Regional


Sin pistas sobre el paradero de abogado secuestrado en Montería

La Fuerza Aérea, Armada, Policía y Ejército se sumaron a la búsqueda.

Cuatro días lleva secuestrado el abogado Juan Carlos Borja Valdez, sin que hasta el momento las autoridades hayan ubicado su paradero. En Montería se desplegó un fuerte operativo en el que participan la Fuerza Aérea, Armada, Ejército y Policía con el fin de liberarlo.

El profesional de 27 años, quien fue plagiado por un grupo de cinco hombres fuertemente armados, que incursionaron en su residencia en la vereda Aguas Negras, al norte de la capital cordobesa, se habría comunicado con su familia para decirles que estaba bien. Sin embargo, esta información no ha sido confirmada por las autoridades.

El alcalde de la ciudad, Carlos Ordosgoitia Sanin, junto al Secretario de Gobierno de Montería, Gabriel Moreno Guerrero, hacen seguimiento a las investigaciones que adelanta la Policía Metropolitana, a través del Gaula y la Sijín, sobre el caso de secuestro simple y se reunieron con sus familiares con el fin de lograr información más detallada sobre lo ocurrido el pasado jueves en horas de la mañana.

La instrucción del mandatario a la fuerza pública fue sumar todos los esfuerzos y hacer lo necesario para lograr identificar a los responsables de este hecho, que fue rechazado por las autoridades, y lograr que el joven regrese sano y salvo con su familia.

Desde la Brigada 11 se desplegaron puestos de control en el corregimiento El Sabanal, sector norte de Montería y margen izquierda del río Sinú. Así mismo, en los municipios de Cereté, San Pelayo, Planeta Rica, Pueblo Nuevo y Puerto Escondido y se realiza coordinación con Armada Nacional, puestos de control en los municipios de Moñitos y Lorica, mientras que el comando aéreo de combate número tres sobrevuela el área rural de los municipios de Ciénaga de Oro, San Carlos, Cereté y San Pelayo.

Por información que conduzca al paradero de Borja Valdez, la Alcaldía de Montería ofreció una recompensa de hasta 20 millones de pesos, pero hasta el momento no han recibido datos que puedan garantizar la ubicación de su paradero.

Desde que se conoció el secuestro, el comandante de la Policía Metropolitana de Montería, coronel Wilson Montenegro, y el comandante de la Brigada 11 del Ejército Nacional, coronel Juan José Guzmán Ramírez, se encuentran al frente del caso y han desplegado un operativo especial en una zona denominada ‘Triángulo de la Muerte’, región comprendida por los corregimientos de Campo Alegre, Arenoso, Marañonal, en Planeta Rica, y el corregimiento de San Francisco del Rayo en Montelíbano.

No han pedido dinero

Las autoridades confirmaron que hasta el momento no han llamado a hacer ningún tipo de exigencia económica a sus familiares, razón por la cual tipifican el hecho como un secuestro simple.

También investigan si el hecho pudo ser cometido por una banda de delincuentes comunes, que tendrían contactos con grupos al margen de la ley, pero esto es solo otra de las hipótesis que estudian las autoridades.

Se indicó que el abogado viajaba con frecuencia hacia la zona de Urabá y del Chocó, donde su padre es propietario de una mina de oro y también tenía negocios, al parecer de parqueaderos, en la ciudad.

Algunas informaciones oficiales señalan que el año pasado, su padre fue secuestrado en el Chocó por el Ejército de Liberación Nacional, ELN, pero a los pocos días fue liberado.

Las hermanas del plagiado están en Montería recibiendo notificación por parte de las autoridades, en torno a los operativos, mientras que los padres se encuentran en el Chocó, también al frente de la situación.

Secuestros en Montería

Desde hace tres años no se registraba un secuestro en Montería y con el plagio del abogado se reactiva una práctica que estaba controlada en esta sección del país. Ese hecho ha generado la preocupación por parte de las autoridades.

Como se recordará, en el año 2010 fueron retenidos dos menores de edad, en el sector de la margen izquierda, pero se realizaron las capturas de los plagiarios y se logró la liberación de los mismos.

El segundo hecho se registró en el año 2016 cuando una menor fue raptada del Hospital San Jerónimo de Montería. En esta oportunidad, las autoridades capturaron a la responsable en el barrio El Recuerdo.

El último secuestro se había presentado en el 2017, cuando nuevamente fue raptada una menor del Hospital San Jerónimo de Montería, pero se logró capturar a los responsables cuando se movilizaban en un taxi hacia el municipio de Chinú.

TEMAS