Salud


“Es como si nuestros miedos se hubieran hecho realidad”

COVID y trastorno obsesivo compulsivo. ¿Cómo se siente un paciente que ha luchado años contra su obsesión de lavarse las manos en medio de esta pandemia, donde la principal medida para combatir el virus es justo esa?

LAURA ANAYA GARRIDO

05 de agosto de 2020 08:49 AM

He intentado por más de dos décadas ignorar mis impulsos de limpieza obsesiva cada vez que toco una baranda, entro a un ascensor o utilizo un baño, y ahora todo el día me llegan mensajes por WhatsApp, por Twitter, en el trabajo, por todos lados que es urgente que me lave y me desinfecte. Siento que mis temores se volvieron realidad y lo que antes entendí que eran focos de contagio imaginarios ahora son reales”.

Esa consulta de una persona con Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) puede darnos una idea de cómo ha impactado la pandemia del COVID-19 a estos pacientes.

Diana Gómez, psicóloga clínica, explica que “las personas con comportamientos obsesivo compulsivos tienen pensamientos intrusos, indeseados (obsesiones) ante los cuales sienten la necesidad de reaccionar (compulsiones)”.

“El (trastorno) que se conoce más, quizá porque los han representado más en películas (banalmente) o lo emplean comúnmente para explicar el TOC, es el relacionado con la limpieza, el contagio, los gérmenes, la higiene, y no es difícil imaginar el grado de angustia, estrés y/o ansiedad que en el contexto actual pueden experimentar este tipo de pacientes. Son personas que llevan probablemente muchos años aprendiendo a lidiar con su trastorno y los cuidados actuales, ejemplo, lavado de manos, no salir de casa, distancia social, etc., pueden exacerbar la sintomatología que ya tienen y reactivar síntomas o problemas que se pensaban superados”, apunta Diana Gómez.

La psicóloga nos entrega claves para entender la magnitud del problema, pero también para que los mismos pacientes y quienes los rodean afronten de mejor manera la crisis:

El problema:

-Todo se vuelve un ciclo, el acceso constante a información por todos lados (redes sociales, medios de comunicación, amigos, familia...) potencia el pensamiento intrusivo.

-En este tipo de TOC específicamente refuerza la sensación de suciedad y percepción de peligro de contagio.

-En el contexto actual de la pandemia, los estímulos precipitantes o situaciones que normalmente detonan el ritual de lavado de manos e higiene se multiplican, lo cual afecta la calidad de vida del paciente.

-Se une el temor propio al COVID-19 con los temores del trastorno, se retroalimentan y potencian.

Consejos para los pacientes:

-Mantén adecuada adherencia a tu tratamiento médico. La salud mental no es un juego y debe ser tratada con igual importancia que cualquier tipo de enfermedad física. Solo de la mano de un profesional podrás obtener el tipo de intervención que requieres para tu caso.

-Escoge solo uno o dos horarios al día para revisar la página de la Organización Mundial de la Salud, la del Ministerio de Salud, del Instituto Nacional de Salud u otras páginas oficiales, y en lo posible no lo hagas en la noche o minutos antes de dormir.

-No hagas pautas de higiene por tu cuenta, es decir, mejor sigue estrictamente las indicaciones de profesionales de la salud.

Recomendaciones para familiares:

-No lo juzgues.

-No minimices su problema.

-Evita expresiones carentes de empatía, con sátiras o burlas sobre su situación.

-Hazle saber que no está solo, que tú estás ahí.

-Pregúntale qué necesita de ti, cómo desea que lo ayudes.

-Evita expresiones como “no pasa nada”, “relájate”, ya que pueden “cerrarse emocionalmente” contigo.

-La principal recomendación siempre será la adecuada adherencia al tratamiento, de la mano de un excelente un especialista.

¿Qué es el TOC?

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es un trastorno mental en el cual las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) y comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo una y otra vez (compulsiones).

Con frecuencia, la persona se comporta de cierta manera para librarse de los pensamientos obsesivos, pero esto solo brinda alivio a corto plazo. No llevar a cabo los rituales obsesivos puede causar una enorme ansiedad y sufrimiento.

No se conocen la causa exacta del TOC. Los factores que pueden influir incluyen lesiones en la cabeza, infecciones y funcionamiento anormal en ciertas zonas del cerebro. Los genes (antecedentes familiares) parecen jugar un fuerte papel. Los antecedentes de abuso físico o sexual también parecen incrementar el riesgo de TOC.

Los padres y los profesores a menudo reconocen los síntomas del TOC en los niños. La mayoría de las personas recibe un diagnóstico a los 19 o 20, pero algunas no muestran síntomas hasta la edad de 30 años.

  NOTICIAS RECOMENDADAS