Regional


Obispo de Sincelejo rechaza hechos de violencia ocurridos en el San Jorge

Pide a las autoridades esclarecer estos, atender a las alertas tempranas y proteger la vida y honra de todos los ciudadanos.

EDITH QUIROZ

28 de octubre de 2020 03:08 PM

El obispo de la Diócesis de Sincelejo, monseñor José Clavijo Méndez, rechazó de manera contundente los recientes hechos de violencia ocurridos en el departamento de Sucre, como la masacre registrada en el municipio de San Marcos en donde fueron asesinadas 5 personas el sábado anterior.

A través de la página web de la Diócesis de Sincelejo, el Prelado dijo que es una tristeza muy grande que se estén dando otra vez estos hechos en este departamento.

Indicó que nada justifica matar a alguien, ni siquiera una guerra ni siquiera la defensa personal.

“El que atenta contra la vida está atentando contra algo que no le pertenece, la vida es de Dios y no lo digo solo para cristianos. No sé si los que hicieron esto son cristianos, supongo que no lo son. No sé si serán bautizados, pero, realmente, como cristiano y como líder del grupo de católicos, mayoritario en nuestra Diócesis, mi rechazo total y mis condolencias a los familiares, realmente hemos orado muchísimo por ustedes y hemos orado por el departamento de Sucre, para que no vuelvan a repetirse estos dolorosos hechos”, dijo Clavijo Méndez.

En el mismo mensaje, el Obispo manifiesta que, aunque ha habido alertas tempranas sobre el riesgo de hechos como los del San Jorge, puede haber una ineficiencia de las autoridades encargadas de agilizar estos procesos.

“Y cuando no hay esa diligencia para hacer las cosas, entonces las fuerzas oscuras aprovechan esa circunstancia para salir con sus objetivos, que, como son fuerzas oscuras, sus objetivos no son para nada buenos, pero hemos de tratar de evitar esto”, indicó.

Por ello, pidió a las autoridades esclarecer cuanto antes este hecho, atender a las alertas tempranas y hacer todo lo posible para cumplir las funciones del Estado, que son la protección de la vida y de la honra de todos los ciudadanos sin importar ni su condición social ni el partido político en el que estén.