Salud


¿Cómo conseguir la vitamina D que nos falta por el confinamiento?

Esta vitamina influye peligrosamente en nuestro sistema inmune, dificultando su defensa ante agentes externos.

EFE

26 de abril de 2020 12:00 AM

Unos bajos niveles de vitamina D influyen peligrosamente en nuestro sistema inmune, debilitándolo y, por tanto, dificultando su defensa frente a los agentes externos que pueden hacernos enfermar, tales como el coronavirus, asegura la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Nuestros actuales niveles de la vitamina D (una prohormona que se activa en el contacto de la piel con los rayos ultravioleta tipo B) podrían disminuir pues actualmente llevamos más de un mes confinados en casa por la pandemia de la COVID-19, haciendo que diminuyamos nuestra exposición al sol.

El doctor Manuel Cidras, pediatra y consultor, defiende la conveniencia de que todos tengamos unos niveles adecuados de vitamina D, que se pueden conseguir a través de determinados alimentos y con la exposición solar. “Su aporte es fundamental en los menores porque se encuentran en pleno proceso de crecimiento y de formación de los huesos, así como en la configuración de su sistema inmunitario frente a posibles infecciones”, destaca el doctor Cidras.

La vitamina D se produce cuando nos exponemos a la luz solar, pero también está en el pescado azul (salmón, caballa, atún y sardinas), en los huevos (yema, principalmente), en los hongos y en las setas como los champiñones, en el aguacate, y en los productos como cereales, queso y leche.

A su vez, se trata de una vitamina liposoluble, es decir, que se disuelve en grasas, y lo mismo que otras vitaminas como la A, E y K. “Esto las hace tóxicas cuando se toman en exceso porque no se eliminan por la orina como lo hace el resto de vitaminas que son hidrosolubles. Por eso un exceso de vitamina C no suele producir complicaciones, mientras que uno de vitamina D, sí”, resalta el pediatra. Con todo ello, y para evitar la entrada de virus y bacterias en el organismo, más en estos días de pandemia por COVID-19, el experto reitera que el cuerpo cuenta con un sistema defensivo que hay que entrenar con una buena alimentación, que también puede lograrse gracias a otros componentes alimenticios como los probióticos, la vitamina C, el zinc, y el selenio. “La vitamina D, el zinc y el selenio están en gran cantidad en los huevos, por lo que es un alimento fundamental frente a las infecciones”, sentencia el doctor Manuel Cidras.

También es recomendable estos días tomar el sol a diario, desde terrazas o ventanas, y sin protección solar (su uso disminuye la protección de vitamina D), unos 15 minutos al día en brazos, piernas y cara.

  NOTICIAS RECOMENDADAS