Salud


Anticuerpos biespecíficos eliminan las células cancerosas en ratones

¡Prometedor! Los anticuerpos bioespecíficos de nueva ingeniería demuestran su poder contra dianas celulares tumorales que antes eran inaccesibles.

EFE

03 de marzo de 2021 02:23 PM

Anticuerpos biespecíficos, que se unen simultáneamente a los antígenos tumorales y a las células T, eliminaron células cancerosas sin dañar las sanas en modelos tumorales de ratón y/o en experimentos de cultivo celular.

Varios estudios que publicaron revistas del grupo Science revelan lo prometedor de los anticuerpos biespecíficos de nueva ingeniería y demuestran, por primera vez, su poder contra dianas celulares tumorales antes inaccesibles. (Le puede interesar: ¿Qué pasará con el cáncer después de la pandemia?)

Los resultados ponen de relieve el potencial terapéutico de este tipo de anticuerpos que, a diferencia de las terapias con células inmunitarias modificadas como los CAR T, no tienen que ser personalizados para el paciente, escribe la revista.

Algunos enfoques de inmunoterapia contra el cáncer se basan en mutaciones comunes relacionadas con la enfermedad para que sirvan de antígenos y creen una respuesta inmunitaria.

Uno de los genes mutantes supresores de tumores más comunes es el p53 y los autores diseñaron con éxito un anticuerpo biespecífico para reactivarlo.

En ratones injertados con células humanas de mieloma múltiple y en líneas celulares, el anticuerpo provocó la regresión del tumor.

Otro de los estudios usó anticuerpos biespecíficos contra células T malignas en leucemias y en linfomas de células T sin dañar a las células de este mismo tipo, pero que estaban sanas, un aspecto que es difícil en la inmunoterapia del cáncer. (Lea también: Cáncer infantil afecta a más de 400.000 menores en el mundo cada año)

En el tercer estudio, se modificaron anticuerpos biespecíficos para que reconocieran y eliminaran células tumorales aisladas en cultivo que presentaban niveles extremadamente bajos de proteínas RAS mutantes, impulsoras del cáncer en su superficie.

Dirigirse a los genes mutantes que provocan el cáncer, como el RAS, se ha convertido en una estrategia prometedora para formular fármacos contra el cáncer, recuerda la publicación.

  NOTICIAS RECOMENDADAS