Regional


Preocupación por erosión de arroyo en San Juan

Se trata del arroyo Catalina, que atraviesa gran parte del pueblo y ya ha derribado varias casas.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

30 de noviembre de 2020 06:43 AM

Los habitantes de más de veinte barrios del municipio de San Juan Nepomuceno, dijeron estar preocupados por la acción del arroyo Catalina, que atraviesa gran parte del pueblo.

Explicaron que, en los últimos años, este cuerpo de agua, además de haberse convertido en un basurero a cielo abierto, ha venido socavando sus propias riberas, desde las cuales se han desplomado casas y otras están en peligro de colapsar.

Gran parte del arroyo atraviesa por el barrio Chile, precisamente en cercanías del sector El Centro, donde también hay un puente vehicular, cuyas bases, según el parecer de la comunidad, podrían estarse desgastando con el poder de las corrientes cuando se precipitan varios aguaceros seguidos.

Contaron que, sin embargo, los barrios que más sufren las agresiones del arroyo son los de la parte baja del municipio, debido a que cuando se crece se le unen los arroyos El Rastro y El Salvador, “que también están siendo tomados como basureros por algunas de las comunidades que los rodean”, dijeron residentes de la zona, quienes pidieron las reservas de sus nombres”.

El arroyo Catalina comienza su avanzada desde la cadena de montañas que circundan a San Juan Nepomuceno y atraviesa los barrios El Progreso, Chile, Barranquillita, Barrio Abajo y parte del barrio La Bodega.

“En todos esos sectores se ven estragos del paso de las aguas en cada invierno, durante los cuales las corrientes han arrasado las riberas y algunas casas han tenido que ser demolidas, para evitar que ocurra una tragedia”, comentaron los habitantes.

Asimismo, añadieron que, aparte de las basuras que dificultan el libre tránsito de las aguas, en años anteriores la gente se fue acostumbrando a levantar viviendas en las márgenes del arroyo, sin dejar ningún espacio que mantuviera firme el cauce, “y ninguna de las administraciones municipales de esas épocas le pusieron freno a esa situación. Ahora el problema es más complejo y más costoso de solucionar”.

Otros residentes dicen recordar que la Alcaldía ha organizado cualquier cantidad de campañas, en pos de que las comunidades no tomen los arroyos como basureros y que, mucho menos, levanten viviendas en sus márgenes. Pero esos esfuerzos, evidentemente, han sido infructuosos.

“Lo que también sucede –agregaron— es que en este pueblo también hay muchas personas que se rebuscan como carromuleros. La gente las contrata para que boten restos de podas o escombros, pero lo único que se les ocurre, para deshacerse de esa basura, es tirarla a los arroyos”.

Al respecto, el alcalde de San Juan Nepomuceno, Wilfrido Romero Vergara, aseguró que su despacho ha venido dialogando con la Corporación Regional del Canal del Dique (Cardique) y con la Secretaría de Planeación Municipal, de lo cual se estableció que la canalización y mantenimiento del arroyo ya Catalina fue adjudicada.

“Solo estamos esperando –añadió—que nos informen cuál fue la empresa que quedó con esa adjudicación, para establecer cuándo se iniciarían los trabajos, que consisten en canalización y protección de los puntos críticos, donde se construirán muros o gaviones”.

Se refirió a los arroyos El Rastro y El Salvador, que, a su vez, alimentan el Arroyo Grande, localizado en la parte baja del pueblo, “donde ya hicimos una gran canalización a comienzos de este año. A ese punto llega el arroyo Catalina. Cuando se daba una gran ola invernal, los tres cuerpos de agua producían un represamiento que inundaba los sectores El Ojito, Huapango, La Bodega y Armero. Pero con los trabajos que hicimos, se eliminaron los desbordamientos durante la ola invernal de este año”.

En cuanto al arroyo El Salvador, indicó que “acabamos de firmar proyectos de acuerdo con la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos, porque trabajaremos desde el barrio El Cerrito, en la parte alta, por encima de La Variante, hasta el sector La Bodega, donde el arroyo se une con El Rastro”.

Sostuvo que “este es un trabajo que incluye ampliación, canalización y construcción de barreras protectoras durante todo el trayecto del arroyo. De hecho, ya habíamos hecho un trabajo con Cardique en ese punto, exactamente entre los sectores San José y El Centro, en donde se logró el diseño de un puente con gaviones, para que no se repita la gran inundación de hace cuatro años”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS