Selección Sucre de boxeo 1993, los mejores en el anonimato

24 de mayo de 2020 03:20 PM
Selección Sucre de boxeo 1993, los mejores en el anonimato
Glorias del deporte sucreño que actualmente viven en el anonimato.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Eran otros tiempos. El pundonor deportivo estaba en su máxima expresión y los atletas nacían casi de manera espontánea.

Corría el año 1993 y en Sucre trabajaban no muchos clubes de boxeo. Uno de esos laboratorios de pugilistas se llamaba “San Vicente”, el cual estaba ubicado en Sincelejo y lo manejaba el reconocido entrenador y motivador Manuel Vargas (Q.E.P.D).

Otra de estas canteras era el Club John Bill, con casa en San Onofre, tierra de la cual brotaban valientes pegadores que no pedían nada, ni un par de vendas, sin embargo, lo daban todo en el gimnasio y en el ring. Su único orgullo era vestirse de verde y blanco y su firme meta: ser campeones.

En ese entonces, el club sanonofrino tenía como presidente a Amaury Moguea y su vicepresidente era Edgar Benito Revollo, quien luego se convirtió en político y llegó a ser diputado y alcalde. El instructor de la legendaria escuela era Daniel Alviz, quien recién llegado al municipio costero se instaló en el gimnasio “John Bill” y se apoderó del campo de “Palito”, en donde se celebran las fiestas en corralejas.

En ese polvoriento “peladero” de terreno irregular y mil huecos por cada metro cuadrado, el entrenador creo una pista atlética casi imaginaria para hacer trabajos de repeticiones con los jóvenes aspirantes a ser boxeadores.

Venían al gimnasio cargando solamente ganas e ilusiones y alcanzaban a tener una inmensa confianza en su entrenador, era impresionante como creían en mí y yo en ellos”, cuenta Alviz, quien de su sueldo sacaba y les compraba ropa, pues eran tan pobres que no tenían que ponerse.

De este proceso llevado con mucha entrega también por parte del inquieto instructor, surgieron boxeadores como: Dayro Esalas, Marcos Verbel, Remberto Bello, mientras que en el club sincelejano se formó Luis Vergara, oriundo de Sincé.

Como anécdota se cuenta que cuando armaban la Selección Sucre de ese año, en una primera pelea de eliminación interna, Esalas venció a Vergara y este último, al regresar a Sincelejo, dijo haber sido despojado del triunfo. Entonces, el profesor Alviz le comentó a su pupilo, surgiendo así una gigantesca rivalidad deportiva, la cual posteriormente dio como resultado uno de los nocaut más fuertes de la historia del pugilismo mariscal.

En la siguiente y última pelea de eliminación, Esalas noqueó a Vergara. El entrenador pensó que lo había matado y no fue a felicitar a su boxeador, corrió hacia el pegador abatido, le quitó el protector de la boca para que respirara mejor, el deportista estaba inconsciente, luego reaccionó, pero no sabía lo que había pasado.

Faltando pocos días para la competencia, Dayro Esalas se desesperó por la estricta dieta y abandonó la residencia de San Onofre en donde el seleccionado hacía la concentración, pero los entrenadores Alviz y Vargas lo fueron a buscar al corregimiento “La Lucha”, le dijeron que lo subirían de 54 kilogramos a 57 y lo convencieron de regresar.

Nacía entonces la Selección Sucre de Boxeo que a finales de septiembre de dicho año, iría a la edición número 42 del Campeonato Nacional de Mayores, que se desarrolló en la ciudad de Jamundí (Valle).

El contingente departamental tuvo como delegado a Revollo, mientras que Vargas y Alviz estuvieron en las esquinas del elenco mariscal que al final produjo dos medallas de oro y cuatro bronces, quedando subcampeón nacional.

Este equipo estuvo integrado por Marcos Verbel, medalla de bronce en 48 kilos; Luis Vergara, bronce en 54 kilos; Dayro Esalas, oro en 57 kilos; Celso Ortega, bronce en 60 kilos; Remberto Bello, oro en 63 Kilos y John Altamiranda (Q.E.P.D), bronce en 91 kilos.

De esta camada, Esalas y Bello fueron llamados a la Selección Colombia, así como Verbel, quien pese a obtener bronce, el seleccionador nacional, el cubano Adrián Núñez, vio en él un gran boxeador y lo subió a 54 kilogramos, aprovechando su estatura de 1.72.

Esalas, Verbel y Bello se encarrilaron en el ciclo olímpico y los dos primeros llegaron a los Juegos de Atlanta 1996, orientados por los profesores Amado Guerra y José De La Cruz Zúñiga. Mientras tanto, su forjador Alviz Rodríguez, recibió como premio una promesa de integrar el cuerpo técnico de la Selección Colombia, la cual no se cumplió. (Las eliminatorias para dicho seleccionado de Sucre no fueron amigables con otros pugilistas de Alviz Rodríguez, como Ariel Herrera (Q.E.P.D), toludeño que a la postre sería también Selección Colombia).

Con excepción de John Altamiranda, quien falleció, los boxeadores de la Selección Sucre de Mayores del año 1993 están hoy sobreviviendo entre el olvido, que pese a su incondicional entrega, los golpea contundentemente y los mantiene en la lona sin recibir merecidos y dignos reconocimientos, no de papel, ni de plástico, sino empleos como auxiliares de entrenamiento o impulsadores de nuevas figuras en tierras de boxeadores como San Onofre; mano de obra que están dispuestos a ofrecer con aquel mismo pundonor.

Así como alcanzaron la cresta de la fama, pues eran renombrados en el ámbito del deporte sucreño como dioses de gloria, los desecharon hasta arrojarlos casi al anonimato, pero son dignos guerreros que merecen el apoyo del Inder-Sucre y los institutos de deportes de sus municipios”, remató Alviz Rodríguez.

Hasta la fecha, son cinco los boxeadores sucreños que han llegado a los Juegos Olímpicos. Ellos son: Jorge Eliécer Julio (medalla de bronce en Seúl 1988), Carlos Támara (Atenas 2004), Dayro Esalas (Atlanta 1996), Marcos Verbel (Atlanta 1996) y Deivis Julio Blanco (Pekín 2008), los tres últimos entrenados por Alviz Rodríguez.

En Bolívar existen en iguales condiciones viejas glorias del pugilismo que lo entregaron todo y aún no han recibido nada, ni por agradecimiento o retribución a sus esfuerzos, ellos son: Kermin Guardia, “Cuchilla” Geles, Óscar León, “Ñato” Berrío y Daniel Reyes, entre otros.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS