Salud


Diciembre: Se come mucho, mal y aumentan intoxicaciones

Expertos aconsejan cuidar la alimentación e ingesta de alcohol en este mes, y asegurarse de consumir alimentos bien manipulados para evitar intoxicaciones.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

10 de diciembre de 2020 12:00 AM

Diciembre es la época en la que podemos ganar peso con más facilidad, ayudados por las comidas en familia, el exceso de bebidas gaseosas y alcohólicas, y el poco ejercicio que conllevan las actividades de ocio y descanso.

¿Sabía que la cerveza tiene 153 calorías por cada 355 mililitros? Las bebidas azucaradas, como gaseosas y las bebidas alcohólicas, duplican o hasta triplican el consumo diario de calorías, lo que las hace amigas del sobrepeso y la obesidad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el uso nocivo del alcohol es uno de los cuatro factores de riesgo de enfermedades no transmisibles importantes que son susceptibles de modificación y prevención, y su consumo ocupa el tercer lugar entre los principales factores de riesgo de mala salud en el mundo.

CÓMO COMER MEJOR?

Sandra Ivonne Pérez Sierra, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad CES, recuerda los principios de una buena alimentación, de cara a las fiestas decembrinas:

1. Debe ser adecuada, es decir que provea todos los grupos alimenticios (harinas, frutas y verduras, cárnicos, lácteos, y en muy menor cantidad grasas y azúcares).

2. Que sea suficiente para las necesidades de la persona, es decir, que cumpla con las necesidades básicas del organismo.

3. Que sea equilibrada, que no incurra en excesos ni deficiencia de nutrientes.

4. Que sea adecuada a la actividad física y la edad del consumidor.

5. Que sea inocua, es decir, manejada con higiene para que no le haga daño al comensal.

“Cuando hacen esas preparaciones tradicionales de la época decembrina, como las frituras o natillas, se consume alta cantidad de azúcares y grasas, por lo que la persona debe tratar de alimentarse el resto de días del mes, como a lo largo del año, empleando métodos de cocción adecuados (hirviendo, al vapor) para tratar de hacer como una compensación”, explica la doctora Sandra Ivonne Pérez.

El consejo de los expertos en salud es que evitemos los excesos, las porciones grandes y las salsas, que traen consigo grasas de más. “Debemos saber cómo adecuarnos, cómo porcionar y es que todas las comidas pueden entrar dentro de lo que consideramos como una nutrición adecuada”.

No a la intoxicación por comida

Es importante que la alimentación sea inocua, es decir que no haga daño al consumidor, lo que se relaciona con las buenas prácticas de manufactura. “Esto implica lavarnos las manos antes y después de ir al baño, por supuesto antes de manipular los alimentos, y evitar la contaminación cruzada, es decir, implementar los mismo utensilios para cortar los alimentos”, añade la nutricionista.

Diciembre es la época en la que no queremos cocinar para demasiada gente, así que lo más fácil es salir a comer, o pedir comida; muchas veces comida rápida en cualquier establecimiento. Un informe de Nueva EPS, dice que “las enfermedades trasmitidas por el consumo de alimentos y alcohol aumentan en la época de fin de año. De hecho, son consideradas como un problema de salud pública por su alto impacto en la utilización de los servicios médicos”. Por su parte, el Instituto Nacional de Salud (INS), ha expuesto que las intoxicaciones por la ingesta de comida en mal estado o por alcohol adulterado, junto con los accidentes por la manipulación por pólvora, son las tres principales causas de consulta en los servicios de urgencia durante las épocas decembrinas, distintas a los traumas, accidentes u otros motivos históricos.

Le aconsejamos

Según los lineamientos del Ministerio de Salud de Colombia, un establecimiento de comida inocuo, debe estar ubicado en un lugar alejado de focos de insalubridad como: basuras, agua estancada, sitios que puedan ser criaderos de insectos, roedores u otro tipo de plaga que pueda contaminar el alimento. Si es un restaurante o puesto de comidas, la construcción debe ser resistente al medio ambiente e impedir el ingreso de plagas y animales domésticos.

“Quienes trabajen en estos puestos, deben mantener las uñas cortas, limpias y sin esmalte, no consumir alimentos o bebidas, no fumar o escupir en las áreas donde sean manipulados los alimentos. Las personas encargadas de preparación, servido y expendio alimentos no causarán daño al consumidor cuando se preparen y consuman de acuerdo con el uso al que se destina. Las personas encargadas de preparación, servido y expendio de los alimentos, no deben manipular dinero simultáneamente”, reza la guía de MinSalud.

Para ser sinceros, y si tomamos como ejemplo a Cartagena, muchos puestos ambulantes están cerca a lugares donde se almacenan basuras, o incluso frente a los contenedores de desechos. Ya parece que no importa, pero eso no quiere decir que sea lo correcto. “Siempre que compramos en puestos ambulantes es importante verificar si esa persona tiene dónde lavarse las manos, ver si tiene buena higiene, una vestimenta adecuada, que implique que no haya contaminación biológica (bacterias, virus, hongos), física (cabellos) o química que pueda caer sobre los alimentos”, finaliza la docente de la Universidad CES.