Regional


Preocupación por una grieta en la muralla de Calamar

La estructura es una especie de muro de contención construido a orillas del Canal del Dique. Los dueños de locales comerciales y los vendedores piden intervención urgente antes de que haya una emergencia.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

13 de mayo de 2020 12:00 AM

Desde 2010, cuando se desbordó el Canal del Dique e inundó gran parte de Calamar, debido al Fenómeno del Niño, sus habitantes no se asustaron tanto como ahora, cuando la muralla que protege al municipio comenzó a romperse.

Se trata de una crisis que debería atenderse antes de que el agua debilite la tierra y se caiga la estructura de concreto.

Los comerciantes y vendedores localizados en la plaza de mercado piden una intervención urgente, porque un desenlace negativo los dejaría en malas condiciones y no sabrían cuándo recuperarse.

Se supo que el sector conocido como Coolechera, donde llega la producción de queso de la zona rural, también se está socavando. El temor consiste en que allí hay escalera en concreto que, en cualquier momento, podría desmoronarse.

Alejandro Arrázola Sagbini, el alcalde, dijo estar preocupado porque al Mercado y a Coolechera diariamente arriban mucho público.

Explicó que la grieta tiene unos 40 metros de largo y dos metros de ancho, lo que ya puso en conocimiento de las autoridades departamentales. “Tenemos miedo de que se vaya a caer la muralla y se genere un inundación”, añadió.

Resaltó que lo más grave es que la grieta se encuentra a unos 150 metros de distancia del Dique, y se cree que la intervención de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo sería una solución, pero también notificó a la Gobernación de Bolívar, para que brinde el apoyo pertinente, ya que la amenaza es de seria consideración.

Aclaró que, hasta el momento, no enviado ninguna información en la zona, ya que hasta hace pocos días se enteró por información de la comunidad.

“Una vez nos enteramos, ordenamos la apropiación de unos recursos del nivel municipal, con el fin de apoyar alguna obra, ya que la Alcaldía no cuenta con el dinero necesario para grandes trabajos”, sostuvo.

Comentó que se está haciendo un monitoreo permanente a través de la Secretaría de Planeación, a la vez que se elaboró un informe para que las entidades involucradas conozcan la situación.

Por su partes, Ariel Zambrano, director de la Oficina de Gestión de Riesgos de Bolívar, informó que su despacho ya envió una serie de recomendaciones a la Alcaldía de Calamar, en el sentido de activar todos los protocolos de respuesta, pero al mismo tiempo deben activarse los fondos territoriales y municipales de gestión de riesgos, que tienen las herramientas para enfrentar esta situación.

Recalcó que entre las funciones que tiene la “Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena)”, está la protección de los territorios y puertos fluviales, “lo que significa que esa entidad tiene la responsabilidad de activar sus protocolos”, manifestó.

Anunció que su despacho, no obstante, hará las evaluaciones para entregar recomendaciones, “por lo cual, con la Secretaría de Infraestructura, haremos los levantamientos, teniendo en cuenta que se avecina la temporada de lluvias”.