Salud


Coma bien: cuídese del azúcar y grasas esta Navidad

El impacto de comorbilidades como la obesidad en los pacientes con COVID-19, ha recordado la importancia de controlar y prevenir enfermedades.

REDACCIÓN SALUD

10 de diciembre de 2020 06:58 PM

La comida es uno de los elementos más importantes durante las fiestas decembrinas. Por esto, la época puede resultar difícil para aquellas personas que están en el proceso de combatir enfermedades como la obesidad y el sobrepeso. “Las celebraciones de esta época giran en torno a la comida. Una persona que busca bajar de peso puede sentir presión y frustración si en todo momento está pensando qué puede comer y qué no. Estos detonantes generan estrés lo que puede ocasionar incremento en el peso del paciente, aún con una rutina basada en alimentación saludable y actividad física”, explica Ricardo Rosero, médico internista y endocrinólogo.

De acuerdo con la Asociación de Dietistas Británicos, una persona tiende a consumir en promedio desde 4.500 hasta 6.000 calorías en la noche de Navidad, y 500 calorías adicionales por día durante la temporada de fiestas. Estas cifras evidencian el ambiente, que algunos catalogan como obesogénico, que se crea en torno a las novenas y las fiestas de fin de año. Por esto, los médicos reconocen el reto al que los pacientes se enfrentan. “No se trata de poner limitaciones y generar mayor estrés y ansiedad. Se trata de hacer compromisos. El acuerdo con el médico no necesariamente será seguir bajando de peso, pero sí mantenerlo y no olvidar los hábitos saludables que se han adquirido en todo el tratamiento”, dice el doctor Rosero.

Por eso, en esta época, comer más de lo acostumbrado no significa que se está abandonando el tratamiento contra la obesidad o el sobrepeso. Para el doctor Rosero, la meta de diciembre consiste en disfrutar y ser feliz en familia a la vez que se hacen compromisos para no perder lo que se ha avanzado durante el año. El experto destaca, además, la importancia de visitar al médico previo a las fiestas para identificar cómo se continuará con el manejo de obesidad o sobrepeso durante las fiestas. “Es el momento en el que médico y paciente pactan cómo adaptar el tratamiento a la época y definen los próximos pasos para el año siguiente”, afirma el médico.

A continuación, el experto comparte tres consejos para aprovechar las fiestas sin sentir que está ‘botando la toalla’.

1. Establecer máximos: el objetivo no es dejar de comer lo que nos ofrecen o buscar dietas extremas basadas en soya y linaza. Si la persona esperó 11 meses para comer buñuelos y natilla, puede hacerlo. “Se puede consumir un buñuelo pequeño. No dos o tres que incrementen los carbohidratos en nuestro cuerpo. Igual la natilla, si le gusta, puede comer media porción, no una completa”, explica el doctor Rosero.

De igual manera, teniendo en cuenta los componentes usuales en un plato (grasas, carbohidratos y proteínas), se recomienda comer primero la proteína y después los carbohidratos, de este modo evitan que los segundos se conviertan en grasa.

2. Equilibrio es la clave: las noches de Navidad y Año Nuevo son largas y están llenas de compromisos familiares, por ende, se va a comer mucho más de lo usual. Por esto, es ideal que realice ejercicio durante el día y el siguiente. La actividad física es indispensable y debe mantenerse, incluso en esta época. Esta rutina se puede acompañar con el método de comer menos en el desayuno y almuerzo si va a consumir una comida grande en la noche. De igual manera, es ideal no tomar alcohol. Si debe hacerlo, es recomendable que consuma tragos secos (whisky, ron, vodka y tequila, entre otros).

3. Sea feliz: es importante dormir bien. Ocho horas de sueño son esenciales, de esta manera el cuerpo descansa y al día siguiente no nos va a pedir más carbohidratos durante el día. Esta actividad tan básica ayuda a que seamos más felices y, por ende, a disfrutar más las fiestas, asegura el doctor Rosero.