Salud


Fortalezas para alcanzar bienestar mental

Para lograr bienestar mental y emocional, debemos dedicar el tiempo que sea necesario, dice la experta Carmen Garrido.

Puede que el preguntarnos cuándo terminará todo esto de la pandemia sea recurrente, y sí, es normal.

Expertos dicen que llegar a la nueva normalidad también debe enfrentarse y es que después de seis meses en confinamiento, muchos seguimos con miedo, pues continúa la pandemia y hasta el momento no hay vacuna ni tratamiento para la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Carmen Garrido, psicóloga clínica, explica que es mejor adoptar un bienestar mental y emocional de cara a esta nueva normalidad.

“Dediquemos el tiempo necesario para nuestra vida, ya que nos permitirá disfrutar del presente y así disminuirán los pensamientos ocasionados por la situación de la pandemia o por situaciones del pasado o futuro”. La experta nos aconseja:

Cambio de pensamiento:

Lo que no está en nuestro control es mejor hacerlo a un lado, por ejemplo, estar preguntándonos: ¿cuándo terminará esta pandemia?, ¿para cuándo estará lista la vacuna?

“Lo que está fuera de nuestras manos hay que eliminarlo de nuestros pensamientos, de lo contrario continuaremos estresándonos, aumentando la ansiedad y la incertidumbre por lo que pasará, influyendo en nuestros afectos y conductas”, dice Garrido.

Responsabilidad:

Todos somos responsables de cada acto que llevamos a cabo y una de esas responsabilidades es cuidarnos, porque de esa manera podemos cuidar a los demás.

Realizar ejercicios físicos:

Si el ejercicio es practicado de forma regular y con la intensidad adecuada, contribuirá a mejorar la capacidad funcional global del organismo.

La Organización Mundial de la Salud explica que son necesarios por lo menos 45 minutos a diario para que hayan beneficios.

“Puede ser en casa, o en otro lugar; el ejercicio mejora la función cognitiva, mejora nuestra salud mental y estados de ánimo, combatiendo la ansiedad, estrés, la depresión, mejora la autoestima.

“Se liberan endorfinas durante el ejercicio con efectos positivos, generando una sensación de bienestar y tranquilidad”, añade la psicóloga.

Meditación:

¿Meditar nos ayuda a llegar a un estado de relajación mental y físico. “En la actualidad hay muchas formas de meditación. Recomiendo una que es mi favorita: dedicar un tiempo de 30 minutos, preferiblemente antes de iniciar todas las actividades, para tener un encuentro con Dios y su palabra (de manera personal lo recomiendo), porque nos aporta bienestar y nos llena de confianza y fe. Otra es la meditación mindfulness, con ella logramos la atención plena de las cosas que estamos realizando, centrándonos en el presente y a la vez nos ayuda a disfrutar de lo que estamos realizando. También es bueno practicar yoga”.

Tener un proyecto
de vida:

Esto nos da una razón para mantenernos vivos y despiertos. Luchar por un proyecto de vida puede, según se quiera: mejorar el vínculo familiar, mejorar la relación amorosa en el matrimonio, ayudarnos a abrir un negocio digital, escribir un libro, fortalecer una habilidad en nuestra vida, etc. Hay muchas maneras de proyecto de vida, y si no lo tienes puedes crearlo.

Ayudar a otros, Extender la mano a otras personas genera gratificación, paz, tranquilidad; la persona se siente satisfecha por la labor realizada. Puedes vincularte a actividades de tu comunidad, iglesia, obra social, etc.

Optimismo:

No es fácil, pero tampoco es imposible adquirirlo.

“Ese optimismo debe ir acompañado de realidad y es fundamental para estos tiempos de crisis ver siempre lo bueno en cada situación. Recomiendo un ejercicio: escribir tres cosas buenas que pasaron durante el día, como, por ejemplo ‘hoy fue un día soleado muy bonito’, ‘hoy tuvimos un buen almuerzo’, ‘me fue bien en la venta’, ‘hoy fue un día muy fructífero en el trabajo’”, etc.

Mantener un horario de sueño:

Es importante tener un horario fijo para el sueño, evitar realizar siestas durante el día y evitar el consumo de bebidas energizantes en las noches. Cuando una persona no tiene un horario fijo para dormir, con el tiempo crea una alteración en el patrón.

Ser flexible:

Es necesario ser flexible en cada situación, además es importante que aprendamos de cualquier crisis que estamos viviendo. “Esta crisis ha mejorado mi vínculo familiar”, “la comunicación en mi relación con mi pareja mejoró mucho”, “aprendí que debo ahorrar y no gastar dinero en cosas que no son necesarias”, etc.

“Es bueno no centrarse en las cosas malas que sucedan. Ahora, si las personas siguen presentando mucho estrés, ansiedad, con alteración en el sueño, y no se pueden concentrar en sus actividades, es recomendable consultar a un profesional de salud mental, un psicólogo clínico o un psiquiatra para mejorar el malestar. Cuando es muy grave, esto se trata con Psicoterapia y Farmacología, en caso que sea necesario”, finaliza la experta en salud mental.

Placeres
Desde el punto de vista de lo que le gusta hacer, puede enfocarse en bailar, leer un libro, escribir, escuchar música, hablar con la familia, hablar con los amigos por videollamadas, comer su comida favorita, observar la naturaleza, etc.

TEMAS