Salud


Día mundial de la salud mental: todos podemos ayudar

La crisis actual ha desatado una ola de miedo tóxico, haciendo que un gran porcentaje de personas no sean capaces de equilibrarse ni afrontar sanamente sus pensamientos.

REDACCIÓN SALUD

08 de octubre de 2020 09:00 PM

Según el Ministerio de Salud y Protección Social en su Documento Insumo para la Concertación Intersectorial del Plan para la Prevención y Atención Integral de la Conducta Suicida 2018-2022, las personas que padecen trastornos mentales y del comportamiento y aquellas que tienen trastornos por consumo de alcohol u otras sustancias psicoactivas, tienen mayor probabilidad de presentar conducta suicida, al igual que quienes han tenido eventos críticos en su vida, como pérdidas de un ser querido, del empleo, han tenido experiencias relacionadas con conflictos, peleas con los padres, rompimiento con la pareja, cambio de vivienda, madre con trastornos mentales (principalmente en adolescentes), historia familiar de suicidios, maltrato, desastres, violencia y abuso sexual; entre otros.

La Psicóloga Claudia Almanza C, de doctoraki.com ,explica que “La salud mental es un estado de bienestar psicológico y emocional en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, contando con sus habilidades mentales, sociales y sentimentales para desempeñarse con éxito en las interacciones cotidianas para afrontar las tensiones de la vida y trabajar de forma productiva. Partiendo de este concepto vemos que la crisis actual ha desatado una ola de miedo tóxico, haciendo que un gran porcentaje de personas no sean capaces de equilibrarse ni afrontar sanamente sus pensamientos, lo cual está repercutiendo en la explosión de enfermedades psicosomáticas o sea enfermedades producidas por los pensamientos y sentimientos que afectan el cuerpo y la mente”

Por eso, psicólogos expertos de la plataforma doctoraki.com, como la doctora Almanza, recomiendan a familiares y amigos los siguientes puntos básicos:

• Evitar comportamientos compulsivos que distan mucho de ser saludables que pueden convertirse en trastornos obsesivos compulsivos.

• Usar adecuadamente las palabras, evitando juzgar a las personas por pensar diferente.

• Ejercer control en lo que a cada uno compete para lograr transformar el miedo en oportunidad de aprendizaje.

• Proteger a los menores niños y jóvenes usando la creatividad, el optimismo y el positivismo en las dinámicas familiares

• Evitar presiones innecesarias a los niños y jóvenes, más vale perder un año académico que la salud mental.

• Establecer una comunicación no violenta.

• Dialogar en familia y crear planes de acercamiento, de socialización con pares, con amigos y familia.

• Distribuir adecuadamente el tiempo entre el trabajo, recreación, la familia y los amigos.

• Los seres humanos somos seres sociales y por ende la salud mental depende de la conexión entre unos y otros.

• No tratar de luchar contra las emociones: recibirlas como cuando se recibe una visita. No hay que dejarse dominar por ellas, reconocerlas, ponerles nombre y darles tiempo a que bajen de intensidad. Siempre la expresión creativa podrá ayudar en estos casos: escribir, dibujar, pintar, hacer música, bailar.