Regional


Museo de Memoria de Colombia llega al Atlántico con ‘Sanaciones’

Es un escenario ambulante que recorrerá Barranquilla, Malambo y Soledad con una muestra expositiva y actividades que realizan las víctimas del conflicto.

EL UNIVERSAL

28 de octubre de 2020 09:08 PM

El Centro Nacional de Memoria Histórica, a través del Museo de Memoria de Colombia, estará realizando entre el 6 y el 20 de noviembre un escenario ambulante que recorrerá los barrios Villas de San Pablo, Gardenias, Pinar del Río y Villa Cordialidad de Barranquilla, con una muestra de la exposición y actividades para que los habitantes, muchos de ellos víctimas del conflicto armado, participen y reflexionen sobre la sanación.

Fabio Bernal, director técnico del Museo de Memoria de Colombia, del Centro Nacional de Memoria Histórica, dice que la organización nace y se crea con la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras en el 2011. “Es una medida de satisfacción y tiene como objetivo consolidar la memoria histórica del conflicto armado a través de objetos, textos, relatos y también hacemos investigaciones para poder entender y poder registrar los hechos y sucesos del conflicto armado colombiano”.

Es una entidad adscrita al Departamento de Prosperidad Social, que ha tenido participación en años anteriores en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Cúcuta y Villavicencio con sus exposiciones. “Ahora el recorrido continúa por la región Caribe, que por décadas ha tenido que sufrir distintas formas de violencia en el marco del conflicto, pero donde también han sido ejemplares la resiliencia y los aportes a la construcción de paz. El Museo está comprometido con articular a todas las regiones del país y dialogar permanentemente con ellas”.

Anotó que desde el 2011 a la fecha se han realizado más de 30 exposiciones por parte del Centro Nacional de Memoria Histórica. “Y en años recientes, desde el 2017, nos ha servido para ver cómo será la primera exposición de larga duración que vamos a tener en el edificio que empezamos a construir y estaremos entregando en el 2022. Para llegar a allá hemos empezado estas itinerancias en varias partes del país, porque en los territorios, son las comunidades las que han tramitado el dolor y han tramitado el duelo. Quienes saben construir memorias son las comunidades desde sus territorios, comprenden el conflicto desde el territorio, entienden las situaciones y nos pueden contar los hechos que han sucedido, quiénes han realizado estos actos, quiénes han vulnerado el derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos. Por eso las voces de las víctimas deben ser las protagonistas de nuestras actividades”.

Fabio Bernal dice que las exposiciones “nos han enseñado a sanar. Y esa enseñanza nos la han dejado nuestros indígenas, porque ellos manifiestan que más allá de la reparación simbólica, nosotros debemos empezar a sanar. Porque reparar el alma, reparar la sociedad, reparar esas relaciones fracturadas que ha dejado el conflicto es muy complicado y posiblemente imposible, pero sí podemos pensar en sanar. ¿Y cómo podemos sanar? Reconociendo los hechos a los que han sido sometidas las comunidades y población general de Colombia, pero no olvidando quien lo ha hecho, pero pensando que a través de la palabra podemos reconocer nuestras diferencias y podemos sanar como sociedad”.

“Este año nos convoca la exposición ‘Sanaciones: Diálogos de la memoria’, que retoma el concepto de sanar y retoma otra exposición que fue los enfoques diferenciales, que nos dice que existen poblaciones que por su condición fueron mayormente impactadas por el conflicto armado. Estamos hablando de los pueblos indígenas, de los afrodescendientes, de los pueblos Ron, de las mujeres, de los niñas, niños y adolescentes, de la comunidad LGBTI, de las personas en condición de discapacidad y de nuestros adultos mayores. Eso lo aprendimos y decidimos que debemos darles más relevancia a estos enfoques”, agregó.

En ‘Sanación: Diálogos de la memoria’, según Bernal, será una exposición multiplataforma, a través de las cuales van a tener diferentes escenarios. Los que se podrán ver en la página web www.museodememoria.gov.co, donde habrá una programación de eventos artísticos y culturales (la mayoría virtuales y de libre acceso, y otros presenciales en ciudades de la costa), un escenario ambulante que recorrerá Barranquilla, Malambo y Soledad con una muestra expositiva y actividades, una intervención con obras de arte en recibos de servicio público y periódicos del Caribe, y la activación de material pedagógico en museos, bibliotecas y lugares de memoria de la región.

“Estaremos entre el 6 y el 20 de noviembre con un escenario ambulante recorriendo los barrios Villas de San Pablo, Gardenias, Pinar del Río y Villa Cordialidad, con una muestra de la exposición y actividades para que los habitantes, muchos de ellos víctimas del conflicto armado, participen y reflexionen sobre la sanación. La inauguración de este recorrido será el 6 de noviembre en la plaza de la Casa de la Memoria de Barranquilla. Luego de su paso por los cuatro barrios, el escenario ambulante también visitará los municipios Malambo y Soledad, donde hay muchas personas víctimas del conflicto”, aseguró Bernal.

Termina diciendo que uno de los objetivos de ‘Sanaciones’ es promover una conversación nacional sobre las acciones necesarias para tramitar el daño causado por la guerra y buscar la reconciliación.

Para José Luis Vargas Córdoba, administrador del conjunto residencial Las Gardenias, quién tiene doble condición de víctima del conflicto en la región de Arauca, una por desplazamiento por grupos al margen de la Ley y porque el Ejército colombiano le asesinó a su padre, manifiesta que este tipo de encuentros sirven para que haya una verdadera sanación. “Porque es muy difícil olvidar, se puede perdonar y recibir el perdón, pero olvidar, nadie. Ni la víctima ni el victimario olvidarán el hecho, pero sí puede haber sanación”.

“Este tipo de encuentro también sirve para que muchas víctimas sean visibles, porque se habla de reparación psicológica, social, pero la económica no la vemos realmente. Sirven para que desde el territorio demos a conocer cómo hemos vivido o cómo estamos viviendo el conflicto. Desde nuestra comunidad en Las Gardenias, queremos apoyar al Centro Nacional de Memoria Histórica, mostrando cómo estamos viviendo y que ha sido el conflicto para nosotros”, terminó diciendo Vargas Córdoba,

CIFRAS DE VÍCTIMAS EN ATLÁNTICO ENTRE 1958 Y 2020

2.090 víctimas de asesinatos selectivos.

707 víctimas de desaparición forzada.

122 víctimas de masacres.