Regional


Unidad para las Víctimas entregó dotación a Guardia Cimarrona

La entrega también incluyó botas, lámparas y radios de comunicación para fortalecer su funcionamiento.

REDACCIÓN BOLÍVAR

18 de junio de 2021 12:00 AM

“Mientras unos duermen, los otros mantienen esos dulces sueños”.

Así describe Segundo Casseres Reyes a la Guardia Cimarrona, una autoridad de gobierno que desde sus ancestros ha luchado por salvaguardar la seguridad en su territorio.

Está conformada por 80 miembros de la comunidad que, de generación en generación, van trasmitiendo este legado de Benkos Biohó que data del año 1613, cuando fue creada.

“Tenemos como objetivo la prevención, que va de la mano con los líderes y lideresas que han entregado su tiempo para la protección del territorio. El trabajo se hace de forma voluntaria y comunitaria”, precisó Casseres Reyes, quien es el coordinador general de la Guardia y también funge como Inspector de Policía de esta población.

Esta autoridad es un ejemplo para otras comunidades como lo manifiesta Abel Hernández Cabarcas, presidente de la junta directiva del Consejo Comunitario de Ma kankamaná:

“La Guardia Cimarrona es nuestra policía comunitaria: está conformada por hombres y mujeres, personas adultas respetadas en nuestra comunidad y somos modelo para otras comunidades”, manifestó.

Esta organización recibió de la Unidad para las Víctimas y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) vestimenta tradicional, mochilas, perreos (bastón de mando), kufis (gorros de origen africano) y ponchos.

La entrega también incluyó botas, lámparas y radios de comunicación para fortalecer su funcionamiento.

“Esto hace parte de una medida de rehabilitación contemplada en su plan de reparación colectiva. Una acción que viene a fortalecer su proceso de gobernabilidad donde se invirtieron recursos por el orden de los 68 millones de pesos”, informó la directora territorial de la Unidad para las Víctimas en Bolívar y San Andrés, Miledy Galeano Paz.

María del Rosario, Teresa y Yarmeris prestan sus servicios con mucho orgullo y valentía. Llevan el legado de Zenaida, una de las primeras mujeres que hizo parte de esta autoridad ancestral. En el acto de dignificación con velas encendidas, realizado en el evento de entrega, fue recordada por ser una mujer valiente y guerrera que hoy las acompaña desde el cielo.

Para ellas el diálogo es fundamental, ayuda a solucionar los problemas de la comunidad como lo manifiesta Yarmeris: “Nosotros primero dialogamos; si no se soluciona, vamos a otras instancias pero si se soluciona se acaba el problema”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS