Botox, una alternativa para la incontinencia urinaria

11 de agosto de 2011 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El avance de la medicina ahora da una “luz” para aquellas personas que padecen incontinencia urinaria y se encuentran cansados del uso de tratamientos que no muestran notables resultados.
Se trata del Botox, nombre con el se distribuye la Toxina Botulínica A, sustancia reconocida por sus efectos positivos estéticos, y que ahora se puede usar en el tratamiento de la incontinencia, la cual afecta a más de 200 millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, OMS.
“El Botox se utiliza para manejar la incontinencia urinaria de urgencia, la cual es causada por una alteración en el funcionamiento normal de la vejiga. Esta alteración se llama Hiperactividad Vesical y sucede porque la vejiga se contrae de forma frecuente y desordenada generando escapes involuntarios de orina”, afirma el urólogo, Hugo López Ramos, miembro de la Sociedad Colombiana de Urología.
Se aplica inyectándolo en las paredes de la vejiga, con un procedimiento llamado cistoscopia”, agrega.
López Ramos dice que según la literatura médica hay casos reportados de curación definitiva con el Botox y que la disminución en la frecuencia de orina es notable.
“Por ejemplo, para una persona que orina 20 veces al día, se puede reducir su frecuencia a 8 veces, la cual es la frecuencia máxima considerada normal”, dice.
Su cantidad de aplicaciones depende de la severidad de los síntomas, pero hay quienes han tenido mejoría con una sola aplicación.
¿Porqué la incontinencia?
La Hiperactividad Vesical la que da como resultado la Incontinencia Urinaria puede estar asociada a diferentes enfermedades.
Se puede deber a enfermedades degenerativas neurológicas como Parkinson y Esclerosis Múltiple, a patologías metabólicas como la Diabetes Mellitus y finalmente a los trastornos del sistema nervioso central como los traumas raquimedulares y los eventos cerebrovasculares”, señala Santiago Solano, urólogo y jefe de Servicio de Urología del Hospital de Kennedy de Bogotá.
La Incontinencia Urinaria fue declarada por la OMS como un problema de salud pública con alto y generalizado impacto social. Y es que parece ser un motivo frecuente de consulta y de susceptible trato.
“La Incontinencia Urinaria es un tema de difícil abordaje por las implicaciones sociales, familiares y laborales que conlleva. El temor de los pacientes y el tabú que se ha generado en torno a esta condición hace que los pacientes acudan tardíamente a la consulta inicial”, indica Santiago Solano.
Aunque no todos los casos de incontinencia son susceptibles de tratamiento con Botox, los especialistas concuerdan en que en pacientes bien seleccionados, una sola sesión de aplicación puede generar buenos resultados en cuanto a mejoría de síntomas.
Estudios lo demuestran
Recientemente, durante el Congreso Americano de Urología organizado en Washington se presentó un estudio titulado “Eficacia y seguridad de Botox en pacientes con Incontinencia Urinaria debido a Vejiga Hiperactiva Neurogénica” publicado en el Journal of Urology.
El estudio realizado a más de 400 pacientes con Incontinencia Urinaria, IU, con edad promedio de 46 años, demostró durante 16 meses una mejoría significativa en la reducción de los episodios de incontinencia y una mejoría en la calidad de vida, con la aplicación del Botox y su retratamiento se dio después de 8 meses.
De esta manera se han visto experiencias positivas en el mundo, de las cuales Colombia no se escapa.
“Desde hace más de 5 años se vienen tratando personas con Incontinencia Urinaria en Colombia con resultados excelentes. En el mundo hay reportes de trabajos científicos desde hace más de 10 años”, dice el urólogo López Ramos.
“Pero la incontinencia es una condición tratable y curable, por lo cual la familia, pareja y amigos de quien la padece deben apoyarlo para que consulte al especialista  tempranamente, ya que aunque no pone en peligro la vida, se puede restringir socialmente perjudicando su calidad de vida”,  añade Hugo López.
Más común en mujeres
La Incontinencia Urinaria se presenta con mayor frecuencia en la población femenina de cualquier edad, incluso en las que nunca han estado embarazadas, afectando a 2 de cada 5 mujeres mayores de 35 años.
Con la llegada de la menopausia, la incidencia de Incontinencia Urinaria femenina aumenta dos veces más que antes de la misma.
Pero la comunidad masculina no es ajena a la IU y la prevalencia también aumenta con la edad, llegando a ser hasta de un 28% en hombres de 90 años. Se calcula que la cifra de personas con esta dolencia, soprepasa a las de enfermedades co-mo osteoporosis, diabetes y asma.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS