Salud


El estrés lleva a un punto de quiebre

La Organización Mundial de la Salud aconseja a las personas con estrés, su guía ‘En tiempos de estrés, haz lo que importa’.

Anteayer escuché en la radio a una persona que pedía consejos sobre si renunciar o no a su trabajo. Contaba que debido a problemas con su jefe, se le caía el cabello y que estaba en constante actitud de pelea, lo que iba afectando incluso su vida familiar. “El estrés laboral no es extraño para ninguno de nosotros. Hoy el mundo del trabajo — con sus avances industriales, la globalización, el desarrollo tecnológico y las comunicaciones virtuales — nos impone retos y condiciones que con frecuencia exceden los límites de nuestras habilidades y capacidades. Su resultado es el estrés, que puede conducirnos a disfunciones físicas, mentales y sociales; incluso dañar nuestra salud, mermar nuestra productividad y afectar nuestros círculos familiares y sociales.”, dice el doctor Franciso Becerra.

El estrés ha dejado de ser una molestia para convertirse en un trastorno que acompaña y enferma a millones de personas en todo el mundo, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, sólo en el primer año de la pandemia, la prevalencia mundial de ansiedad y depresión aumentó en un 25 %. La soledad, el miedo a la infección, el sufrimiento, la muerte, el dolor después del duelo y las preocupaciones financieras, se citan como factores estresantes que conducen a la ansiedad y la depresión, según el estudio del organismo mundial. Puede leer: Instituto Nacional de Salud: “La viruela del mono no es un virus nuevo”

La función del estrés

El Doctor Carlos Jaramillo, autor de “El Milagro Antiestrés”, “El Milagro metabólico” y “COMO”, habla del estrés en el pódcast de Scotiabank Colpatria, ¿Hacia Dónde Vamos?: “El estrés es bueno y es malo, es una respuesta de adaptación del cuerpo, es como el amortiguador de una moto. Me siento y el amortiguador se hunde y él me devuelve a la posición normal, tiene ese mecanismo de adaptación de devolverme al punto donde debo estar, es una vía de integración neurológica que me permite la integración conjunta de múltiples órganos de mi cuerpo”. Pero “hay diversos tipos de estrés y dentro de ellos hay variables, entonces en la duración hay estrés agudo y estrés crónico (...) y esos se pueden manifestar en estrés mental, físico y químico”.

La OMS aconseja a las personas con estrés, su guía “En tiempos de estrés, haz lo que importa” y explica que “todo el mundo experimenta estrés a veces. Un poco de estrés no es un problema, Pero un nivel muy alto de estrés tiene a menudo efectos sobre el cuerpo. Muchas personas experimentan sensaciones desagradables como falta de hambre, dolor de espalda o nudo en la garganta”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS