Salud


Desafíos y oportunidades para el síndrome de intestino corto

El manejo de los pacientes con síndrome de intestino corto está orientado al apoyo nutricional y gestión de los síntomas, cirugías y rehabilitación.

REDACCIÓN SALUD

04 de noviembre de 2020 04:48 PM

La calidad de vida de los pacientes con síndrome de intestino corto se ve seriamente deteriorada, debido a una serie de desafíos que deben enfrentar, los cuales se han visto incrementados en época de Covid-19 en nuestro país. Por lo anterior, dos reconocidos especialistas médicos exponen cuáles son estos retos y hacen un llamado urgente a la sociedad a encontrar soluciones que mejoren la atención de esta población.

Entre las principales causas del síndrome de intestino corto, considerado como una condición ultra-huérfana, crónica y debilitante, se encuentran la extracción de partes del intestino delgado durante una operación, debido a afecciones como el cáncer, lesiones traumáticas y coágulos de sangre en las arterias que irrigan los intestinos; y a la enfermedad de Crohn y las anomalías congénitas, en las que faltan partes de este órgano o se encuentran dañadas al momento del nacimiento.

El tratamiento del síndrome de intestino corto habitualmente supone dietas especiales y suplementos nutricionales. Asimismo, en la mayoría de los casos, el paciente requiere de alimentación a través de una vena (nutrición parenteral) para prevenir la desnutrición.

“Aunque el bienestar de los pacientes con SIC depende del momento en el que se encuentre la enfermedad y de su adaptación intestinal, sin duda, la dependencia de la nutrición parenteral -NPT- deteriora su calidad de vida, puesto que limita su actividad diaria y amerita cuidados especiales para el manejo seguro de líneas vasculares que pueden fácilmente infectarse”, asegura el doctor Charles Bermúdez, Presidente Asociación Colombiana de Nutrición Clínica (ACNC).

En Colombia, aún se desconoce el número de pacientes con síndrome de intestino corto dependientes de nutrición parenteral. Asimismo, los programas de salud en casa solo se prestan en algunas regiones del país y hay mucha variabilidad en su cumplimiento y, por lo tanto, en los resultados; de igual manera, se presentan complicaciones en el acceso vascular para el suministro de nutrición parenteral.

Sumado a esto, el cirujano de trasplante de Colombiana de Trasplantes y jefe de cirugía de Trasplantes en la Clínica Somer, el doctor Germán Lenis, explica que, en época de Covid-19, la atención de los pacientes con SIC presenta las mismas dificultades que pueden tener aquellos que dependen de una terapia permanente como la nutrición parenteral o diálisis. “El aislamiento limita el acceso a la nutrición parenteral, el riesgo de contagio está latente, el cuidado en casa se ha limitado y el tratamiento de las complicaciones se ha enlentecido”, agrega el médico.

Alternativas terapéuticas a la nutrición parenteral, oportunidades que mejoran la calidad de vida de los pacientes con SIC en Colombia

Hasta hace muy poco, la nutrición parenteral era el único tratamiento disponible para los pacientes con síndrome de intestino corto en Colombia y, aunque es esencial para su supervivencia, ahora ya existe un nuevo medicamento que ofrece la esperanza de optimizar la adaptación del intestino delgado y evitar las complicaciones de la nutrición parenteral.

El manejo de los pacientes con síndrome de intestino corto está orientado al apoyo nutricional y gestión de los síntomas, cirugías y rehabilitación médica. Por esto, la nueva terapia ofrece la esperanza de restaurar la absorción intestinal y evitar complicaciones de la nutrición parenteral.

“Los medicamentos son fundamentales en el manejo integral de los pacientes con síndrome de intestino corto. Algunos de ellos permiten una mejor adaptación y absorción intestinal, permitiendo a estas personas menor dependencia de la nutrición parenteral y, por supuesto, una mejoría en su calidad de vida”, señala el doctor Bermúdez.

  NOTICIAS RECOMENDADAS