Regional


Policía de Bolívar le apuesta al buen trato con los ciudadanos

La campaña busca promover la sana convivencia, el buen trato y la resolución pacífica de conflictos.

REDACCIÓN REGIONAL

06 de septiembre de 2020 12:00 AM

El comandante de la Policía en el norte de Bolívar, coronel Tahir Rivera Suescún, informó que su institución viene adelantando una campaña de respeto mutuo entre sus agentes y la comunidad.

Explicó que la campaña busca promover la sana convivencia, el buen trato y la resolución pacífica de conflictos.

Añadió que a través de esta iniciativa se apunta a que tanto los policías como los ciudadanos sean garantes de derechos y que ambas partes puedan solucionar cualquier discrepancia en torno a un procedimiento, sin que se vulnere o afecte la integridad personal.

“Así mismo --continuó--, mediante esta campaña se está invitando a la ciudadanía a que se acerque a la Oficina de Atención Ciudadana, en cada unidad policial, con el fin de recibir orientación y asesoría sobre cómo presentar una denuncia relacionada con abuso de autoridad, permitiendo con esto que se adelanten las investigaciones disciplinarias pertinentes”.

Rivera Suescún aseguró que “la campaña también quiere que los bolivarenses reconozcan a la autoridad, que brinden un trato cortés a nuestros uniformados y que acaten sus órdenes. Pero también que nuestros policías sean amables con el ciudadano y que en el ejercicio de su deber no se incurra en acciones que vayan en contra de la dignidad humana y que se constituyan en extralimitación o abuso de autoridad”.

Manifestó que en esta nueva fase de la emergencia sanitaria, establecida por la pandemia, la Policía de Bolívar, en coordinación con las autoridades gubernamentales del orden departamental y municipal, estará desarrollando acciones preventivas y operativas en el marco del Aislamiento Selectivo.

Por esa razón pidió a las comunidades acompañar, respetar y acatar cada una de las disposiciones que se determinen para lograr un pronto retorno a la normalidad, evitando la propagación y rebrote de casos de COVID-19.

Agresiones

El comandante hizo saber que van más de 17 casos de violencia contra policías durante la emergencia sanitaria.

Los incidentes han sucedido en municipios y corregimientos, donde los agentes han tenido que hacer “uso legítimo de la fuerza” para que la comunidad respete el confinamiento.

En el municipio de San Estanislao se presentaron ataques contra la Fuerza Pública, en donde miembros de la comunidad hicieron caso omiso a las restricciones y se reunieron en sitios prohibidos para departir, lo que fue denunciado por ciudadanos, pero los infractores se molestaron y la emprendieron contra los efectivos y se desató una batalla campal con piedras, palos, armas cortopunzantes y caucheras.

Esta última le causó la pérdida de un ojo a un uniformado.

En el barrio El Carmen, del municipio El Carmen de Bolívar, un grupo de ciudadanos escuchaba música, ingería licor y protagonizó una riña en la vía pública.

La comunidad llamó a la Policía. Los uniformados intervinieron, a los infractores no les gustó y arremetieron contra de los policiales. Uno de los gendarmes resultó herido en la frente.

Se conoció que, durante la pandemia, seis policías han sido lesionados en riñas y con armas contundentes, cortopunzantes y de fuego, estas últimas sin los permisos debidos.

“En algunas poblaciones --sostuvo Rivera-- es común encontrar personas intolerantes, quienes a pesar de contar con pocos ingresos, paradójicamente se entregan al consumo de bebidas alcohólicas y en algunos casos de estupefacientes, generando escenarios de conflicto en el interior de estas comunidades vulnerables y en sus propios hogares, en medio del periodo de aislamiento preventivo obligatorio ordenado por el Gobierno nacional y autoridades distritales”.

En el primer trimestre de 2020, señaló el oficial, 12 personas fueron capturadas por violencia contra servidor público.

En promedio, en los municipios y corregimientos de Bolívar se registran tres casos diarios de agresiones contra policías, lo que obliga a los uniformados a desplegar protocolos de uso legítimo de la fuerza de manera reiterada.

“Diariamente se registran, en promedio, dos asonadas contra policías, afectando su integridad o vehículos y motos institucionales e instalaciones policiales, por lo cual se dispone de manera permanente con más de un centenar de policías para la contención de estos enfrentamientos”, indicó.