Regional


Una militancia feminista aflora en Sucre con Patapelá

La misión de este ejercito es derrotar el fundamentalismo que observan en el Estado, la religión, la política y las expresiones folclóricas machistas.

EDITH QUIROZ

29 de mayo de 2020 01:07 PM

Permanentemente, sobre todo cuando hay silencio, se escuchan pequeñas voces salir del suelo sucreño. Son tenues, casi imperceptibles, no son lloros, ni lamentos, es más, se sienten muy feroces. No son soldados hombres, son mujeres que se enfilan y lanzan sus primeros gritos de guerra.

Es un ejercito por aflorar que ha tomado desde las profundidades de la tierra la grieta de las artes como canal para salir a la superficie y derrotar al patriarcado.

Es una multitudinaria tropa de diez mujeres, aveces más, aveces menos, que se hacen llamar Patapelá, una agrupación musical defensora del bullerengue, la cumbia y la gaita.

Fuera de cualquier emergencia sanitaria mundial que se les atraviese, por las noches, sobre todo en fines de semana, emergen y se les escucha cantar en bares, recitales y eventos sociales. Están afinando sus voces para subir al exterior una última vez, atacar y derribar todos esos imaginarios y prejuicios sobre la mujer.

Normalmente, se reúnen dos veces a la semana para ensayar sus cantos y funcionan además como grupo de apoyo, pues tratan sus problemas personales internamente y hacen memoria histórica de la violencia que les tocó sufrir, así como de las amenazas ambientales de sus entornos, temas que casi siempre se convierten en canciones.

Han estado en varios eventos importantes del departamento de Sucre, tales como el Tercer Festival de la Reconciliación y la Paz de San Onofre, el Festival del Ajonjolí de Ovejas, en donde el año pasado ocuparon el segundo lugar en la modalidad de Canción Inédita, y el Foro Sobre el Agua y Propuestas Ambientales de Toluviejo.

Pero su misión real no es divertir, es derrotar el fundamentalismo que observan en el Estado, la religión, la política y las expresiones folclóricas machistas, las cuales atropella constantemente a las mujeres con la complicidad del mundo.

Son diversas, es decir, cada una tiene su carrera o disciplina, pero las une la música y el ser mujeres es su única arma.

Poseen un enfoque de género y tienen las puertas abiertas a las chicas lesbianas, bisexuales y trans que se quieran unir a la lucha contra ese silencio dispuesto a aceptar lo establecido, los prejuicios, las desigualdades y los abusos, el cual no quieren heredar más.

Las voces de estas guerreras sucreñas apenas surgen desde el vientre de la tierra mariscal, pero al mismo tiempo es respaldado por un fuerte debate feminista que se ha levantado ganando grande espacios y negándose a parar a nivel orbital.

Patapelá nació hace un año a partir de una idea de mujeres de Corozal, Montes de María, Puerto Viejo, Chalán, Colosó y Sincelejo, pero quiere proyectarse más, por eso tiene entre sus objetivos conformar la primera red de creadoras feministas de arte y la cultura, con la ilusión de que artistas femeninas de todos los 26 municipios de Sucre, se unan.

En la primera y única fila que tiene este ejercito, están Ana Díaz, Yeraldin Peralta, Lorena Otero, Mileidys Blanco, Silvana Hernández, Chiro Castellanos, Darling Cuesta, Pad Muñoz, María Andrea Otero, Antonina Catalán, Ángela González, Tati Tambó y Jessi Correa.

Con todo y pandemia, actualmente a las chicas de Patapelá se le ve trabajando muy contentas, pues viven el mejor momento que han tenido desde su creación.

El pasado 12 de marzo, cuando transcurría el penúltimo jueves sin cuarentena, a las 10:34 de la mañana Ana empezó a tener un buen presentimiento, entonces revisó el correo de la agrupación musical.

Hizo clic bien arriba en la bandeja de entrada y se abrió un mensaje del Fondo Lunaria, este anunciaba que la propuesta de la agrupación feminista, de la cual ella es directora, había sido escogida como una de las diez ganadoras del concurso nacional Con Mis Derechos no te Metas, Mujeres Jóvenes Construyendo un País sin Fundamentalismos.

Ana, quien además es una de las intérpretes de la agrupación, hizo un “screen” y lo pegó en el grupo de WhatsApp de Patapelá, entonces las otras integrantes de la agrupación musical también se enteraron de la buena nueva.

Todas saltaron de alegría y quedaron a solo un paso de hacer realidad un proyecto que han dirigido a mujeres artistas del territorio sucreño para la construcción de una obra musical y otra audiovisual, en clave feminista, llamado Juntas y Sonoras.

La iniciativa Juntas y Sonoras fue escogida junto a otras nueve propuestas entre un total de 226 proyectos presentados a la convocatoria nacional de Fondo Lunaria, que trabaja con cooperación internacional. Por eso, tanta ferocidad.

Pero casi acompañando la buena noticia llegó también el COVID-19, lo cual ha alterado el proceso de realización del proyecto, sin embargo estas valientes mujeres se las han arreglado e iniciaron la convocatoria del material humano requerido.

Observan en ésta la oportunidad de fortalecerse, de alzar un grado más el volumen de sus voces y unirlas a las que ya les llevan ventaja a nivel mundial en la batalla contra el asesinato y maltrato de mujeres, en medio de un tiempo de vértigo y cambios.

La convocatoria es para músicas, instrumentistas, intérpretes de rap o directoras corales; escritoras y compositoras; fotógrafas, artistas visuales, bailarinas y bailadoras; vestuarista, diseñadora de modas, escenógrafa, muralistas, diseñadoras gráficas, expertas en mercadeo digital y afines.

Están entusiasmadas y tienen como meta seleccionar 21 participantes (ya van más de 50 inscritas), entre mujeres diversas, mayores de 16 años que residan en el departamento de Sucre, para trabajar en la creación de la canción y el video con base en talleres teóricos y prácticos de formación en artes feministas, música y arte contemporáneo, que serán ofrecidos virtualmente por mujeres expertas de diferentes territorios del país.

Paradójicamente, ahora, cuando ni los abrazos, ni los pechiches existen entre ellas por culpa del virus, están más unidas que nunca y a través de la pantalla cumplen sus habituales reuniones y trenzan con paciencia la cristalización de su proyecto, sin dejar de lado la militancia feminista, pensando siempre que se puede crear otros mundos,incluyendo a la mujer indígena, rural, campesina y afrodescendiente.

“Juntas y Sonoras, este proyecto dará inicio el martes 23 de junio a un total de seis encuentros virtuales de formación en feminismos, siete sesiones de creación musical y tres de creación audiovisual, luego desarrollará la etapa de producción que se extenderá hasta finales de septiembre de 2020”, cuenta Chiro Castellanos, vocera de Patapelá.

A nivel Caribe figuran igualmente como ganadoras del concurso nacional, las iniciativas de Asocab-Asociación de Mujeres Campesinas del corregimiento de Buenos Aires, de El Peñón (Bolívar) y Caribeñxs, colectiva feminista de Montería (Córdoba), lo cual indica que el feminismo debe estar surgiendo no solo en Sucre, sino también bajo la tierra del resto del Caribe colombiano.