Sucre


ANT otorga permiso a campesinos de San Benito para usar playón

Los baldíos son cedidos en calidad de préstamo a los campesinos sin tierra, para que puedan explotarlos.

EDITH QUIROZ

11 de marzo de 2020 06:10 PM

A partir de hoy y durante 10 años, 17 familias campesinas del municipio de San Benito Abad, podrán hacer uso del playón comunal Caño Palomo, mediante permiso otorgado a través de la Agencia Nacional de Tierras (ANT).

Campo Elías Vega Rocha, subdirector de Tierras de la Nación, de la ANT, presidió la entrega del reglamento de uso y manejo del Playón Comunal, para que las familias puedan explotarlo y conservarlo.

“A partir de ahora, las 17 familias campesinas podrán hacer uso del playón para generar su sustento y deberán cumplir las condiciones contempladas en el manual de uso y manejo entregado por la Agencia, que busca la conservación de estas zonas inundables”, dijo Vega Rocha.

Según la Agencia Nacional de Tierras, esta es otra de las vías habilitadas por el Estado colombiano para favorecer el acceso a la tierra a las familias campesinas.

Lo anterior, cumple un doble propósito, el primero, es otorgar el derecho a familias campesinas a trabajar la tierra a través de cultivos de pancoger como maíz, fríjol, yuca, plátano y todos aquellos que se dan en menos de un año, que no son de raíces profundas y no dañen el suelo, y el segundo, es que, en contraprestación, ellos deberán trabajar en su conservación y recuperación.

El campesino Hernando Manuel Benítez, expresó su complacencia y dijo que esperaban hace 33 años que les entregaran estas tierras para poder trabajarlas y mejorar sus condiciones de vida.

Entre las restricciones de uso del playón, las familias no podrán construir obras civiles o realizar actos que impidan el acceso como cercarlo; cumplir con las regulaciones sobre conservación, preservación, uso y manejo del medio ambiente y de los recursos naturales renovables; acoger las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y Piscícolas (BPP) expuestas en el reglamento, entre otras.

Los playones que pertenecen a la Nación, por su condición de cuerpos de agua, no pueden ser adjudicados a título propio, pero, sí, cedidos, basados en el Acuerdo 058 de 2018, que habilita a la ANT para administrar estos baldíos inadjudicables, en beneficio de la economía de las familias campesinas.