Jornada gratuita de reconstrucción de orejas debido a malformaciones

28 de agosto de 2018 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cuando una mujer decide ser mamá y está en la etapa del embarazo, es inevitable que vengan a su cabeza pensamientos atemorizantes sobre la salud de su bebé, aunque no debe dejar que estos la dominen, pues le producirán estrés y ansiedad, y no es adecuado, pero sí debe conocer las enfermedades congénitas más comunes en los recién nacidos.

Entre los tipos de malformaciones están las anomalías congénitas estructurales, y de ellas hace parte la fisura labial o fisura labio palatina (cuando compromete el labio y el paladar), “erróneamente, a veces le llaman labio leporino, pero es despectivo porque viene de becerros y corderitos (es una raíz latina) y no es ético decir que el niño tiene labio de corderito”, sostiene la cirujana plástica, Manuela Berrocal Revueltas. Es la malformación más frecuente en el mundo, y nace 1 niño fisurado por cada 500.

La segunda malformación más frecuente en el mundo es microsomía hemifacial, un trastorno en el cual el tejido de un lado de la cara no se desarrolla completamente, lo que afecta principalmente las áreas auditiva (oído), oral (boca) y mandibular (maxilares); 1 por cada 4.000 niños nacen con esta malformación.

En recién nacidos casi no se nota y por eso la madre, cuando va a consulta médica, dice que su hijo nació sin oreja, pero no va por el problema facial porque ella no lo sabe. Pero el especialista en salud sí, “hay que ayudar a crecer la mandíbula. Por eso a los 4 o 5 años del menor se hace un corte en la mandíbula y se coloca un ‘distractor’ para forzar a crecer el hueso”, dice Berrocal Revueltas.
Pero los músculos quedan aplanados, por eso se hace una lipotransferencia, se saca grasa de la barriga del paciente y se va rellenando hasta lograr un volumen lo más aproximado al otro lado de la cara.

Nacer sin oreja
También se tiene la microtia, que es una malformación congénita del oído externo y del medio. Uno por cada 3.000 niños nacen sin oreja. Pero existe la reconstrucción total de la oreja, para ello el niño debe esperar hasta los 10 años, idealmente, y máximo hasta los 18 años, para ser intervenido.

“El 95 % de la oreja se tiene a partir de los 10 años. El molde que se usará para reconstruir la oreja es el de la oreja sana, por eso hay que esperar hasta la edad de 10 años para que no vaya a quedar más pequeña que la otra oreja”, enfatiza la cirujana plástica.

Por eso, la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, seccional La Heroica, en cabeza de su presidente, el Dr. Eduardo Vega, y la fundadora de la seccional y coordinadora científica de la jornada de reconstrucción de orejas para pacientes con microtia (ausencia de oreja), la Dra. Manuela Berrocal Revueltas, hacen una invitación.

La Sociedad Mundial de Cirugía Plástica (International Confederation of Plastic Surgery Societies), por sus siglas en inglés, hace parte de un comité humanitario y se pueden escoger expertos para ayudar en las cirugías. Icoplast confirmó que avalaría a dos expertos, por eso se escogieron a los latinoamericanos, la Dra. Carmen Gloria Morovic, de Chile, experta en orejas; y al hondureño, Dr. Guillermo Peña Cabús, cirujano plástico con más de 30 años de experiencia.

Invitación
Lastimosamente no hay suficientes niños para operar, solo hay tres y deben ser mínimo seis, por eso se invitan a los padres con hijos entre los 10 años y los 18 con la malformación microtia, incluyendo a algunos pacientes que no volvieron a consultas.

Desde hoy y hasta el 15 de septiembre se harán las consultas gratis los martes, miércoles y jueves, de 2:30 a 6:30 de la tarde, en el Centro Médico Bocagrande, en el consultorio 3, en el primer piso. Los números de teléfono son: 300 434 6825 y 670 9069, y el correo electrónico es manebe@une.net.co.

Las cirugías serán el fin de semana del 12 al 15 de octubre. “Es una cirugía tan bella y los niños la reciben con tanto amor porque de verdad lo lindo es que ellos hayan hecho un proyecto de vida a pesar de nacer con la enfermedad. No queremos operar cantidad, sino calidad, y agradecer a Medihelp que nos permite usar sus instalaciones y coordina con las EPS para que esto sea posible”, puntualiza la cirujana Berrocal Revueltas.

Malformaciones y medio ambiente
La cirujana plástica, Manuela Berrocal Revueltas, hizo una investigación con historias clínicas de pacientes nacidos en Bolívar con diagnóstico de Malformación Craneofacial y atendidos en el Hospital Universitario de Cartagena, en el periodo de 1990 y 1997. El análisis de resultados reveló que un grupo de 326 pacientes atendidos por primera vez y distribuidos en tres grupos de acuerdo con el diagnóstico: grupo A de fisuras fue de 275 (84 %) pacientes, del grupo B de Síndromes Craneofaciales fue de 15 (4,6 %) y el grupo C de Malformaciones aisladas  fue de 36 (11 %) pacientes.

Los posibles factores de riesgo son de origen genético y ambiental, resaltando el hecho del daño ecológico ocasionado por la alta contaminación con mercurio en el área minera del sur del departamento, las fumigaciones, pesticidas e insecticidas, por ser un área agrícola, con una población vulnerable  por desnutrición y falta de control prenatal, bajo nivel de educación y altos niveles de pobreza.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS