8 cosas que debe saber si necesita una cirugía en tiempos de COVID-19

01 de junio de 2020 08:00 AM
8 cosas que debe saber si necesita una cirugía en tiempos de COVID-19
Cirugías que no son propiamente de urgencias, pero que sí necesitan programarse cuanto antes, como las de cálculos, se pueden comenzar a reprogramar.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Desde el pasado 29 de abril, el Gobierno nacional autorizó a hospitales y clínicas comenzar a programar y realizar las cirugías que habían sido aplazadas por la emergencia del COVID-19. Según las autoridades, postergarlas más podría derivar en daños mayores para la salud de los pacientes a mediano plazo, pero decidir hacerlas implica un proceso riguroso de evaluar riesgos: es decir, no todas las personas son elegibles. Ahora, ¿sí es seguro programar una intervención quirúrgica en plena pandemia? Jorge Oswaldo Restrepo, presidente emérito del Consejo Colombiano de Seguridad, responde esta y otras preguntas.

1. Daños mayores. Seguir postergando cirugías por la pandemia puede ocasionar riesgos en la salud a mediano plazo “porque hay algunas enfermedades que requieren definitivamente para su mejoría el tratamiento quirúrgico, teniendo en cuenta que la cirugía es la mejor manera de tratar algunas enfermedades.

“Aplazar una cirugía de cálculos en la vesícula, por ejemplo, puede hacerla inflamar, provocar una infección en el paciente y llevarlo a una septicemia y poner en riesgo la vida misma. Otro caso puede ser aplazar una cirugía de hernia, que en algunos casos puede ser muy riesgoso, porque las hernias pueden volverse una complicación grande, por ejemplo, al momento de que los intestinos se metan en el hueco de una hernia y se queden sin vida y generen o una intervención rápida de urgencia, hasta la muerte. Y hay otro tipo de cirugías como tener que sacar un fragmento del pulmón o del hígado porque hay un cáncer. Un trasplante aplazado indefinidamente es riesgoso porque se está ante una insuficiencia orgánica determinada y ocasionar riesgos a la salud, no solo de inmediato plazo, sino de corto, mediano y largo”.

2. Las más aplazadas. “Entre las cirugías más pospuestas está la de cálculos en la vesícula, cálculos en el riñón que muchas veces no se extraen por medios quirúrgicos sino con otros procedimientos, hernias de pared abdominal, las hernias de columna dorso lumbar y las cirugías de ortopedia, como es el caso de pacientes con fracturas”.

¿Cuáles prevén que serán las que más se comenzarán a practicar?

“Las mismas ya mencionadas. Sin embargo, nuestro país sigue siendo uno con alto trauma por accidentes de tránsito, y es muy probable que las cirugías de ortopedia y cirugías traumáticas sean las que más ameriten empezarse a realizar, ya que esos pacientes se verían altamente sometidos a complicaciones si se aplazan estos procedimientos”.

3 ¿Y los que tienen miedo de ir al hospital por el COVID-19? “Algunos pacientes tendrán miedo y no querrán someterse a cirugías y es que la mayoría de personas pensará dos veces antes de ir a un hospital y es una realidad que tendrá que enfrentar el país y el mundo, entonces es necesario que los países se preparen para esto y es fundamental que los hospitales empiecen a brindar información de cuántos pacientes con COVID-19 tienen, dónde están ubicados, cuáles son esas áreas del lugar que no tienen ningún riesgo para contraer el coronavirus. Esta es una situación que la resuelve la relación médico-paciente, un médico explicando claramente a su paciente los riesgos a los que se va a someter y si existe o no riesgo de COVID-19”.

4. Sobre el acompañante. “Para un procedimiento quirúrgico, se entiende que tanto el acompañante como el paciente están libres de síntomas y libres de contactos estrechos con personas con COVID-19. Empezando porque si el paciente lo padece no es candidato para practicarse una cirugía por su condición de salud y en segundo lugar porque se deben cuidar los contactos estrechos entre las personas”.

5. ¿Cómo sabe el pacientes que el médico no tiene COVID-19? “El médico debe ser bastante claro. La clínica, el hospital o entidad de salud tiene rigurosos seguimientos a todo su personal para impedir que una persona con COVID-19 entre a prestar servicios. Y una vez que el médico está atendiendo a esos pacientes, debe decirles con toda claridad los requisitos que la entidad está poniendo en práctica para dejar que el médico preste atención. Además, debe contarles los resultados de las pruebas del especialista, que es asintomático y que no tiene contacto directo con personas con COVID-19 e informar que los médicos que tienen ese contacto están en otro lugar de la misma entidad hospitalaria”.

6. Sobre los pacientes con enfermedades crónicas como hipertensión o diabetes, ¿en qué casos decidirán someterlos a cirugías que quizá estaban aplazadas? “En estos casos hay que tener más cuidado, ciertamente estas personas con morbilidades como hipertensión, diabetes, insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, artritis reumatoidea, enfermedades crónicas hepáticas, tienen mayor riesgo si contraen el COVID-19 de complicarse o de morir, entonces aquí los riesgos hay que evaluarlos, todavía más en este tipo de pacientes, primero, para saber si los desplazo como médico hasta un hospital y segundo si decido proponerles una cirugía como tratamiento”.

7. Cuidados postoperatorios en medio de la pandemia. “Naturalmente, todo paciente después de una cirugía y, sobre todo si no es ambulatoria y debe quedarse hospitalizado, debe tener mayores cuidados en el sitio en el que va a ser recluido, de las personas que lo van a atender y obviamente mayores cuidados por parte de los visitantes. Esto si se van a permitir o no visitas debido a la pandemia”.

8. Hay una ¿creencia? que cada vez crece más en redes sociales y tiene que ver con comentarios como: “Llevo a mi papá, mamá o abuelo al hospital por una fractura (por dar un ejemplo) y terminan diciendo que tiene coronavirus”. La gente dice que los hospitales se benefician económicamente por cada caso de COVID-19 que atienden... ¿qué decirles a ellos?

“La actual emergencia sanitaria ha hecho privilegiar la atención a casos de COVID-19. Los hospitales sí están atendiendo a estas personas con un privilegio especial y sí tienen ingresos económicos por este motivo y eso es una realidad; pero adjudicar que una persona tiene una fractura y salió con COVID-19 es algo que se tendrá que corroborar con pruebas confirmatorias, pruebas moleculares y pruebas PCR y esto se puede hacer en el mismo momento en el que se está diciendo o posteriormente con pruebas serológicaspara ver que una persona entró negativo y salió positivo de una atención en salud. No se puede afirmar que los hospitales están adjudicando COVID-19 a todo paciente que atienden para recibir ingresos económicos”.

Con Medellín como referente, el doctor Restrepo asegura que se han estado aplazando diariamente entre 6 y 8 cirugías por cada quirófano que hay en el país desde que comenzó la crisis por el nuevo coronavirus.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS