Salud


Consejos para aprovechar la alegría de nuestro alrededor

El equilibrio y la calma no solo los encontramos en nuestro interior, también las personas, objetos y actividades cotidianas pueden servirnos para vivir una vida más plena.

EL UNIVERSAL Y EFE

08 de septiembre de 2019 12:00 AM

¿Se ha preguntado por qué se para a contemplar el resplandor del atardecer, sonríe cuando presencia una lluvia de papel picado de colores o le invade una sensación de bienestar al percibir el aroma de la hierba y la tierra mojadas por la lluvia? Es la alegría de nuestro alrededor.

La diseñadora Ingrid Fetell Lee, fundadora del blog The Aesthetics of Joy y autora del libro ‘Las formas de la alegría’, señala que los lugares, espacios y los objetos que nos rodean “pueden ser una fuente inagotable de alegría”.

“Cada vez más expertos nos instan a encontrar el equilibrio y la calma en nuestro interior y a permanecer impasibles ante el mundo exterior, pero... ¿Y si la vitalidad natural de nuestro entorno fuera la fuente de alegría más renovable y accesible de que disponemos?”, se pregunta esta creadora de un nuevo concepto: “La estética de la alegría”.

“Los espacios y objetos mundanos con los que interactuamos a diario ejercen un efecto tan inesperado como potente sobre nuestro estado de ánimo y fomentan la alegría y la generosidad”, señala Fetell Lee.

Ejercicios para detectar la alegría de alrededor

Esta experta propone un ejercicio básico para aprovechar el poder de nuestro entorno. Consiste en encontrar los elementos estéticos y actividades que nos alegran y hacia los que gravitamos de forma natural.

Aconseja escribir durante una semana un “diario de la alegría”, donde anotaremos todos los momentos en que nos sentimos contentos, sonreímos o tenemos la tentación de exclamar: ¡Sí! o ¡Guau! O, incluso, alguna sensación sutilmente agradable.

“También se pueden incluir recuerdos alegres”, enfatiza Fetell Lee, quien recomienda apuntar para cada momento “dónde estamos, con quién estamos y qué hacemos, así como qué imágenes, sonidos, aromas, texturas o sabores están asociados al entusiasmo que podemos sentir”.

Al final de la semana, hay que buscar patrones, lo cual nos ayudará a identificar distintas fuentes de alegría y a entender un poco mejor porqué nos provocan felicidad.

¿Qué sigue?

“Una vez hayamos hecho la lista de lugares, gente, cosas y actividades que nos contentan la vida, tenemos que identificar aquellos elementos estéticos que nos hacen sentir bien, asociados a esas fuentes de alegría”, dice Fetell Lee. “Puede haber actividades que nos aporten júbilo en ese instante, pero que ejercen un efecto negativo a largo plazo si se hacen constantemente, como comer galletas, beber alcohol, ver la televisión, fumar o salir de compras, y entender qué elementos estéticos se asocian a estas conductas podría ayudarnos a hallar alternativas más constructivas que nos hagan sentir bien”, señala. Explica que, para completar este ejercicio, denominado “Encuentra tu alegría”, hay que rellenar cuatro apartados básicos, respondiendo a tres preguntas clave en cada uno de ellos, como se muestra en el siguiente ejemplo:

Lugares

¿Dónde me siento más alegre? Por ejemplo: en un parque, en un café, en la casa de una amiga.

¿Qué tienen de alegre esos lugares? Sol, calor y naturaleza. Papel pintado y puntos de color, plantas...

¿Qué elementos estéticos los definen? Energía y libertad. Libertad y renovación. Abundancia y energía.

Gente

¿Quiénes son las personas más alegres que conozco?: Margarita. Luis. Ángela. Antonio.

¿Qué tienen de alegre estas personas? Niño interior activo. Pasión por la naturaleza. Siempre hace algo distinto. Se rodea de dinamismo.

¿Qué elementos estéticos encarnan? Juego. Libertad y energía. Sorpresa. Abundancia y energía.

Cosas

¿Cuáles son los objetos más alegres de mi casa? Tazas, sillas, fotos. Libros codificados por colores.

¿Qué tienen de alegre esos objetos? Dibujo y textura. Color amarillo. Llamativo y alegre. Vibrante pero organizado.

¿Qué elementos estéticos tienen? Abundancia. Energía. Energía. Energía y armonía.

Actividades

¿Qué actividades me proporcionan más alegría? Cantar, nadar, viajar, pintar.

¿Qué tienen de alegre estas actividades? Melodías y ritmos. Sentimiento de ligereza y libertad. Nuevas sensaciones

¿Qué elementos estéticos están presentes en ellas? Armonía. Libertad y trascendencia. Abundancia. Energía.

Una vez respondidas a todas estas preguntas, tendremos a la vista aquello que podría aportar alegría a nuestra vida y podemos apuntar lo que nos gustaría tener con mayor frecuencia porque nos hace sentir bien. Repasar esta lista nos ayudará siempre que queramos introducir cambios en nuestra vida

  NOTICIAS RECOMENDADAS