Regional


VI Foro de Iniciativas Regionales de Gestión del Riesgo

REDACCIÓN REGIONAL

18 de abril de 2013 12:01 AM

A pesar de que según el Ideam, las precipitaciones han estado en los promedios más bajos de los últimos 10 años y se espera que las afectaciones producto de las lluvias sean menores, Carlos Iván Márquez, director Nacional de la Unidad de Gestión del Riesgo, advirtió a funcionarios del departamento de Bolívar estar alerta con los vendavales.
“Este tema preocupa, por eso las alcaldías locales deben trabajar en esquemas de seguimiento como la revisión de techos, árboles, postes y sitios de concentración”, dijo el Director Nacional de la Unidad de Gestión del Riesgo.
Monitorear los ríos, estar alerta de las zonas de deslizamiento y no descuidar el plan de contingencia para incendios forestales, sobre todo en estos días, fueron algunos de los puntos que sugirió el funcionario.
El llamado lo hizo durante el VI Foro de Iniciativas Regionales de Gestión del Riesgo, que se realiza en Cartagena, y que convocó a los representantes de los países de la región Andina, Cono Sur y el Caribe en esta materia.
Con el encuentro se pretende hacer un intercambio de experiencias, generar conocimientos e imprimir mayor compromiso institucional al tema de la prevención y la atención de calamidades por desastres naturales o porque se constituyen en zonas con inminente vulnerabilidad en épocas de invierno.
En el foro también se revisarán algunos aspectos relacionados con la Ley 1523 Ley de Bomberos y Ley de Voluntariados, que regula la asistencia de riesgos y desastres en el país.

Colombia, modelo
Respecto a esta legislación Ricardo Mena, jefe de la Oficina Regional de Las Américas (ONU) para la Reducción de Riesgo de Desastres consideró a Colombia un modelo a seguir.
“El marco jurídico ha fortalecido la reducción de riesgo de desastres, pues cuando construimos infraestructura también construimos vulnerabilidad”, advirtió Mena.
“Lo importante de este nuevo marco jurídico en Colombia es que está armonizando los conceptos de planificar construcciones (ordenamiento territorial, uso del suelo) teniendo en cuenta la variable riesgo, así se construyen comunidades más seguras y resistentes a los desastres”, concluyó Mena.