Regional


Trabajadores de Uniautónoma harán plantón este martes

Lo harán desde las 8:00 de la mañana frente a la institución educativa y se han declarado en asamblea permanente.

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

10 de agosto de 2020 08:16 PM

Los afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma del Caribe, Sintrauac, anunciaron para este martes 11 de agosto un plantón por parte sus los familiares en frente de la institución como protesta por las medidas que ha tomado en los últimos días el nuevo rector del Alma Mater.

En un comunicado enviado a este medio manifestaron que en asamblea general de afiliados de Sintrauac desde el viernes 7 agosto de 2020, “declararnos en Asamblea Permanente Indefinida a partir del martes 11 de agosto de 2020”.

“Convocar a un plantón por las familias de la Universidad Autónoma del Caribe, el día martes 11 de agosto de 2020 a las 8:00 a.m.”, agrega.

Seguidamente anota que “informamos a todos los trabajadores que la organización sindical Sintrauac ya notificó a la Secretaría de Gobierno y a la alcaldía distrital de Barranquilla del pleno ejercicio del derecho constitucional a la protesta para que la defensoría del pueblo y la policía nacional realicen el acompañamiento sobre La realización del platón del 11 de agosto de 2020; y ese mismo día haremos entrega de elementos de bioseguridad”.

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

EL siguiente es el comunicado dado a conocer este lunes por los trabajadores de la Universidad Autónoma del Caribe:

“PLANTÓN FAMILIAR POR ATENTADO LABORAL EN LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL CARIBE

La Organización Sindical SINTRAUAC, denuncia ante la opinión pública que el actual Rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Mauricio Molinares Cañavera, suspendió los contratos de más de 200 trabajadores que estaban vinculados a la institución con un contrato laboral a término indefinido; y en días pasados desvinculó aproximadamente a 300 catedráticos del Alma Mater.

Miente el Rector Mauricio Molinares ante la opinión pública cuando intenta justificar la masacre laboral sin precedentes en la institución, dando versiones a la prensa que no corresponden a la realidad, y siendo un tirano que quiere hacerse ver como el salvador del Alma Mater, manipulando las conciencias de la comunidad con propagandas mediáticas emocionales como en otrora, estrategia ya conocida por la Comunidad Universitaria.

Las mentiras del señor Molinares se fundamentan en las suspensiones de contrato de personal que no se encontraban realizando labores desde casa; lo cual es ¡FALSO! dado que la gran mayoría de personas que fueron suspendidas tenían labores desde casa, y en el caso de los docentes suspendidos a la fecha tenían cargas académicas asignadas.

De igual manera, suspendió contratos a directivos sindicales, lo cual viola las normas convencionales y laborales incurriendo en una conducta de tipo penal, al tenor del artículo 200 del CST, al constituirse tal acto como la violación al derecho de asociación, atacando directamente a los trabajadores organizados y a sus líderes. Asimismo, también incluyó dentro de las suspensiones a personal incapacitado, siendo esto una canallada con aquellas personas que están soportando una enfermedad y que se ven afectadas sin recibir manutención.

El señor Mauricio Molinares llegó hace un mes a la Uniautónoma y decidió contratar una NÓMINA suntuosa e innecesaria que vale más de 1.000 millones de pesos al año, mientras decide suspender los contratos de más de 200 personas de forma indefinida, lo cual en la práctica se constituye en un despido colectivo al no tener fecha de caducidad dicha suspensión, amparándose en la crisis por cuenta del Covid-19, para llevar a cabo un plan macabro de despidos colectivos agenciado por el actual consejo superior.

SINTRAUAC conoció a través de la versión de algunos trabajadores que la Universidad por error montó un video de reunión del consejo superior del 17 de julio de 2020, en la cual establecían una estrategia para despidos colectivos bajo la asesoría de JULIO DIAZ DAZA, un plan de contratos por transacción y una política de implementación de retiro voluntario. El sindicato conoció que desde el consejo superior y el actual rector fraguaron la suspensión de contratos y la presunta gradualidad para establecer despidos colectivos.

Todo lo anterior, con la pretensión de gobernar acomodando las actuales circunstancias a sus intereses personales y posesionar una nueva planta de personal.

Adicionalmente, los trabajadores cuyo contrato les fue suspendido en su gran mayoría ganan un salario mínimo, con lo que la actual administración le apuesta a realizar ahorros con las personas más vulnerables, atacando el mínimo vital y la calidad de vida del trabajador y de sus familias que hoy se encuentran en zozobra al no saber cómo harán para comer y asumir de manera indefinida dicha circunstancia, y peor aún, en esta coyuntura de no poder conseguir trabajo para tener una vida digna.

Con esta acción el rector Mauricio Molinares, no sólo ataca al trabajador sino a todo su núcleo familiar, son familias enteras que no van a tener que comer, son niños que no van a tener sustento y madres cabezas de familia que no van a poder solventar la situación para sus familias ni tendrán para proveerles de un techo digno a sus hijos, pagar servicios públicos y sus deudas básicas. Son 500 familias desamparadas por el estado que impávido permite el hambre de esta comunidad.

Hacemos un llamado al ministro del trabajo Ángel Custodio Cabrera, para que se encargue de esta crisis humanitaria, que podría solucionarse de manera concertada teniendo en cuenta lo siguientes aspectos:

1 El señor Mauricio Molinares contrató 6 personas en el mes de JULIO de 2020, las cuales no son necesarias para el funcionamiento de la institución; estas contrataciones suman aproximadamente mil millones de pesos al año, causando con ello un detrimento a las finanzas de la Universidad.

2 Desde que el Ministerio de Educación Nacional determinó las medidas preventivas a la Universidad en el año 2018, durante la intervención la ministra efectuó nombramientos con altos costos para la Universidad, y dichos rectores puestos por el MEN generaron un aumento en el gasto de personal administrativo.

3 El aumento del gasto de personal administrativo del punto anterior se incrementó del año 2018 al año 2019 en $5.367.424.000.

4 El rector gana más de treinta millones de pesos mensuales, con lo cual se alimentarían al menos 20 familias por lo que debería ajustarse su salario a la realidad económica de la Universidad.

5 Altos directivos de la institución ganan altos salarios.

Por lo anterior, consideramos que el ahorro que tanto pregona el Rector debería salir de la nómina impuesta por los rectores nombrados por el MEN, y la actual nueva nómina; la reducción de salarios suntuosos que oscilan entre más de 10 y 20 millones de pesos a personal administrativo innecesario; adicionalmente, el recorte de contratos exagerados que tienen a la Universidad con un doble departamento de marketing, y la austeridad del gasto administrativo en general, obteniendo un ahorro al año fácilmente de nueve mil millones de pesos; sin perjudicar a los trabajadores más vulnerables y sus familias.

Finalmente, la política implementada por el nuevo rector Molinares plantea una crisis humanitaria y un verdadero “conflicto” al interior de la Universidad; su falta de diálogo, comunicación y la forma atropellada en que toma malas decisiones, que van en contravía a las necesidades de esta comunidad, afectan directamente la vida del alma mater.

La determinación de la suspensión de contratos que en la práctica son despidos, es una política inhumana, y de atentado a la vida, verdaderamente injusto e inequitativo, debido a que los trabajadores antiguos fueron quienes pagaron el precio de soportar las crisis que desfalcó la Universidad, cuando se les debían 5 meses de salario.

Invitamos a esta comunidad a ser fuertes ante los atropellos de esta nueva administración, y a manifestarse sin miedo, porque “La verdadera tragedia de un pueblo no consiste en el grito de un gobierno autoritario, sino en el silencio de la gente”. Por tanto, la organización sindical está presta a respaldar y defender los derechos laborales y humanos con un compromiso inalienable con los trabajadores y la institución dado que “el trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la especial protección del estado” tal y como se indica en el artículo 25 de la Constitución Política.

Por todo lo anterior ... exigimos de manera inmediata una mesa de diálogo para establecer financieramente un ahorro justo y equitativo que solvente la crisis.

Que se reintegre a todo el personal que se le suspendieron los contratos.

Que las personas suspendidas sean el personal administrativo nombrado por las rectoras que impuso el MEN.

Que el rector se reduzca el salario a 15 millones de pesos como ejemplo de colaboración para superar la crisis.

Que altos directivo se reduzca el salario a un 50%.

Cesen las contrataciones arbitrarias y las mentiras por parte del Rector Mauricio Molinares Cañavera.

Que los contratos innecesarios de servicios sean suspendidos. De no darse nuestras exigencias”.

TEMAS