Intoxicación con fósforos: un riesgo de la navidad

14 de diciembre de 2012 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Más común que de costumbre, se vuelve en esta época navideña el uso de fósforos y cerillos que, no solo se utilizan para cocinar.
Faroles, velitas, chispitas y vengalas, son algunos elementos propios de la navidad que la hacen visualmente llamativa para grandes y chicos y para las cuales se necesitan fósforos. Pero no permita que la alegría de estos días lo distraiga de la atención que debe prestarle a sus niños, y se vea empañada por una intoxicación con fósforos.
Y no es puro cuento. En 2012, el 90% de las personas afectadas por intoxicaciones con fósforo rojo o fósforo de cocina (el de las cerillas) fueron menores de edad y la causa principal del incidente, fue el descuido de sus mayores, de acuerdo a los reportes de emergencias toxicológicas reportadas al Centro de Información de Seguridad sobre Productos Químicos, del Consejo Colombiano de Seguridad, CCS.
“Nos preocupa que en muchos de los accidentes que suceden en temporadas de vacaciones, las víctimas son pequeños y que ocurren por falta de atención de sus padres o cuidadores”, dice Renán Alfonso Rojas Gutiérrez, presidente ejecutivo del CCS.
“Por eso alertamos para que extremen las medidas de prevención en estos días, cuando en la mayoría de los hogares prenden faroles, chispitas, velitas y esas cosas, para que no dejen los cerillos al alcance de los niños”, agrega.
Reconozca los síntomas
Tome las precauciones del caso y no deje al alcance de los niños cerillos ni fósforos.
Recuerde que no basta con evitar que éstos vayan a la boca del pequeño, con solo manipularlos pueden quedar rastros en los dedos y las uñas, que lo pueden enfermar.
Los síntomas primarios de intoxicación por fósforo se manifiestan tracto gastrointestinal. Éste se manifiesta con dolor abdominal, ardor, aliento con olor a ajo, vómitos, sudoración y calambres musculares e incluso los niños pueden quedar en shock.
Lo mejor en estos casos, es acudir lo más rápido posible al médico, pues si ya ha pasado mucho tiempo sin atención, aparecen señales como coloración amarillenta de piel y mucosas, aumento en la concentración de enzimas que afectan hígado, riñones, corazón y músculos, lesiones pequeñas de color rojo, hemorragias y, posteriormente, signos de afectación del miocardio (como arritmias), del sistema nervioso central y finalmente, muerte, por encefalopatía hepática o shock.
El tratamiento inicial cuando se presenta una intoxicación con fósforos, es un lavado gástrico.
No es solo en navidad
Aunque esta es la época en la que más riesgo de intoxicación con fósforos se tiene, estos elementos son de uso diario en la mayoría de los hogares.
Esto hace que, durante todo el año se estén presentando casos, que no son pocos.
En el Centro de Información de Seguridad sobre Productos Químicos, se han recibido 7 mil 829 reportes de emergencias entre el primero de enero y el 30 de noviembre de este año, de los cuales, 24 casos fueron intoxicaciones con fósforo rojo, uno de los más comunes.
Alrededor del 87% de estas emergencias fueron por intoxicación accidental, y un 13% por intoxicaciones voluntarias, es decir, tres personas que ingirieron una alta cantidad del producto para ocasionar su muerte, en algunas oportunidades mezclado con licor o con otros productos para acelerar el proceso.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS