Salud


En diciembre cuídese de la comida grasosa

Se dice que en diciembre todos rompemos la dieta, pero no necesariamente debemos comer alto en grasa, sal o azúcar si queremos algo rico. Los buenos hábitos ayudan a tu corazón.

EL UNIVERSAL

11 de diciembre de 2019 05:26 PM

Las festividades decembrinas vienen cargadas de malnutrición por excesos de comida de alta concentración calórica y bebidas mayormente azucaradas o alcohólicas, que pueden causar enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio y los accidentes cerebrovasculares. Controlar los excesos de diciembre no es fácil; por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y especialistas sugieren una serie de recomendaciones:

Evitar el consumo excesivo de sal:

De acuerdo con la OMS “comer al menos cinco raciones de frutas y hortalizas al día y limitar el consumo de sal a menos de una cucharilla al día ayuda a prevenir los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares”.

Moderar las porciones:

La tendencia a ganar kilos durante las fechas decembrinas se debe a que, sabiendo que en algunos días u horas habrá más comida que de costumbre, se sigue comiendo en igual cantidad el resto del tiempo, implicando una duplicación del duplicado el consumo calórico.

Regular los horarios para comer:

No desorganizar el reloj biológico. Evitar acostarse inmediatamente después de comer; se debe dejar pasar, al menos, 3 horas desde la ingesta. Dormir antes de este tiempo, aumenta el riesgo de sufrir reflujo ácido con síntomas como acidez estomacal, indigestión y hasta asma.

Incluir frutas y verduras en la mesa:

La ingesta diaria de frutas y verduras garantiza la presencia de vitaminas, minerales y fibra alimentaria en el organismo, disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades no transmisibles como las cardiopatías y determinados tipos de cáncer.

No más cigarrillo:

El consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno figuran entre las principales causas de enfermedades cardiovasculares, en particular el infarto de miocardio y los accidentes cerebrovasculares, y contribuyen a la muerte de aproximadamente 3 millones de personas al año”, dice la OMS.

Hacer actividad física:

Es recomendable practicar actividad física en cualquier época del año. Realizar ejercicio moderado, es el camino para evitar el sedentarismo, es un hábito de vida cardiosaludable, capaz de evitar el desarrollo de patologías cardiovasculares.

Reemplazar los fritos:

Las preparaciones en el horno, wok, a la plancha y al vapor son algunas de las alternativas para evitar las grasas trans que obstruyen el flujo sanguíneo en las arterias y causan 500.000 muertes por enfermedades cardiovasculares.

Cuando hay exceso de grasa las arterias colapsan y el organismo responde formando coágulos, grumos espesos de sangre. La mezcla de estos dos elementos empeora el diagnóstico del paciente que puede presentar un problema de irrigación sanguínea. De acuerdo con los especialistas, medicamentos con ácido acetilsalicílico previenen la formación de coágulos para evitar que se forme la mezcla de sangre y grasa que obstruya por completo las arterias. El tratamiento con este medicamento cardioprotector y una alimentación saludable libre de grasas trans contribuyen a mejorar el estado de salud del paciente.

“Para mantener un corazón saludable es fundamental estar atentos; medir la tensión arterial en personas con factores de riesgo identificados; controlar la cantidad de porciones de comida; y supervisar con frecuencia que el colesterol total esté por debajo de 200 mg/dl; y los triglicéridos, por debajo de 150mg”, recomienda el doctor Fernández Newball, asesor médico de Bayer.

  NOTICIAS RECOMENDADAS