Salud


Artritis Reumatoide: no distingue entre jóvenes y adultos

REDACCIÓN SALUD

17 de octubre de 2012 12:01 AM

La Artritis Reumatoide, AR, no es una enfermedad exclusiva de adultos, sino que también se presenta en jóvenes. Es una de las enfermedades inflamatorias más complejas, que afecta la movilidad y limita las capacidades físicas de aquellos que la padecen. (Lea también: Artritis reumatoide en jóvenes)
Es el caso de Carmen Lucía Beltrán, a quien un pequeño dolor en las caderas y los talones le llegó de un momento a otro, cuando desempeñaba sus actividades normales, y se le fue convirtiendo en el primer signo de alarma que cambió su vida. Después de un tiempo y una serie de pruebas y exámenes médicos, Carmen Lucía fue diagnosticada con Artritis Reumatoide.
“Empecé con un dolor moderado, que fue empeorando poco a poco y no cedía. Por ello, decidí acudir al médico, una decisión que me ayudó a evitar que la enfermedad progresara más de lo que debía”, indica Beltrán, quien logró una mejora sustancial en su calidad de vida, tras atravesar varias etapas de tratamiento.
Según los especialistas, esta enfermedad es crónica, autoinmune, progresiva y potencialmente incapacitante, que se caracteriza principalmente por la inflamación de las articulaciones y se presenta habitualmente en manos, muñecas, codos, rodillas y pies.
Como consecuencia de esa inflamación, se puede experimentar dolor, deformidad y dificultad de movimiento, aspectos que generalmente tienen una fuerte incidencia en la calidad de vida de los pacientes.
Puede llegar con los 20
Edwin Jáuregui, médico internista reumatólogo, indica que, la Artritis Reumatoide es la enfermedad inflamatoria más común en la consulta de reumatología, y que se presenta por igual en personas jóvenes y adultos mayores, afectando principalmente a pacientes entre los 20 y 30 años, y adultos entre los 40 y 50 años (siendo los 50 años el pico de la enfermedad). Se ha logrado establecer que, esta patología se presenta en una mayor proporción en las mujeres, por factores que no están plenamente determinados. (Lea también: Articulaciones de sus hijos pueden estar en riesgo)
De acuerdo a las cifras reportadas en diversos estudios internacionales, el especialista indica que, la prevalencia global de la Artritis Reumatoide se calcula entre el 0,5% y el 1% de la población. En Colombia, con base en los datos de la prevalencia mundial, se estima que entre 124 mil y 248 mil personas podrían padecer la enfermedad.
Factores de riesgo
Para Jauregui, la Artritis Reumatoide se presenta con más frecuencia en personas con predisposición genética; sin embargo, aunque se desconoce la causa exacta, se sabe que no es una enfermedad hereditaria. (Lea también: La Artritis no tiene nada que ver con el envejecimiento)
“Hay evidencias de que se presenta en personas con cierta predisposición genética, que las hace susceptibles a ciertos factores (principalmente ambientales), que pueden crear fallas en el sistema inmune y por ende desencadenar en el desarrollo de la enfermedad”.
El especialista indica que una de las conductas de riesgo que se ha identificado plenamente, es el consumo de cigarrillo.
A diferencia de otras patologías, los síntomas son clave a la hora de determinar si se tiene o no Artritis Reumatoide, por eso el llamado de los médicos es a estar atentos ante cualquier señal que pueda demostrar un deterioro continuado de las articulaciones que en el futuro, puede generar deformidad.
Síntomas
Entre los principales síntomas se encuentran:

  • Dolor persistente en las articulaciones que se presenta de manera simétrica, es decir en ambos lados del cuerpo.
  • Sensación de calor, enrojecimiento, e hinchazón en las zonas afectadas.
  • Movilidad reducida y sensación de no poder realizar las actividades normales.
  • Rigidez matutina de las articulaciones, que se debe a la acumulación de líquido producido en el proceso inflamatorio durante la noche o después de un reposo prolongado.
En general, se presenta afecta a más de cuatro grupos articulares, siendo las manos las principales.
En algunos casos más graves, puede comprometer otros órganos como ojos, pulmones, corazón y riñones. El paciente puede presentar manifestaciones como fatiga, pérdida de peso, anemia, disminución de apetito y otras.
Diagnóstico y tratamiento
  • Para realizar el diagnóstico correcto, el reumatólogo tiene que valorar los síntomas que presenta el paciente y hacer una exploración de las articulaciones en busca de inflamación o deformidad.
  • Otras enfermedades reumáticas que pueden presentar los mismos síntomas que la artritis reumatoide, por ello puede resultar necesario realizar un análisis de sangre y radiografías para confirmar el diagnóstico.
  • Al ser esta una enfermedad progresiva, cuyo avance puede ser extremadamente rápido, recibir un diagnóstico adecuado a tiempo resulta vital para formular un tratamiento efectivo.
  • Más allá del tratamiento farmacológico, es necesario desarrollar un esquema integral con profesionales de diversas especialidades médicas.
(Consulte aquí, sobre prevención de la Artritis Reumatoide: La Vitamina que fortalece huesos y músculos)

  NOTICIAS RECOMENDADAS