Salud


Atención a personas adictas en medio de la crisis

El uso de drogas tiene lugar en contextos en los que los consumidores se reúnen y es posible que se compartan tanto las drogas como el material utilizado; lo que es un riesgo de contagio.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

03 de agosto de 2020 02:36 PM

En medio de la crisis de salud y el confinamiento, la Fundación Libérate lanza una voz de alerta para prevenir los daños colaterales de la pandemia en asuntos de adicciones y consumo de sustancias psicoactivas.

El Universal ha hablado con Martha Suescún, Psicologa, experta en prevención y tratamiento de conductas adictivas y Directora General de Fundación Libérate, para conocer el panorama de las personas adictas, Estos son los aspectos más preocupantes:

En el caso de los menores con adicciones, ¿es más difícil el manejo y cómo se realiza?

Los menores de edad son una población especial en la que debemos prevenir el consumo de sustancias y/o cualquier otro tipo de adiccion

El cerebro de los niños sigue creciendo y desarrollándose hasta alrededor de los 21 años, incluyendo la corteza prefrontal, que cumple un rol importante para tomar decisiones. Consumir drogas durante la niñez y la juventud puede interferir con los procesos de desarrollo del cerebro. También puede afectar la toma de decisiones. Es más probable hacer cosas riesgosas, como tener sexo sin protección y conducir peligrosamente.

Mientras más temprano los niños y los jóvenes empiecen a consumir drogas, mayores serán las posibilidades de continuar consumiendo en el futuro. El abuso de drogas en la juventud puede contribuir al desarrollo de problemas como enfermedades cardíacas, presión arterial alta y trastornos del sueño. Ademas de los problemas de comportamiento, relación con sus familiares, las mentiras, el conflicto con la autoridad, las dificultades académicas y sociales, entre otros.

Los padres deben asumir un rol de acompañamiento y modelo a seguir.

Si se detecta un consumo de drogas, lo más recomendable es acudir a un profesional que ofrezca orientación y asesoramiento para poder manejar la situación de la forma más adecuada.

¿Cuáles son los factores que hacen que esta pandemia cree un riesgo para los adictos?

Aunque los consumidores de drogas se enfrentan a los mismos riesgos de contraer el COVID-19 que el resto de la población, también afrontan riesgos adicionales que deben tenerse en cuenta y mitigarse.

Dentro de los factores que hacen riesgoso a los consumidores de drogas, encontramos que son altamente vulnerables debido a que la mayoría presenta problemas de salud previos, aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades graves debido a la elevada prevalencia de problemas de salud crónico, en otras palabras, muchos corren un riesgo particular de sufrir enfermedades respiratorias graves si se contagian con el covid 19.

Asimismo, el uso de drogas tiene lugar en contextos en los que los consumidores se reúnen y es posible que se compartan tanto las drogas como el material utilizado para su consumo, lo que se convierte en un riesgo de contagio.

A nivel físico: El alcohol u otras drogas afectan a todo el organismo, principalmente al aparato digestivo y el hígado.

Riesgos a nivel familiar: La familia se ve gravemente afectada ante la existencia de una persona dependiente del alcohol y /o otras drogas, generando enormes dificultades para todos los miembros, perturbando el ambiente familiar, provocando que hayan más conflictos familiares, violencia intrafamiliar, insultos a la pareja, agresión a los hijos, y menos supervisión con respecto a ellos y una relación más lejana entre padres e hijos

Riesgos a nivel social: También se generan problemas serios de convivencia social, aumento de la accidentabilidad, perturbación a vecinos, no cumplimiento de actividades laborales, y /o académicas; aparición de episodios de violencia y agresión física y psíquica.

A nivel emocional: Ansiedad, depresión, trastorno del sueño, irritabilidad, ideación suicida, sentimientos de desesperanza, culpabilidad, vergüenza, entre otros.

¿Cuál debe ser el rol de los cuidadores en estos momentos?

Debe alentarse a los consumidores de drogas a que valoren si es posible interrumpir o reducir su consumo como medida de protección y es necesario adoptar medidas para garantizar el apoyo y la asistencia profesional para aquellos que deseen acceder a los servicios. Al igual que otros servicios de salud, los servicios para estos pacientes, deben divulgar mensajes claros que expliquen cómo reducir el riesgo de infección y ofrecer materiales adecuados tanto a los usuarios de los servicios como a su personal. A nivel de familia los cuidadores deben:

Evitar el consumo de alcohol para no poner en riesgo su salud y a su familiar consumidor crónico.

Asegúrese que los niños no tengan acceso a las bebidas alcohólicas y recuerde que somos modelo a imitar.

Es importante entender que las bebidas alcohólicas No le ayudan a afrontar el estrés, lo contrario, aumentan los síntomas de ansiedad y angustia, depresión y otros trastornos mentales, además del riesgo que entrañan de violencia doméstica e intrafamiliar.

En situaciones de confinamiento , es importante tener productos como el alcohol desinfectante fuera del alcance de los niños, de los bebedores menores de edad y de otras personas que puedan hacer un uso indebido de ellos.

Durante el confinamiento el consumo de alcohol más el aislamiento pueden aumentar el riesgo de suicidio .

Si contrae el coronavirus, comente con el doctor si ha consumido alcohol.

Adicciones con consecuencias muy graves

La adicción presenta cuatro caracteristicas importantes como son :

- La pérdida de control.

- La persona se obsesiona.

- No reconoce que tiene problemas y no reconoce consecuencias negativas. Sin embargo el hecho de perder el control ya se convierte en una causa que puede presentar consecuencias muy graves.

Por ejemplo, es bien sabido que el humo del tabaco puede producir varios tipos de cáncer, la metanfetamina puede causar problemas dentales graves (conocidos como “boca de metanfetamina”) y los opioides pueden originar una sobredosis y causar la muerte. Además, algunas drogas como los inhalantes pueden dañar o destruir las células nerviosas del cerebro o del sistema nervioso periférico (el sistema nervioso fuera del cerebro y la médula espinal).

El consumo de drogas también puede aumentar el riesgo de contraer infecciones, al compartir elementos que se usan para la inyección de drogas o tener conductas sexuales no seguras (debido al deterioro de la capacidad de juicio).

Las drogas y las enfermedades mentales con frecuencia coexisten. En algunos casos, trastornos mentales como la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia pueden surgir antes de la adicción; en otros casos, el consumo de drogas puede desencadenar o empeorar esos trastornos de salud mental, particularmente en las personas que tienen ciertas vulnerabilidades específicas .