En caso de raspones...

21 de octubre de 2016 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Si algo es peor que el dolor del golpe al momento de caernos, es el ardor del raspón que nos queda.

Parece que esa lesión viene con un letrero invisible de ¡cuidado! A fin de que no se infecte, se pegue a la ropa o sea lastimada por terceros.

Estos raspones o “heridas por abrasión de asfalto” tienen un cuidado especial para que no se contaminen, y en lo posible para evitar que quede una desastrosa cicatriz en nuestra piel.

Cuídalo con ternura

Explica la enfermera María Moreno, de la Universidad del Magdalena, que ya no se utiliza para la mayoría de heridas la Iodopovidona e Isodine, porque no permiten ver si hay o no signos de infección en la herida, debido al color que tienen estos productos.

Así que es recomendable en raspones leves que sólo comprometen la dermis (donde no se ve músculo o huesos), que se lave con agua y jabón o con solución salina.

Para estas pequeñas heridas, hay quienes utilizan venditas o curitas, cuya función es reducir el riesgo de infección, protegiendo el área lastimada de la fricción, las bacterias y la contaminación. Estas venditas absorben los líquidos propios del raspón, haciendo ideales las condiciones para que pueda sanar sin que nada la interrumpa.

En la Costa Caribe, por ejemplo, las curitas para los raspones son poco usadas  porque “cocinan” la herida y muchos médicos no las recomiendan.

¿Cuándo alertarse?

Se tiene que acudir al doctor en caso de que la herida sea tan profunda que se pueda ver la grasa corporal, el músculo o el hueso, o si chorrea grandes cantidades de sangre constantemente.

“Lo ideal es una buena curación dependiendo el compromiso que tenga cada paciente. En caso de que se vea el músculo y haya un compromiso mayor, sí se tiene que vendar y aplicar todas las atenciones médicas que requiera ”, explica Moreno.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS