Salud


Cuide a sus hijos de sufrir por una otitis

EL UNIVERSAL

24 de enero de 2016 12:00 AM

La otitis es una infección o inflamación del oído que padecen especialmente los niños y que representa una de las principales causas de consulta externa, en menores de 5 años.

Muchos factores influyen para que los más pequeños padezcan de esta dolencia.

Según explica la médico especialista en pediatría, Yohenis Palomino Garcés, se trata de “una  inflamación del  oído secundaria muy probablemente a un cuadro gripal que es la primera causa de consulta en pediatría”.

La rinofaringitis aguda o cuadro de gripe, es una de las primeras causas para desarrollar la otitis, lo que conlleva a generar  taponamiento, congestión e inflamación del oído haciendo que se infecte,  por acumulación de secreciones o acumulación de bacterias dentro de él.

Un dolor que se puede evitar

Cuando comienzan los primeros signos de una gripa, es necesario tomar medidas, ya que esta es la   principal causa de otitis.
Según la especialista se debe manejar cuidadosamente en aquellos niños  menores de 2 años, ya que son los más propensos a padecerla o tener  complicaciones, como por ejemplo una neumonía.

“Lo principal es el descongestionamiento de la nariz, esta tiende a aumentar todas las secreciones que están en la parte posterior y con eso una comunicación que tenemos entre el oído y la faringe que se llama trompa de Eustaquio. Este conducto tiende a aumentar la presión en el oído, lo inflama y empieza a dolerle. Por ese aumento de la presión empieza la congestión, el enrojecimiento y la supuración por la ruptura de la membrana del oído”,  explica.

¿Cómo saber si hay otitis?

La pediatra explica que cuando los niños ya se sienten afectados  comienzan a quejarse, se agarran el oído, los más pequeños   se molestan las orejas y el llanto aumenta porque el dolor es muy fuerte. Con los más grandes es más fácil detectarlo porque ellos ya saben expresar su dolor. Generalmente empieza en un oído y después el otro.

Dejar los temores

Para que los niños no tengan que sufrir por una otitis por gripa, es necesario que las madres venzan ese miedo que implica el tener que hacerles una limpieza nasal.
“Todavía hay ciertos temores para la limpieza nasal, a los niños no les gusta, pero las mamás piensan que le pueden hacer más daño con el lavado nasal que dejándoles las  secreciones, por el contrario, tienen que hacerles el lavado nasal y tienen que aprender”.

Palomino explica que con esta limpieza en casa evitan que el niño tenga dificultad respiratoria o dificultad para dormir por las secreciones.

Cómo hacer una limpieza nasal

Para realizar una limpieza nasal en casa es importante saber que esta se hace con solución salina que es el mismo suero fisiológico y con jeringas de 10 o 5 centímetros, en el caso de los más pequeños.

Lo primero que se debe hacer es llenar la jeringa  con la solución salina, (las venden en bolsas).

El niño debe estar sentado o acostado de medio lado, se trabaja en la fosa nasal que queda sobre la cama y se introduce el líquido a presión con jeringa, luego se hace lo mismo pero en la otra fosa nasal.

Es recomendable hacerlo cada vez que el menor lo requiera, este método de limpieza, según Palomino, no tiene contraindicación y sí es efectivo para ayudar a eliminar las flemas.

“Hay un sonido muy característico  en los niños que tienen la nariz tapada, hay un estridor feo en la nariz, eso indica que hay que lavarla, así la haya limpiado y a los 20 minutos siente que otra vez es necesario, hay que hacerlo”, concluye.

¿ Y la humedad en los oídos?

Muchas madres tienen la percepción de que si no le secan los oídos a sus hijos, esto pueda llevar a una infección. Para la pediatra, esta no sería una causa para el desarrollo de una otitis porque en el oído existe un cerumen que lo cuida.

El cerumen, cera o cerilla es una sustancia amarillenta y cerosa secretada por el oído humano y en el de muchos otros mamíferos. Desempeña un importante papel en el canal auditivo, ya que ayuda en su limpieza y lubricación, y también proporciona protección contra algunas bacterias, hongos e insectos. 

Recomendaciones

La doctora Palomino dice que es clave que los padres den un manejo adecuado a  las secreciones nasales, y cuidados básicos de la gripa. También deben dar los medicamentos que les haya recetado su médico.
No se deben llevar a piscina o playa cuando tengan gripa y no se debe manipular el oído. 
De requerirlo, se debe llevar donde un médico.

 

  NOTICIAS RECOMENDADAS