Salud


8 claves para volver seguros a las empresas

El presidente Duque extendió el aislamiento preventivo en Colombia hasta el 11 de mayo, pero también autorizó que varios sectores de la economía comenzaran a reactivarse después del 27 de abril. ¿Qué deben tener en cuenta las empresas para esquivar al coronavirus? Una experta en Medicina del Trabajo responde.

LAURA ANAYA GARRIDO

23 de abril de 2020 07:34 AM

Frente al anuncio del presidente Iván Duque de extender el aislamiento nacional hasta el 11 de mayo, pero ir abriendo poco a poco algunos sectores de la industria como las manufacturas y la construcción, la doctora Edith Amarís Jiménez tiene un consejo para las empresas: “Ahora, que se ha decretado el retorno escalonado a las actividades productivas, es el momento ideal para hacer los ajustes necesarios a sus procedimientos. Para quienes ya se encuentren funcionando, deben saber que nunca es demasiado tarde”.

Edith, que es experta en Medicina del Trabajo y presidenta de la SCMT-capítulo Bolívar, asegura que el COVID-19 llegó para quedarse y que por eso “las empresas han tenido que replantear sus estructuras logísticas y estrategias de negocio para este nuevo escenario. A lo anterior debe sumarse algo que no puede pasar desapercibido: las medidas de bioseguridad para los trabajadores.

“Es por esto que, en base a los lineamientos y recomendaciones de los ministerios de Trabajo y Salud, la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU. (OSHA), comparto algunas medidas a tener en cuenta:

1. Higienizar las superficies y objetos de contacto frecuente. Las superficies se deben limpiar con agua y jabón, y luego ser desinfectadas. Para desinfectarlas pueden utilizarse limpiadores comerciales siguiendo las instrucciones de la etiqueta o soluciones con al menos 70% de alcohol. Para desinfectar dispositivos electrónicos, empape un paño de gamuza con mezcla de agua (60%) con alcohol (40%) y seque inmediatamente con otro también de gamuza.

2. Considerar horarios de trabajo escalonados para evitar que los trabajadores se expongan a las horas pico en la ciudad y a aglutinamientos en la empresa.

3. Adoptar un sistema de escáner de temperatura al ingreso a la empresa.

4. Con el apoyo de un prestador de servicio de medicina del trabajo, realice un programa de prevención que identifique el riesgo al que esté expuesto cada trabajador y rediseñe los procedimientos productivos lo más estandarizado y personalizado posible, en forma tal que se minimice la exposición de cada uno y se tomen las medidas administrativas y físicas correctivas, como lavado de manos cada cierto intervalo de tiempo, prohibición de desplazamiento a ciertos espacios, aumentar niveles de ventilación o láminas de plástico a donde haya lugar. También necesario que se estandaricen protocolos para atender clientes, visitantes y a trabajadores sospechosos de estar contagiados, además de medir el nivel de sospecha para este último para determinar si puede acudir al lugar de trabajo o no. (Le puede interesar: Los puntos claves del regreso de la construcción y manufactura)

Imagen manufacturas

5. En base al riesgo reconocido para cada trabajador en el punto anterior, se podrá personalizar el brindar elementos de protección personal adecuados, que pueden ser guantes, mascarillas, máscaras, gafas y/o ropa de protección, con unas u otras especificidades. Podrá considerarse el uso de elementos reutilizables, a lo cual también se recomienda recibir capacitación del fabricante para la correcta descontaminación.

6. Mantener una relación transparente y amena con los trabajadores. Debe haber la percepción que la empresa los cuida por medio de brindarle todas las medidas de seguridad e información suficiente de los riesgos a los que están expuestos y de sus compañeros enfermos. Pero también es necesario el entendimiento suficiente de que son parte esencial de la empresa, y que su descuido de las recomendaciones o desmotivación (ausencia injustificada) la pone en más riesgo del que se vive por la actual crisis.

7. En el mismo sentido de hacer que el trabajador se sienta protegido y motivado, se recomienda que personal especializado los capacite en la identificación de los síntomas, uso correcto de los elementos de protección personal, el lavado correcto de manos, e incluso en medidas/protocolos para aplicar en sus hogares a la hora de llegar a casa, hacer compras y demás.

8. Identificar aquellos empleados que por enfermedades previas tengan mayor riesgo a enfermarse gravemente para extremar sus medidas de protección o reubicarlos a una zona de menor riesgo, si acaso no existe la opción de trabajar desde casa.