Salud


Da Vinci: el robot médico que cuida la salud sexual

Las cirugías con este robot son menos invasivas y hay menor pérdida de sangre. Sin duda, este equipo podría beneficiar a miles de cartageneros.

VALERIA CARAZO

19 de noviembre de 2022 12:00 AM

¿Alguna vez imaginó que era posible ser operado por un robot? Seguramente creyó que en algún momento pasaría, pero la realidad es que esta tecnología hace parte de la medicina del siglo XXI y llegó para brindar grandes beneficios a la salud de los pacientes. Lea aquí: ¿Sabía que hay cirugías que no dejan cicatriz?, expertos lo explican

El robot en cuestión se llama Da Vinci, el instrumento quirúrgico más sofisticado que existe, según los expertos y el Instituto de Cirugía Urológica Avanzada de España (ICUA) define al Da Vinci como “un robot que obedece al cirujano a la vez que aumenta su capacidad para operar con precisión y destreza, reduciendo el temblor y proporcionando una visión excepcionalmente clara de la anatomía del paciente”. Le puede interesar: Alerta: estos son los síntomas de enfermedades propias de los hombres

¿Cómo opera el cirujano?

Desde ICUA explican que el cirujano opera sentado en la consola mientras manipula los controles del robot, lo mejor de todo es que obtiene una visión tridimensional del interior del paciente, por lo que puede lograr mejores resultados.

Equipo Da Vinci con sus brazos. // Cortesía.
Equipo Da Vinci con sus brazos. // Cortesía.

¿Cuáles son los beneficios?

Aníbal Nieto, ginecobstetra español explica que los beneficios de las cirugías que realizadas con esta tecnología son:

1. Mayor precisión. Esto se debe a que los “brazos” del robot pueden llegar a lugares que la mano humana no puede, evitando así un mayor sangrado o afectar algunos órganos. Además. “El brazo del robot puede hacer movimientos que nosotros no, como girar completamente”. Lea: ¿Sabes cuáles son lo mitos y verdades sobre el cáncer de próstata?

2. Preserva la salud sexual. Uno de los mayores logros de la cirugía robótica Da Vinci es que puede ayudar a preservar la función sexual de los pacientes. Un ejemplo de ello es el cáncer de próstata, pues al realizar el procedimiento, no se afectan las terminaciones nerviosas como puede suceder con la cirugía convencional. El paciente conservara su potencia sexual.

“Desde el punto de vista ginecológico sucede lo mismo. (...) El Da Vinci nos ha permitido ayudar a los pacientes, no solo desde la urología y la ginecología, pues también ha sido de gran utilidad para tratar otras patologías, como el cáncer”, agrega.

Este tipo de tecnologías permiten que los pacientes disfruten de procedimientos más finos. Sin duda, la cirugía robótica llegó para mejorar la calidad de los procedimientos quirúrgicos. Lea también: Cáncer de próstata: la importancia de ir al urólogo

“Sería maravilloso que, en Cartagena, los médicos tuvieran la posibilidad de adquirir estos equipos con los que podrían ofrecer mejores resultados en los procedimientos y podrían asegurar mayores beneficios para los pacientes”, asegura Fabio Ramírez, ginecólogo oncólogo cartagenero.

  NOTICIAS RECOMENDADAS