó los primeros auxilios y luego lo llevó al Hospital Local de Arjona.

En el centro asistencial fue evaluado y después lo remitieron a la Clínica Barú, en Cartagena, donde falleció cinco días después.

¿Quién era Mañiño?

Un familiar relató que Alberto Enrique nació en la calle del Mercado, bajo el techo del hogar conformado por su padre, también llamado Alberto, quien era un reconocido comerciante de 60 años. Su madre, Julia, era en ese entonces una joven ama de casa de 20 abriles.

“Cuando Alberto Enrique cumplió dos años, su madre lo abandonó, lo dejó en una canasta en la puerta de una vivienda. Cinco años después, ella murió en un accidente de tránsito en Cartagena. Su padre murió a los 75 años”, contó el familiar.

La familia que lo acogió en su seno le ofreció estudios en el mejor plantel educativo privado de Arjona: el Liceo Paternina. Allí se colgó las medallas de mejor estudiante en las áreas de matemáticas, francés e inglés.

Su excompañero de clases de los grados 10° y 11°, Serafín Puello Díaz, recuerda que ellos recibieron el título de bachiller en diciembre de 1986 en una ceremonia realizada en la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria.

“Ese día nos vestimos con camisa manga larga, blanca; la corbata, el pantalón de color gris y los zapatos eran negros, nos veíamos como doctores. El rector de ese entonces, Roberto Paternina (QEPD), nos calificó como los mejores estudiantes de esa promoción. Alberto llegaba muy puntual todos los días, estudiábamos entre las 6 de la tarde y las 10 de la noche. Fue un estudiante muy activo, aplicado en sus tareas”, cuenta Serafín.

“También le gustaba la actividad física, todas las tardes jugábamos fútbol en la cancha del colegio Francisco de Paula Santander, en esa disciplina se destacaba como goleador y otras veces como arquero. Desafortunadamente, su vida tomó otro rumbo, sino habría llegado lejos”, agrega el excompañero.

Los arjoneros recuerdan a este personaje y se remontan al 22 de octubre de 2020: se hizo popular a nivel nacional gracias a un video que se viralizó en redes sociales.

Los méritos alcanzados le dieron la oportunidad de estudiar en una institución técnica de idiomas en Cartagena, a donde viajaba todos los días. Desde ahí su vida tomó otro rumbo. Entró al oscuro mundo de las drogas, se retiró en el segundo semestre y se fue de la casa a los 26 años para convertirse en un habitante de la calle. La familia lo internó en un centro de rehabilitación, pero recayó.

Los arjoneros recuerdan a este personaje y se remontan al 22 de octubre de 2020: se hizo popular a nivel nacional gracias a un video que se viralizó en redes sociales. Sorprendió a todos cuando lo vieron manejando un vehículo Jeep Willys, el cual había sido dejado “mal parqueado” por su dueño. Lo condujo y recorrió varias calles. Se metió en contravía, se voló el semáforo de la Calle Real y al final se le apagó frente al colegio Catalina Herrera.

Mañiño, el habitante de la calle que daba clases de inglés

Los comentarios no se hicieron esperar: “para que se fijen, Mañiño no es ningún loco”; “es que antes de quedar loco, él fue conductor”, eran las expresiones que jocosamente se leían en los comentarios de la nota publicada por este medio en aquella oportunidad.

Profesor de inglés

Pese a que andaba en los andenes durmiendo y que su apariencia física estaba desmejorada por la falta de aseo, lo que aprendió en las aulas no quedó en el aire. Algunos estudiantes de bachillerato lo buscaban para que les ayudara con las tareas de inglés, actividad que realizó en la puerta del antiguo Telecom hasta una semana antes de su muerte. Ese era el punto de encuentro con los alumnos de varios colegios cercanos a la plaza principal de Arjona. Y aunque sus “alumnos” no volverán a verlo, lo recordarán como aquel que muchos tildaban de loco, pero cuya realidad era otra. El bajo mundo de las drogas lo hizo perder la brújula de su vida.

El dato

Según el Observatorio Nacional de Seguridad Vial del Ministerio de Transporte, Alberto Enrique Guardo Zambrano hace parte de las 107 personas que murieron en siniestros viales entre los meses de enero y abril de 2022 en las carreteras de Bolívar: 21 eran peatones, 63 usuarios de motos, 12 usuarios de vehículos, cinco usuarios de otros vehículos, dos ciclistas y cuatro víctimas de las que no se tiene información.

En Cartagena son 67 los fallecidos en este periodo, 39 de los cuales eran motociclistas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS