Salud


Glaucoma, ceguera irreversible y ‘silenciosa’

Una enfermedad ocular que progresivamente va quitando la visión hasta generar ceguera total, es el glaucoma.
Es una patología irreversible que difícilmente se puede identificar debido a que se va perdiendo la capacidad visual periférica pero de frente se puede ver bien.
“Es una enfermedad de los ojos que se caracteriza por un daño progresivo en el nervio óptico, el cual deja de regular el flujo de la sangre en el ojo generando presión intraocular”, afirmó el oftalmólogo, Álvaro Pérez Hernández, especializado en Glaucomatología.
Existen dos clases de glaucomas: De ángulo cerrado y de ángulo abierto, aunque éste último es el más común el continente de América.
“El de ángulo cerrado es el más agresivo, produce dolor y lleva a la ceguera total más rápidamente en cuestión de 8 a 12 semanas, es decir que entre 2 y 3 meses la persona se queda ciega si no se le hace tratamiento, pero es el único que se puede prevenir si al darse cuenta de la patología se lleva al paciente al láser donde se abre de nuevo el ángulo y listo”, afirmó Pérez Hernández.
“El de ángulo a abierto no es prevenible pero se pueden advertir sus factores de riesgo sabiendo de antecedentes familiares, y si se trata a tiempo la persona nunca se queda totalmente ciega pero debe aprender a vivir con esto”, agregó.
Según el profesional de la salud visual son más propensas a sufrir glaucoma las personas las mujeres de baja estatura con hipermetropía, quienes tengan antecedentes o ancestros familiares con la enfermedad o indígenas y personas de raza negra.
La probabilidad en las personas de raza negra e indígena se debe al parecer a que durante sus procesos evolutivos tuvieron ciertas influencias climáticas sobre su estructura ocular, que favorecieron la aparición del glaucoma.
También son propensas las personas que sufran de hipertensión y que pasen de 40 años, lo cual no impide que el glaucoma se pueda desarrollar a cualquier edad, incluso si aparece antes podría ser más agresivo.
Es importante aclarar que la pérdida de visión sufrida durante el glaucoma no se puede recuperar, que es una enfermedad progresiva y que con sus tratamientos lo que se logra es que quien lo tenga pueda vivir con él sin quedar totalmente ciego nunca.
“Es como la vejez, todos los días avanza; en la vejez si tomas un estilo de vida saludable, te operas o usas ciertos productos la retardas pero no deja de aparecer; lo mismo sucede con el glaucoma, pero si lo tratas a tiempo detienes que el paciente se vuelva totalmente ciego”, señaló el Glaocomatólogo.
Avances y tratamientos
En los últimos 15 años han aparecido muchos avances para tratar el glaucoma; antes sólo se trataba con dos medicamentos pero actualmente se cuenta con 20 clases de gotas, además de los tratamientos con láser de diferentes tipos y las cirugías.
Pero en el Plan Obligatorio de Salud, POS, existen sólo dos medicamentos que son los betabloqueadores en gotas y los inhibidores de anhidrasa carbónica en tabletas.
Este tipo de gotas requieren de hasta 4 y 5 aplicaciones diarias, a diferencia del resto de medicamentos ya evolucionados que sólo requieren de una aplicación diaria pero que son muy costosos.
Esto hace que la mayoría de pacientes que tengan glaucoma en niveles avanzados, deban acudir a tutelas para acceder a estos medicamentos que deben usar de por vida para no quedarse totalmente ciegos.
El láser es efectivo, facilita el tratamiento para el oftalmólogo y es cómodo para el paciente porque no produce sangrados ni dolor (en la mayoría de los casos) y los resultados son casi inmediatos.
En cirugías existe la traveculoctomía que busca hacer un sistema de drenaje adicional para que el humor acuoso salga de manera controlada y baje la presión del ojo.
Otra opción son las válvulas de drenaje que mejoran el sistema fluido al instalar un dispositivo que filtra de manera controlada el líquido del interior del ojo. El tamaño de las válvulas es milimétrico, son de acero y la cirugía es ambulatoria.
Pero en pacientes que llevan mucho tiempo usando gotas se puede crear una especie de resistencia que puede llevar a fallar esta cirugía.
La mejor manera de prevención del glaucoma es el chequeo visual realizado al menos una vez al año.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS