Salud


¿Cómo armar loncheras llamativas y nutritivas?

COLPRENSA

19 de enero de 2012 04:40 PM

Con el regreso a clases los padres se enfrentan de nuevo al dilema de cómo organizar una lonchera saludable, pero que sea atractiva para los niños. La clave está en programar las meriendas con anticipación y en negociar con los pequeños cuál es la opción más deliciosa pero al mismo tiempo la más nutritiva.
Pese a que muchos padres piensan que las tres comidas principales son las únicas importantes, según la nutricionista Yadira Cortés, directora de la Carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Javeriana, la lonchera también juega un papel importante en la alimentación de los niños, por eso debe ser balanceada, es decir no solo debe contener postres, paquetes y gaseosas.
Según la experta, una merienda ideal debe tener una proteína, que se encuentra en las carnes, lácteos, frutos secos, huevo y leguminosas. También debe tener una porción de fruta que proporciona vitaminas, minerales y fibra. Y, finalmente, lo que más desean los niños, los carbohidratos que se encuentran en los chocolates, dulces, pan, tostadas, galletas y tortas.
Aunque este plan sonaría costoso para algunos padres, para la nutricionista comer saludable es posible con creatividad y sin quebrar el bolsillo. “Para hacer un sándwich de pollo, compramos una pechuga que nos ayuda tanto para la merienda como para el almuerzo y solo utilizamos una pequeña parte de la comida de la casa para la lonchera”, sugirió la experta.
Otra recomendación para los padres es incluir bebidas, preferiblemente jugos o leches saborizadas con chocolate en lugar de las gaseosas por el alto contenido de azúcar que tienen. “Al darle un jugo al niño no solo le damos un líquido sino también nutrientes y vitaminas o minerales. Por ejemplo, si le damos una leche achocolatada, le aportamos proteína, calcio y vitamina D”, señaló. 
Para armar loncheras nutritivas y llamativas todos los días es aconsejable que los papás programen desde el fin de semana cuál puede ser la merienda de sus hijos esa semana y sepan con anticipación qué deben comprar en el supermercado para que la opción final no se escoja a última hora en la tienda de la esquina. 
En cuanto a qué tan bueno es llevar a los niños al supermercado, para la nutricionista la clave está en programar con los hijos cómo será esa lonchera antes de ir de compras, para que los niños no terminen escogiendo los alimentos que son más llamativos en los comerciales de televisión, pero que no son muy nutritivos. 
Otro reto para los padres es lograr que los niños se coman la merienda completa, no solo el alimento más llamativo. “Uno debe ir programando la porción de acuerdo a lo que uno ve que el niño consume. Si uno nota que no se come una manzana completa, hay que comprar una más pequeña, para que pueda consumirla toda”, explica la nutricionista.
Las porciones también se deben armar dependiendo del número de descansos que tienen los niños en el colegio y qué tan cerca está el último recreo de la hora del almuerzo, para que no dejen de comerlo cuando llegan a casa. 
Para los menores que comen poco y que son inapetentes, el truco está en organizar loncheras más llamativas y con porciones más pequeñas. Por ejemplo, empacarles solo medio sándwich de pollo o atún aderezado con un poco de salsa para darle sabor y deseen terminarlo todo.
Según la experta es importante que los padres varíen las meriendas, que analicen cuáles alimentos le gustan más al niño y tratar de rotarlos, y los que no le gustan tanto pero que son saludables, espaciarlos más para que no se aburran de ellos. 
Estas loncheras funcionan para todos los niños. Sin embargo, si se trata de un niño con sobrepeso u obesidad, se debe coordinar con el nutricionista cómo deben ser estas porciones, que deberán ser más reguladas, pero sin restringir ningún grupo de alimentos. 
OTROS TIPS DE LA NUTRICIONISTA
Procure no partir o picar frutas como la papaya, el banano y las cítricas, pues pierden su frescura rápidamente.
Bebidas como el yogurt deben estar frías cuando se empaquen para que se conserven por más tiempo.
Aunque las salchichas, las mortadelas y los jamones pueden incluirse dentro del menú, no abuse de estos pues tienen un alto contenido de grasa. Dentro de estos productos, prefiera aquellos a base de pollo y pavo o bajos en grasa.
Incluya siempre un elemento sorpresa que motive a su hijo a consumir los alimentos de la  lonchera.
Siempre incluya servilletas, y cubiertos en caso de ser necesarios
LONCHERAS RECOMENDADAS:
1- Un sándwich de pollo desmenuzado, un jugo y una chocolatina pequeña. 
2- Yogurt con cereal y una porción de fruta
3- Sándwich de jamón de pavo, pollo o cerdo con queso y un jugo o leche saborizada
4- Sándwich de atún, jugo y un paquete pequeño de gomitas. 
5- Avena, galletas de sal o de dulce y una porción de fresas o de uvas. 
6- Leche achocolatada, quesadillo o queso pera y una mandarina.

TEMAS