Regional


Palenque enfrenta retos ambientales de trascendencia

Un grupo de jóvenes decidió apostarle al cuidado del arroyo y de la vegetación, pero especialmente a la disposición final de las basuras domiciliarias, un problema serio en esta población.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

23 de junio de 2021 12:00 AM

Detrás de la estatua de Benkos Biohó, en el palenque San Basilio, está la casa que funciona como cuartel general del grupo Kombilesa Mi, un conjunto musical que fusiona los aires palenqueros con la llamada música urbana, el rap, el soukus y dance hall, entre otras fusiones de naturaleza caribe y africana.

Allí, en medio de paredes cubiertas de letreros, afiches y cuartos llenos de instrumentos percutivos, permanece Andri Padilla Julio, apodado Afroneto, el director del grupo, quien advierte que las actividades de Kombilesa Mi suelen rebasar lo musical para adentrarse en lo social, empezando por el cuidado del medioambiente.

“Ese trabajo social —explica— está direccionado, por supuesto, a la comunidad, pero primordialmente a niños y jóvenes, de quienes no queremos que caigan en las drogas, pero sí que afiancen el sentido de pertenencia cuidando las riquezas naturales de su pueblo”.

Una de esas riquezas naturales es el arroyo de Palenque, que no solo ha proporcionado agua para todos los usos sino que también es el sitio de encuentro social de la comunidad. Allí, además de lavar ropa, se bañan y enteran de los mínimos acontecimientos y personajes de la población.

“El cuidado del arroyo tiene que ver con reducir a toda costa la extracción de arena y la tala indiscriminada de árboles, dos prácticas ancestrales que, en tiempos de los fundadores, sirvieron para muchas actividades de subsistencia, pero que en estos momentos son contraproducentes para la vitalidad misma del arroyo”, sostiene Padilla Julio, quien agrega que la socavación de las reservas de arena podrían hacer que el arroyo se seque muy rápido, ya que las aguas lluvias y las que bajan de las serranías pasarían muy rápido por Palenque al no encontrar obstáculos naturales que garanticen su permanencia en ese tramo.

“Similar peligro se presenta con la tala indiscriminada de árboles —prosigue—, otra actividad que no tiene mucho asidero en estos tiempos, pues ya el pueblo está dotado de gas natural domiciliario, lo que evita el cocinar con leñas; y la totalidad de las viviendas son de material. Tal vez se siguen talando árboles para llevarlos a las fincas, pero nosotros bregamos para que se conserven los que están en las riberas del arroyo”.

De acuerdo con el artista, el despojar de árboles las riberas del arroyo sería otro factor que impulsaría la sequedad, ya que las orillas se terminarían derrumbando y las aguas se regarían por todos lados, sobre todo en las temporadas de abundancia de lluvias.

No obstante lo anterior, considera que el problema ambiental que reclama urgente solución es la disposición final de las basuras.

“Esa preocupación radica en que el pueblo es visitado cada dos días por un motocarro que recoge basuras por calles, lo que no es suficiente. Después, esos desechos son llevados a un centro de acopio cerca del barrio Chopacho, pero con el compromiso de recogerlo dos días después, cosa que no siempre se cumple. Ahora la cantidad de basuras en el centro de acopio (que llaman la ‘Ptar’, por compartirse con una planta de tratamiento de aguas residuales) es cada vez más grande, y los vecinos se quejan de los malos olores y bichos. Lo otro es que algunos vecinos toman los solares baldíos y el arroyo como basureros”.

Segundo Cásseres Reyes, el inspector de Palenque y director de la Guardia Cimarrona, informa que el corregimiento cuenta con dos motocarros, los cuales llevan los desechos al centro de acopio para su posterior separación entre reutilizables e inservibles.

“Ese proceso comenzó con la pasada Alcaldía, pero a la presente se le presentó una dificultad para contratar con una empresa recolectora. En estos momentos el contrato está listo. Hace una semana tuvimos una reunión con la Secretaría de Planeación de Mahates, la empresa de aseo Bioger, la junta directiva del acueducto de Palenque, la Consejería de Servicios Públicos, la Guardia Cimarrona y la Inspección, donde llegamos a varios acuerdos:

Primero, la Alcaldía de Mahates y Bioger se comprometieron a llegar al centro de acopio para evacuar toda la basura.

Segundo, la Guardia Cimarrona seguirá recogiendo los desechos domiciliarios, los llevará al centro de acopio y apartará lo no aprovechable para que Bioger lo evacue”.

Entre los planes, según el inspector, también está la adecuación del centro de acopio con unas instalaciones dignas, donde la Guardia Cimarrona haga la reclasificación.

“La junta directiva del acueducto ya me notificó que si no se evacuan las basuras, el centro de acopio será cerrado”, advierte Cásseres Reyes.

El alcalde de Mahates, José Altahona Escorcia, señaló que está estudiando dos opciones: seguir utilizando el centro de acopio de Palenque y semanalmente enviar un camión; o incorporar el corregimiento a la recolección del municipio.

  NOTICIAS RECOMENDADAS