Salud


¿Cómo acabar con las enfermedades si hay quienes no se quieren vacunar?

Enfermedades como el sarampión han resurgido en Europa y los Estados Unidos, derivado de estos movimientos antivacunación.

EL UNIVERSAL

15 de mayo de 2020 12:00 AM

Es peligroso. Distintas celebridades ya han empezado a difundir mensajes que rechazan futuras vacunas. La rapera británica M. I. A. y la diseñadora e influencer española Miranda Makaroff han expresado su rechazo a las vacunas en las redes sociales en las últimas semanas. Por su parte, el tenista Novak Djokovic expresó su oposición a la vacunación y a la posible imposición de la vacuna de la COVID-19 para poder viajar y volver a la competición en una conversación con otros tenistas serbios que se hizo pública recientemente.

El impacto negativo de estas actitudes denominadas genéricamente posiciones antivacunas llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a declarar el escepticismo vacunal una de las diez prioridades sanitarias del pasado año.

Xavier Bosch, cuya investigación contribuyó a identificar el virus del papiloma humano (VPH) como agente causal de la mayoría de cánceres de cuello de útero, conoce muy bien el efecto que pueden tener las tesis antivacunas en la salud de la población a escala mundial. “Para los VPH sí tenemos ya vacunas excelentes y desde este año 2020 dispondremos de una estrategia mundial de prevención coordinada por la OMS. Desde el inicio de las campañas públicas de vacunación, en 2006-2007, estimamos que unos cien millones de personas han sido vacunadas y disponemos de excelentes resultados de eficacia y seguridad”, explica el experto. Sin embargo, “tenemos enfrente posiciones contrarias a las campañas de vacunación VPH, fomento del escepticismo vacunal y actitudes claramente antivacunas que han torpedeado temporalmente la vacunación en algunos países, como Japón, Colombia o Dinamarca, y han sembrado la confusión en la comunicación entre sanitarios, médicos y familias”, añade. “Atacar una vacunación en concreto acaba afectando a la percepción del beneficio de todas las vacunas de modo errático e impredecible, y el resultado es la creación de bolsas de individuos mal vacunados que son el sustrato de casos aislados y de brotes futuros”, afirma Bosch.

  NOTICIAS RECOMENDADAS