Regional


Preocupación en Turbaco por aumento de contagios

Según la Secretaría de Salud, en las últimas seis semanas se han registrado las cifras más altas de contagios en lo que va de la pandemia. La causa es la indisciplina social de los fines de semana.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

29 de junio de 2021 12:00 AM

El secretario de Salud del municipio de Turbaco, norte de Bolívar, Vitorio Marrugo González, dijo estar preocupado porque los contagios por COVID-19 están alcanzando niveles desmesurados, en comparación con otras poblaciones del norte de Bolívar.

Agregó que esta tendencia al alza se viene evidenciando desde hace seis semanas, en las que el nivel de afectación es de cien infectados semanales.

“Para que tengamos una idea del asunto —explicó, el pico más alto que teníamos en Turbaco fue en julio del año pasado, cuando se registraron 108 infectados, cosa que en su momento nos tenía bastante preocupados, porque era mucha la gente infectada”.

Después de esa cifra, según el funcionario, los contagios comenzaron a bajar y se mantuvieron en unos niveles controlables, pero a finales de 2020 empezó nuevamente a subir la curva, hasta tal punto que, en la primera semana de enero, se dieron 111 contagiados en ese período.

“Lo que observamos —continuó— es que empezó nuevamente a caer la curva y alcanzó unos niveles bajos. Ahora, en mayo de este año, de nuevo se subió la curva, pero recordemos que, durante el segundo pico, fueron 111 contagiados en una semana”.

De acuerdo con Marrugo González, en las últimas seis semanas todas las cifras han estado por encima de 111. Hace seis semanas hubo 133 contagios, después bajó a 119 y subió a 219, que es el pico más alto que ha tenido la población hasta ese momento.

“Después —sostuvo— bajamos a 148 y a 123. Durante los días martes, miércoles, jueves y viernes de la semana pasada llevamos 133 contagios. Si continuamos con ese promedio, llegaremos a 233, superando todos los contagios más altos”.

Al respecto, resaltó que el municipio lleva seis semanas superando los picos anteriores.

“Es decir, hemos tenido un pico sostenido, que es muy grave, amén de que hay una desobediencia social en el pueblo, porque la gente no acata las medidas que dicta la administración”.

Actualmente, la Alcaldía de Turbaco ha impuesto toques de queda, ley seca, y pico y cédula, que no son respetados por la mayoría de pobladores.

“Si nos vamos a un barrio cualquiera, encontraremos personas tomando licor, en sus viviendas o en negocios, sin guardar las medidas de bioseguridad. Y si entramos a las cantinas y discotecas, es lo mismo. Después vienen los colapsos en los centros de salud y las quejas de los contagiados que no encuentran la atención inmediata, porque los médicos no dan abasto”, contó el funcionario.

Comentó que, de parte de la Policía, están siendo insuficientes las sanciones y los cierres de los establecimientos que violan las medidas, “pero no es cuestión de represión, porque no podemos ponerle un policía a cada ciudadano. Es cuestión de tener conciencia ciudadana. Este desorden no solo ocurre en el casco municipal, pues sabemos que en los corregimientos también se da la indisciplina los fines de semana. Parece que la gente ya le perdió el miedo al COVID-19”.